Welcome Back Gemma

Empieza la música. Está de pie, justo en la entrada del recinto, subida sobre unos altísimos zuecos de madera. Se siente bien, aunque los zapatos son más altos de lo que recordaba. Lleva un abrigo azul marino ceñido a la cintura, calcetines hasta las rodillas, el pelo engominado y los ojos cubiertos de eyeliner. Ha […]