Selfridges

La industria del lujo abraza la compra-venta de ropa de segunda mano

El segmento de ropa de segunda mano inicia una etapa de esplendor. Una larga lista de marcas de moda se están sumando a integrar la segunda mano en sus tiendas y así contribuir a una mayor sostenibilidad para el planeta. En nuestro nuevo artículo podrás descubrir las acciones que realizan: Vestiaire Collective, Makeo, The Real Real y Los Feliz Shop.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los reputados grandes almacenes ingleses Selfridges han sido los últimos en abrazar el furor por la compra-venta de ropa de lujo. Y lo han hecho instalando una pop-up de una de las firmas referentes en el sector, la francesa Vestiaire Collective. Desde el 30 de octubre, los clientes de Selfridges se pueden hacer con piezas vintage y de segunda mano de lujo en el primer espacio físico permanente de Vestiaire Collective. “El objetivo de esta colaboración es incrementar tanto la integración de la reventa en un espacio de compra físico, como construir una sinergia natural entre la reventa y el retail. Este será el futuro del mercado del retail. Selfridges considera que es importante abordar la sostenibilidad en la moda y provocar movimientos de impacto para impulsar el cambio, algo que también es central en el ADN de Vestiaire”, nos explica Sophie Hersan, la co-fundadora y directora de moda de Vestiaire Collective. La iniciativa se suma a la de una larga lista de marcas de moda que están haciendo gestos para integrar la segunda mano y contribuir a una mayor sostenibilidad.

 

Vestiaire Collective.

Patagonia, una de las empresas líder en todos los rankings de sostenibilidad, ha abierto este mismo mes de noviembre una tienda en Colorado en la que venderá piezas de segunda mano en un nuevo paso dentro de su proyecto de reventa Worn Wear iniciado en 2017. Por su parte, los alemanes Zalando, han lanzado Zalando Wardrobe, una plataforma y aplicación de ropa usada con la que tienen previsto vender más de un millón de artículos en 2019. Por su parte, H&M, aumentaba en octubre la inversión en la plataforma de segunda mano Sellpy, con los pronósticos de elevar la participación hasta el 74%. La tienda online Farfecth se acaba de aliar con Thrift para impulsar la venta de ropa usada y Burberry, después del escándalo de la quema de productos, anunciaba a principios de octubre su alianza con The RealReal: la firma inglesa ofrecía un te y una sesión personalizada a todos aquellos que vendieran o compraran artículos suyos de la marca en la plataforma.

Este furor por integrar el negocio de compra-venta de ropa de segunda mano de lujo se ha reflejado en un revelador estudio de mercado de Boston Consulting Group junto a Vestiaire Collective que señala que este sector está creciendo cuatro veces más rápido que el mercado de lujo convencional. Y esto es sólo el principio: “Se predice que el mercado de segunda mano crecerá una media de un 12%, frente al 3% del mercado del lujo. Los últimos tres años el mercado de la reventa de moda ha crecido 21 veces más rápido que el mercado de retail y el volumen del mercado de reventa será 1.5 más grande que el del fast fashion dentro de diez años. En el futuro el mercado de segunda mano superará el mercado del retail” detalla Sophie Hersan de Vestiaire Collective. Con estos datos sobre la mesa, las grandes firmas de lujo, hasta la fecha muy celosas de que esta nueva línea de negocio canibalizara su canal principal de venta, han abierto los brazos al negocio de la segunda mano.

 

Vestiaire Collective.

“Nos hemos convertido en una puerta de entrada al mundo del lujo”, concluyen los responsables de TheRealReal, otra de las tiendas online de referencia para la compra y venta de artículos de lujo. “Gracias a que el mercado de reventa hace el lujo más accesible, estamos construyendo una afinidad más temprana hacia las marcas de lujo entre los millennials y la generación Z”, añaden. Sophie Hersan de Vestiaire Collective se suma a esta conclusión con hechos en mano: “El informe que hemos lanzado con the Boston Consulting Group revela el porque las marcas de lujo y las tiendas como Selfridges, necesitan abrazar el éxito del mercado de reventa y a los impulsores clave detrás del boom de las prendas usadas. Los resultados del estudio prueban que el mercado de segunda mano es una gran oportunidad para la industria del lujo como mecanismo de captación y para cerrar la brecha de la economía circular”.

En un interesante artículo de modaes.es alrededor de este fenómeno – titulado: “Del Rasto a Wallapop o cómo la nueva economía catapultó la ropa de segunda mano” – señalan la llegada de internet y la popularización de la compra y venta online como detonador del cambio: “La segunda mano tiene todos los ingredientes de la nueva economía: tiene Internet en el centro del negocio; se centra en los datos antes que en el producto; tiene magnitud global y elimina las fricciones propias del mundo físico”, escribe la periodista Silvia Riera, que añade: “la irrupción de plataformas como RealReal o Vestiarie Collective se desveló el tamaño real de este negocio, que durante décadas parecía reservado a unos pocos”. Para Nadia Pepe, propietaria de la tienda de vintage online Los Feliz Shop, fundada hace cuatro años, la irrupción de una nueva generación de negocios de moda usada online ha sido clave para provocar el cambio de percepción hacia este tipo de ropa: “Todo ello ha empujado, al menos en España, que un estilo de comprar que era marginal, minoritario y, desde luego, poco común, haya pasado a ser casi mainstream en muy pocos años”.

 

Vestiaire Collective.

Así la segunda mano a pasado de ser un segmento nicho a una nueva línea de negocio con unas perspectivas de futuro brillantes gracias al cambio de valores y, por ende, hábitos de compra de los más jóvenes: “Nuestro público objetivo es aquel que ya ha nacido bajo el paraguas del fast fashion sin conocer otra realidad alternativa” explica Roberto Piqueras, fundador de la tienda de ropa de segunda mano Makeo. Esta nueva generación de compradores, de hecho, está abordando la compra de moda con la sostenibilidad como prioridad y una mentalidad largoplacista: “La sostenibilidad y el consumo consciente se sitúan en el centro. Los consumidores se están dando cuenta de los beneficios sostenibles de extender los ciclos de vida de los productos. También estamos detectando como a medida que cambian los modelos tradicionales de propiedad, también lo hace la mentalidad de los consumidores. Ahora los consumidores cuando compran quieren saber el valor de reventa de los diseñadores y las piezas antes de hacer la compra. Ahora se hace la compra con la intención de revenderla en el futuro y recuperar parte del coste original – es una inversión” explican desde The RealReal. De hecho, nos cuentan que un 78% de sus clientes confiesan que este nuevo modelo de negocio les ha cambiado la forma en la que compran.

En este nuevo escenario, el sector de la moda rápida es uno de los que tiene todas las que perder en un negocio donde se recupera el valor de la prenda: diseño original, buena calidad, series limitadas, piezas únicas, son el tipo de productos que cotizan al alza: “Animamos a los consumidores a comprar mejor. A invertir en productos de mayor calidad en lugar de entregarnos al fast fashion”, añade Sophie Hern de Vestiaire Collective. Parece que las consecuencias de estos cambios trastocarán el ecosistema de la moda tal y como lo conocemos hoy.

A continuación conocemos un poco más cuatro interesantes propuesta de compra-venta de segunda mano que están influyendo en este cambio de hábitos.

Vestiaire Collective

Lo que empezó como un proyecto entre seis amigos que lograron reunir sólo a través de conocidos unos 2.000 productos para su primera venta en 2009, es hoy un imperio de más de ocho millones de miembros en 48 países. Con una visión clara: “Permitir a los amantes de la moda alargar el ciclo de vida de sus piezas animando a la participación en la economía circular fueron, y siguen siendo, conceptos fundacionales de Vestiaire Collective”, relata Sophie Hersan, una de sus fundadoras, que nos recuerda que alargar el ciclo de vida de una pieza de ropa sólo 9 meses reduce su gasto, agua y huella de carbono de un 30 a un 40% y la rebaja en los costes de recursos es de un 20%. “La sostenibilidad siempre ha estado en el corazón de lo que somos y lo que hacemos. Animamos a la gente a comprar productos de calidad para que los vendan cuando ya no los necesiten, en lugar de sucumbir a la idea de que la moda es desechable”.

La posibilidad de tomar como costumbre vender después de usar durante un tiempo determinado, está influyendo también en los hábitos de compra: “Hoy los consumidores prefieren comprar mejor. Un 40% de los consumidores piensan en el valor de reventa antes de comprar, el doble que hace cinco años”. Con la nueva pop up de Vestiaire Collective en Selfridges, la compañía inicia una nueva etapa que marca el camino del futuro del retail: “Lo que completa la experiencia son los puntos de encuentro en los que los consumidores pueden interactuar de forma directa con la marca, y nosotros podemos seguir involucrando y educando a los consumidores”.

Este pasado Black Friday sorprendieron con una interesante iniciativa: “Con ello quisimos animar a los consumidores a sumarse a la economía circular. Vender el viernes y comprar el lunes. En lugar de comprar, sugerimos a los consumidores que vendieran en Vestaire Collective, para hacer sitio a nuevas piezas “pre-amadas” en sus armarios. Sale una, entra una. Y gracias a depositar piezas entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre, los consumidores fueron premiados con un vale de Vestiaire Collective para comprar otras piezas de la plataforma”.

 

Vestiaire Collective.
https://es.vestiairecollective.com

Makeo

Roberto Piqueras siempre anda unos cuantos pasos por delante del resto del mundo. Cuando nadie sabía qué significaba la palabra Trap, él vestía a Yung Beef (Hasta le dedicó una canción). Después de una etapa como diseñador independiente, primero en Barcelona, luego en Londres, se puso a estudiar Educación Social “Desde el final de 2015 decidí dejar de producir nuevas prendas de ropa por motivos ambientales. Pero no quería desvincularse totalmente de la moda. Fue así como empezó a andar Makeo, un proyecto de compra y venta de prendas de segunda mano seleccionadas que ha montado junto a su colega Eme Rock y que nace con vocación “de comunicar un concepto sostenible y de ropa de segunda mano con otro lenguaje y discurso más contemporáneo”.

El principio fue online, pero en algo menos de un año, ya tienen tienda física en Barcelona. De hecho, solo seleccionan prendas recogidas en el área metropolitana de la comarca y se dirigen a un público joven que no ha conocido la moda más allá de la moda rápida pero que tiene menos prejuicios en cuanto al consumo de la ropa de segunda mano. Aunque la sostenibilidad es un argumento principal, desde Makeo prefieren que no sea la principal excusa: “intentamos dignificar la prenda a partir de la estética y no solo por la sostenibilidad que ello conlleva al alargar la vida del producto. Como sabemos que hay gente con más información sobre el tema que otra, no lo utilizamos porque también somos conscientes de que hay prácticas mucho más sostenibles pero entrarían dentro de una práctica fuera del consumo”.

Ahora el plan es hacer pasar a Makeo a una nueva pantalla: “nos gustaría llegar a otros objetivos menos focalizados en lo comercial y más cercanos a la divulgación o investigación, y así hacer link con otras empresas vinculadas a los social o a la creación de contenido innovador dentro del sector”. La creación de la maratón de upcycling  “MODA-FAD Sustainable Fashion Challenge” que se ha celebrado a finales de noviembre, forma parte de esta nueva vertiente de Makeo.

 

Makeo.
https://www.makeo.top

The Real Real

La tienda de referencia The Real Real nació en 2011 después de que su fundadora, Julie Wainwright, tuviera un momento de revelación tras que una amiga la llevara de compras a una tienda de depósito: “Había una oportunidad de mercado masiva para crear una experiencia de compra bonita, preservar el romanticismo de las marcas de lujo, asegurar la autenticidad y eliminar las barreras por las tiendas de depósito” relatan desde la compañía.

La compañía saltó a los medios después de lanzar una colaboración con Burberry: “cada vez estamos teniendo más conversaciones con marcas de lujo una vez toman consciencia, no solo de los beneficios fiscales, sino de los beneficios ambientales – especialmente en una industria en la que toneladas de tejidos a los que se les podría dar uso, acaban en el basurero o quemados. Construir una economía circular permite tener estos artículos de lujo en circulación y fuera de los vertederos, esto fortalece el ecosistema”.

Desde TheRealReal defienden la tesis de que su negocio está contribuyendo, de hecho, a atraer nuevos clientes hacia el sector del lujo: “estamos presentando marcas a los clientes y construyendo afinidad. También estamos demostrando el valor que tiene invertir en piezas de lujo que están hechas para durar y que pueden tener muchas vidas futuras en el mercado de la reventa. Vemos como los clientes piensan en el valor de reventa de los diseñadores antes de hacer una compra de lujo en el mercado primario”.

Mirando hacia el futuro, para TheRealReal, esto es solo en inicio de una tendencia que ha venido para quedarse: “Cuantos más y más consumidores se den cuenta de que la reventa es una alternativa inteligente y sostenible a la moda rápida, la reventa no desaparecerá. También consideramos que se convertirá en una pieza clave del ecosistema del lujo”.

 

The Real Real
http://www.therealreal.com

Los Feliz Shop

Nadia Pepe fundó Los Feliz Shop en 2015 para dar salida a través de una plataforma online a parte de las prendas vintage que había ido atesorando a lo largo de los años. En ella se pueden encontrar exquisitos diseños de Kenzo, Moschino o YSL a partir de 60 euros. Una afición y “adicción” la del vintage, que empezó a tomar forma cuando se vio incapaz de dejar ir piezas que le parecían joyas pero que no eran de su talla ni su estilo. Además de por su cuidadísima selección, Los Feliz, destaca por su comunicación, un imaginario construido a base de editoriales de moda disparados con fotografía analógica que hacen volar la imaginación: “las prendas lo merecen, ya vienen con una vida pasada (o más) y ya han vivido mil historias, así que las fotos deben contar alguna más y que por último sea la clienta final quien cierre el círculo” nos explicaba Nadia en una entrevista.

Su lema “The Future es Vintage” parece que se está tornando realidad: “El lema parte de la contradicción de que algo «viejo», «antiguo» o “usado” sea la única solución para el planeta ahora mismo. Vivimos en un mundo superpoblado y con exceso de producción ya que nuestros deseos como ciudadanos han sobrepasado con creces nuestras necesidades. Ya conocemos las condiciones en las que se suele fabricar esa ropa con tal de satisfacer nuestra demanda, y el impacto en el medio ambiente. No veo qué sentido tiene recurrir a lo nuevo, más allá del capricho o necesidad de inmediatez. Hay ropa de sobra, y además ropa mucho mejor, pues es indiscutible que las prendas vintage están hechas con una calidad mejor y fueron diseñadas pensando en la durabilidad, aspecto que hoy en día brilla por su ausencia”. Aunque Nadia confiesa que el “boom” que está viviendo el vintage no le ha afectado de forma directa, sí que está observando como algo minoritario está creciendo: “era cuestión de tiempo que el debate de la sostenibilidad fuera cada vez a más, teniendo en cuenta el contexto y una mayor sensibilidad sobre el impacto del fast fashion. No hay nada más sostenible que el vintage. Lo que ha cambiado es el consumidor”.

Con la mirada puesta en el futuro, Nadia prevé una cotización al alza de este producto – las prendas vintage son aquellas que tienen como mínimo más de 20 años de antigüedad: “Cada vez habrá más demanda, y al ser un producto tan limitado los precios seguirán subiendo y subiendo. Piezas de los años 30, por ejemplo, cada vez serán más difíciles aun de encontrar ( y caras). Y a medida que lo que a día de hoy consideramos Vintage vaya siendo más «la búsqueda del tesoro», iremos viendo que las tiendas Vintage tienen en su inventario piezas más recientes, de sólo unas temporadas o colecciones atrás (cosa que hace unos años hubiese sido un poco impensable) y por último, comprar ropa de segunda mano acabará por normalizarse. Lo que sin duda imagino es un abanico mucho más divertido y variado en el que comprar ropa que hace unos años.”

 

Los Feliz Shop.
https://losfelizshop.com

itfashion.com utiliza cookies. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Más Información

POLITICA DE COOKIES Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión). La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas. Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– itfashion.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra. ¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web? - Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales. - Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc. - Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos. - Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación. - Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo. Cookies de terceros: La Web de itfashion.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de itfashion.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet. En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website. Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador: Chrome Explorer Firefox Safari Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con itfashion.com en contact@itfashion.com

Close