cover_01_Isabel_Yoox

Isabelita Virtual: el arte de contar historias con la mirada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El año que viene hará una década que Isabel Martínez, aka Isabelita Virtual, abrió su cuenta en Instragram. A través de esa ventana al mundo, empezó a colgar imágenes sorprendentes que mostraban las posibilidades creativas de la herramienta. Con ella desafiaba nuestra mirada y pronto llamó la atención de los primeros curadores de la aplicación. Sí, curadores, aquellos que seleccionaban contenidos interesantes antes de que el algoritmo lo cambiara todo. Ser destacada en Instragram ofreció a sus ideas una visibilidad que le ha permitido colaborar con marcas como Viktor & Rolf, Misha Noono, Dior, Hermès o Apple. Esta copy publicitaria que se formó en los despachos de una de las mejores agencias de publicidad del mundo, la antigua S.C.F.P, ahora vuela por libre colaborando con marcas y entidades que disfrutan desarrollando conceptos originales y mensajes que dejen huella. Sus reflexiones alrededor de la identidad y el impacto de las redes sociales en nuestras vidas nos invitan a pensar más allá de las pantallas. En este momento especial, en este punto de inflexión que está suponiendo el COVID, hablamos con ella de los inicios de Instagram, los problemas de comunicación de las marcas, del valor de la creatividad y de la necesidad de crear mensajes con ambición de perdurar mucho tiempo.

¿Cuándo nace Isabelita Virtual? ¿Recuerdas cuando te creaste la cuenta de Instagram?¿Qué te impulsó a hacerlo?

La creé en 2011…creo que fue antes de unas vacaciones de verano. La creé para ver qué era aquello y enseguida me encantó.

Art Lesson. El trabajo con el color y unas composiciones sorprendentes son algunos de los sellos característicos de Isabelita Virtual.

¿Qué echas de menos de esos primeros momentos de Instagram?

Era una plataforma – y lo sé porque he tenido la suerte de estar con los primeros que la crearon, el grupo de IG inicial, de conocerles personalmente y de hablar de esto con ellos – que pretendía generar una comunidad de gente creativa, que se animaba entre ellos. A través de la falsa ilusión de que todo el mundo podía hacer una bonita con sus filtros, invitaba a la gente, aunque no tuviera interés en la fotografía, a mirar. En ese momento no estábamos acostumbrados al retoque fotográfico de forma instantánea y a todo el mundo le generó confianza para explicar cómo vivían. Entonces no era una red social selfi, sino que era algo que tenía que ver con la democratización de la creatividad y la mirada. Reflejar un mundo. En ese momento nadie pensaba que podías vivir de Instagram. Yo tenía 3000 seguidores entonces y ya me parecía una barbaridad….en ese momento era un puro afán de aprender más, de compartir más, la motivación de que gustara algo que tu hacías. No era nada económico, ni tampoco una herramienta de venta.

En sus inicios Instagram tenía que ver con la democratización de la creatividad y la mirada.

Ahora, hace años ya, ha evolucionado hacia otro lugar. Recuerdo compartir esta decepción con Bailey Richardson, la curator de Instagram que me contactó y recomendó mi cuenta. De hecho ella, que había sido una de las primeras empleadas de la aplicación, publicó un artículo en The Washington Post para anunciar el cierre de su cuenta, un poco a modo de crítica. Quizá pensamos de forma errónea que la app podía ser mucho más de la gente. Con Bailey recuerdo que nos preguntamos que hubiera sido de Instagram si Facebook no lo hubiera comprado o las marca no hubieran entrado de esa forma tan brutal. De hecho IG publicaba estos días que ya se puede vender directamente sin salir de la aplicación. Se ha convertido en un EBAY, en un Amazon, en una red social en la que prima la venta.

Social Media Rings. Imagen del proyecto Social Media Jewelery hecho junto Elena Claverol en el que reflexiona sobre los efectos de la tecnología digital.
¿Cómo podemos usar la tecnología para que nos haga más libres? se pregunta Martínez.

Supongo que no es fácil destacar en Instagram ahora…

Creo que hemos perdido la inocencia desde el momento que hay unos prescriptores con muchos followers, y esos se pueden ganar la vida con eso. Es muy difícil volver al estado primigenio. Porque cuando construyes una audiencia, inevitablemente entra una marca ahí. Ahora mismo, creo que es muy difícil encontrar algo tan genuino como era en su día IG. Igual ocurre, pero desde el momento que la construcción de audiencia genera una forma de vida, luchar contra esto es casi como luchar con el sistema capitalista, una utopía ahora mismo.

La identidad es un tema clave en tus trabajos. De hecho hiciste un proyecto con Apple el año pasado entorno a esta idea, otro con ilustradores y además…tu cuenta se llama “Isabelita Virtual”.

Lo de no aparecer en mi Instagram fue una cosa muy poco meditada al principio. Tenía claro que quería usar la aplicación como medio para contar cosas, no para contar mi vida. Yo quería construir, para marcas, para mí misma, pero basándome en otra cosa que no fuera yo. No quería ser el objeto. Pensaba que había otra manera de descubrir a la gente que no tuviera que ver con quien se acuestan ni con quien se levantan. El otro día me propusieron hacer una entrevista en directo y la hice. Cuando salir significa explicar algo y aportar valor, que se me vea, por lo que sea, no es una negativa. No me he generado un personaje a lo Banksy. Es que yo he he elegido otra forma de contar lo que quiero contar. Sabiendo que eso era muchas veces en perjuicio de los seguidores y la visibilidad. Y ni siquiera es un tema de pudor o timidez, es creer que hay otra manera de comunicar con la gente que no es esa. Y sí que es verdad que hay un cierto misterio en lo que no acabas de ver, pero eso a mí me gusta. Estos nueve años he sido fiel a eso, pero sin que fuese un Dogma. Era algo que me salía de forma natural.

Anti Selfi Portraits. Este proyecto “anti selfi” que Isabel hizo para Apple el año pasado le sirvió para reflexionar como sus autorretratos, en los que no se aprecia el rostro, son también “una forma de mostrarme a mí misma”.

Lo de vender una mentira o un imaginario está cayendo en desuso. Hay algo de ridículo en que la gente comparta esa irrealidad perfecta. Tik-Tok, que no es muy lo mío, te enseña que hay otra forma de expresarte y de explicarte. Es un poco como el patio del colegio, pero si con Instagram tuve un flechazo, no me ha ocurrido con Snapchat o Tik-Tok. De todos modos, siempre me hace reflexionar que toda nueva aplicación gire entorno a la persona, a explicarse uno mismo. Esta necesidad de que te vean, de explicarte…se valora mucho el aplauso del otro. Todo el planteamiento obliga a estar muy pendiente de lo que el otro piensa de ti. Y eso es algo que me pone nerviosa, me habla del egocentrismo, el yo. Sería un síntoma de madurez el hartazgo en este sin sentido. Estamos en un punto, un poco víctimas de nosotros mismos, pero seguimos allí.

Desde que empecé, tuve claro que quería usar la aplicación para contar cosas, no para contar mi vida.

¿Haces detox digital?

Sí, lo hago de forma natural desde hace dos o tres años. En verano lo hago mucho, no miro IG, no miro mensajes…pero desde hace dos o tres años, de manera instintiva también lo hago de forma intermitente. Ahora con el COVID, Instagram se ha redimido un poco, porque era una red muy superficial, muy banal, muy poco cercana y humana, poco comunidad. Pero gracias a los directos que se han generado, a las conversaciones, ha regresado, aunque de forma momentánea, a su esencia, quitándole la pátina de medio superficial. Se han generado conversaciones de fotografía, economía…un interés y una profundidad que una foto no te da. Creo que les ha venido muy bien. Pero claro, cuando de golpe tienes ya 800 entrevistas en cola, te aturdes y te hartas. Estoy a favor de reinventar nuestra relación con las redes. De asumir que si te pierdes cosas no pasa nada. Que es normal y está bien. Y hacer que la gente baje un poco el ritmo. No tener miedo a no estar ahí. Porque además ahora, nuestros amigos y conocidos sólo ven el 20% de lo que posteamos y no tienes tiempo de verlo todo. Antes era más fácil seguir a 300 personas. Si se baja el nivel de posteo, cuando vayas a tener tu relación con lo digital, verás más cosas. Controlemos nuestro tiempo y a qué dedicamos las pocas horas que tenemos.

Best Friends Las reflexiones alrededor del uso y el impacto de las tecnologías digitales son una constante en el trabajo de Isabelita Virtual.

En octubre de 2018, hace algo más de un año y medio, inaugurabas la pieza audiovisual “Midnight Sunrise” en colaboración con la Advertising Week y The Advertising Club of NY. Se trataba de un amanecer en media noche a través de las pantallas…visto en perspectiva y teniendo en cuenta la situación actual, este proyecto tiene algo de premonitorio.

El proyecto “Midnight Sunrise” forma parte de una convocatoria abierta que invitaba a proyectar durante un mes en Nueva York, de las 11:57pm a las 12:00pm en las pantallas publicitarias de Times Square algo con una componente artístico. Pero había una serie de condicionantes: se trata de un espacio de encuentro de culturas, allí se reúne gente de todos los países, por lo tanto no podías hablar de religión, ni de sexo, ni de política, tenías que encontrar un lenguaje global. Yo viví allí durante una temporada, y siempre pensaba que cuando me iba a dormir había alguien en otro lugar que despertaba. Además es un espacio que es el paradigma de los impactos publicitarios, la sensación que uno tiene allí es parecida a la que tienes cuando navegas por Instagram, que después de un rato ya no sabes lo que has visto, lo ves todo pero no ves nada al mismo tiempo. La idea consistía en hacer un apagón total y empezar con un amanecer digital, un nuevo comienzo…que justo, como apuntas, es el punto en el que parece que estamos ahora, que estamos viviendo a través de las pantallas. En ese momento tenía que ver con parar los impactos publicitarios y ponerte a pensar de otra manera. Por otra parte, para mí significó trascender mi medio natural, la pequeña pantalla, ya sea la del ordenador, iphone o ipad, para pasar a enseñar mi trabajo en el formato más grande del mundo. Para mí fue algo simbólico, como una catarsis.

Midnight Sunrise Con este proyecto Isabel Martínez pudo mostrar sus ideas a través del formato más grande del mundo: las gigantescas pantallas del icónico enclave Times Square en Nueva York.

Ahora no solo hemos tenido que ver los atardeceres a través de una pantalla, sino que toda nuestra vida laboral y social está ocurriendo a través de las mismas. ¿Qué nos ha enseñado el confinamiento?

Con el confinamiento, de lo que nos hemos dados cuenta todos es que hoy en día lo digital no puede substituir la experiencia real. Esto es una evidencia. Por ejemplo los desfiles, yo he estado trabajando en muchos de ellos y ahora mismo te das cuenta de que las marcas tienen una necesidad. Se había pasado de desfiles de pequeño formato a grandes producciones masivas con más de mil asistentes. Cada vez había que dar cabida a más gente; los influencers, las editoras, los compradores, representaciones de cada uno de ellos de diferentes países…algo que era minoritario se ha convertido en un espectáculo popular. El no poder hacer estas convocatorias ha colocado a las marcas de moda en una encrucijada muy grande.

Con el confinamiento nos hemos dado cuenta que lo digital a día de hoy no puede substituir la experiencia real.

¿Qué posibles soluciones imaginas? Hubo intentos interesantes hace diez años, pero los formatos digitales no acaban de cuajar. ¿Por qué crees que es tan difícil substituir esta experiencia real de la que hablas?

Todos los intentos de recrear un desfile en digital son un poco frustrantes. Porque el que tenía la experiencia física ya no la tiene. Esto lo hemos visto muchas veces. Cuando Balenciaga hizo uno de los primeros desfiles 360º, estabas allí, pero desde luego no era ni remotamente la experiencia real. Ahora algunas marcas se plantean regresar a los desfiles muy reducidos, darles un aire de súper exclusividad y elegir a muy pocos para que estén allí. Se recuperaría esta cosa de privilegio de poder asistir, pero por otro lado se dan cuenta que el mercado es muy grande y que compradores como China y Rusia que compran mucho necesitan ver la colección. Así que están en un punto en el que se preguntan “¿Qué hacemos?” y se plantean si realmente vale la pena gastarse una millonada en hacer algo digital, utilizando por ejemplo tecnología virtual, aun sabiendo que no es lo mismo. Es interesante porque les está forzando a pensar rápido, a pensar diferente y es probable que muchas de estas ideas no tengan éxito.

¿Por qué hay esta resistencia con la tecnología? Especialmente en el mundo de la moda.

Tenemos la percepción equivocada de que estamos muy digitalizados, pero lo digital no era esto. Esta promesa del mundo digital que parecía que avanzaba en bueno dirección, con experiencias de realidad virtual, no solo visuales sino también auditivas, es eso: una promesa. Esto es probable que se deba a que la tecnología más mainstream se ha focalizado en las redes sociales, que como experiencia es tan solo reproducción en movimiento a través de un dispositivo con el que interactuas con herramientas muy divertidas pero en realidad hay una carencia tecnológica, ninguna de estas opciones acaba de estar bien resuelta. El internet de las cosas, lo que veíamos en Minority Report, no está ocurriendo, nos quedamos en las interfaces, en los dispositivos…probablemente por un monopolio y una intención de marcas como Apple, de que estemos comprando estos dispositivos. Ha habido un gran gap entre lo que imaginábamos que podía ser y lo que es. Te das cuenta que el uso de determinados dispositivos es incómodo, no tienes sensación de estar ahí.

El COVID está forzando a muchas marcas a pensar rápido y diferente

Es algo que pasa mucho con la realidad virtual. En la realidad aumentada, todo está pre-grabado, el concepto directo no existe todavía. Es muy fidedigna, pero no puedes interactuar con nada. Cuando vas a hacer un desfile en directo y no tienes la tecnología que te permite generar sensaciones realistas tienes un problema. Hace 10 años parecía que todo iría más rápido. Pero también es cierto que la industria de la moda, al contrario de lo que pueda parecer, no es una industria innovadora en I+D. Les cuesta, sobre todo a los grandes conglomerados como Kering o Louis Vuitton, no son ágiles a la hora de cambiar. Hace diez años McQueen hacía el holograma de Kate Moss y era fantástico, un año después apareció Instagram y nos hemos quedado ahí. Y te preguntas si en algún momento será posible tener una experiencia que se acerque mucho más a lo físico.


Conspiracy in Palais d’Iena. Isabelita Virtual ha colaborado con muchas marcas cubriendo sus desfiles a través de su original punto de vista.

De hecho tu has colaborado con marcas en la generación de nuevos formatos, como ese desfile en directo que hicisteis con Misha Noono a través de Snapchat.

Ese primer desfile en directo en Snapchat con Misha Noono fue muy divertido y salió en todas partes. Lo hicimos junto a Refinery 29, con el equipo de Snapchat en Nueva York. Pero al final, siempre me da la sensación que en la industria de la moda es más importante ser el primero en hacer algo, que no que esa innovación tenga una repercusión real en el uso y de analizar después la respuesta de la gente. Muchas marcas ponen su granito de arena. Pero se queda en una anécdota, en un titular, no ofrecen la experiencia real que la gente pide. Se usan los medios, pero no se innova. Aunque es probable que ahora, por pura necesidad, se pongan las pilas para conseguir un “wow”. Hasta ahora no han tenido la necesidad de hacerlo, ya que lo digital se entendía como el consumo de las redes y a través de herramientas que te permitan comprar, pero no había experiencia innovadora. Pero ahora que el hambre agudizará el ingenio, se verán obligados a hacer cosas tecnológicamente disruptivas. Ahora mismo están intentando generar una Fashion Week en Nueva York con realidad virtual, pero claro, todo esta situación también obliga a replantear los plazos de entrega de las colecciones. Para hacer algo interesante necesitas tiempo para escanear, rodar…eso significa que tienes que tener la colección terminada antes. 

En la industria de la moda es muy divertido ver como todos están quietos hasta que alguien relevante mueve ficha y todos van para allá

A raíz del COVID, hacías una interesante reflexión en tu cuenta de IG. Decías que solo algunas marcas están cambiando sus estrategias o creando contenidos a medida por el contexto actual. Hablabas de empatía…creo que después de sostenibilidad, la empatía va a ser otra palabra “clave” y palanca de cambio. ¿Qué opinas?

Me sorprendió mucho que cuando el mundo entero estaba en una pandemia, con la gente en casa con mucho miedo, sin salir, si bien las grandes corporaciones destinaron recursos a hacer mascarillas o geles, no había ningún solo comentario de ello en las campañas. Los equipos de comunicación seguían con la agenda prevista de una manera absurda, porque no hacían referencia a la situación. Muchas casas italianas, cuando Italia estaba en el pico, seguían manteniendo su comunicación por igual. Solo a partir de cierto momento, los directores creativos y algunas marcas empezaron a hacer mención de la situación. pero daba la sensación que su primer problema era seguir vendiendo, sin importar lo que estaba ocurriendo alrededor. Y te daba el pulso de la falta de reacción y rapidez ante algo inesperado, un problema que tienen muchas marcas, que no saben qué hacer cuando no está todo programado. Algunas marcas como YSL, Stella McCartney, &Other Stories, sí que hicieron mención y luego la reacción fue en cadena. En la industria de la moda es muy divertido ver como todos están quietos hasta que alguien relevante mueve ficha y todos van para allá. Al final las redes funcionan para vender, pero nos habían dicho que funcionaban para conectar con la gente. Para muchas marcas la conexión estaba en quinto lugar, lo primero era que no se perdiera el algoritmo, seguir poniendo lo de la siguiente temporada, seguimos haciendo shippment…Te cuestionas cuando una marca te ve como un cliente o como un fan.

Ahora que han pasado algunas semanas, las marcas han empezado a reaccionar, algunas más rápidas que otras. ¿Cuáles destacarías por su originalidad y buenas prácticas?

Soy un poco reticente cuando no hay una reacción espontánea natural. Pienso que muchas veces, lo que he percibido con la crisis, es que no se querían mojar, no querían parar nada. Sí que a nivel de directores creativos, como personas, más que en marcas, si que he visto reacciones que son interesantes o humanas. Pier Paolo de Valentino hizo un proyecto muy sencillo, que consistía en mandar la colección a 20 celebrities y ellas se ponían la colección y esto se destinaba a afectados por el COVID. Está bien…Creo que todo esto nos obliga a hacer algo más que no sea una acción puntual. Por ejemplo, nadie ha dicho: no voy a presentar la colección. Y lo entiendo, porque te pone en la dicotomía de que si paras hay gente que se queda sin trabajo. Pero así como he visto mucha gente particular haciendo iniciativas interesantes y curiosas desde casa…el mundo de la moda no me ha parecido que realmente se haga una reflexión más allá de una acción puntual de donación de fondos. Nadie ha hecho un statement de estamos replanteándonos qué tipo de marca vamos a ser a partir de ahora.

Empezaste como COPY y has trabajado en SCFP una de las agencias más importantes del mundo. ¿Qué has aprendido al lado de Toni Segarra?

Lo que aprendí de él es difícil y fácil. Aprendí la importancia de la visión a largo plazo para una marca. …algo que se cotiza poco hoy en día. Trabajar a largo plazo permite dejar un legado, yo creo que esto es lo más importante. Todo el mundo es capaz de tener una buena idea, pero lo difícil es desarrollar un pensamiento estratégico que construya más allá de una anécdota. Y esto es el foco. Si lo tienes, no estás perdido. Pero ahora, en general,  la gente dispara en cualquier dirección. Las marcas, las instituciones están muy perdidas, no hay un faro. Se basan en el corto recorrido, en una acción que ofrezca resultados inmediatos. Todo esto tiene que ver con la rotación en las empresas, con gente que no quiere construir nada, no hay este compromiso. Yo percibo mucha ansiedad en en mensajes de comunicación y en esta crisis la ansiedad ha sido máxima. Anuncios absurdos, uno igual al otro. La marca si no tiene nada que decir, tiene mucho que callar. Es absurda la inversión que se está haciendo en medios para no decir nada de interés: el aplauso generalizado, el gracias generalizado…si no van unido a un propósito no tiene sentido. La publicidad tiene que ver con lanzar un mensaje cuando hay algo que comunicar.

EN SCFP junto a Toni Segarra aprendí la importancia de crear una visión a largo plazo para una marca

Actualmente hay mucho influencer haciendo miles de acciones, hoy contigo, mañana, con otro. Las marcas se venden a un one shot de alguien que no sabe de comunicación, que se hace su propia comunicación. Es un problema general, no solo de los Influencers, también de los fotógrafos, las agencias…el problema está en que hay poco profesional del largo recorrido. Como ejemplo reciente, el fichaje por parte del Ayuntamiento de Barcelona del director creativo que trabajó con Carmena en Madrid, Nacho Padilla. Como si Barcelona no tuviera creativos, es la ciudad de España con un índice de agencias y de creatividad más alto. La falta de construcción a largo plazo, es lo que más hecho de menos es lo que aprendí de Toni y de SCFP durante los doce años en los que trabajé allí.

Another Vision of World. Colaboración con la diseñadora Maiko Takeda.

Siempre has ido por libre. ¿Has pensado alguna vez en montar alguna agencia o proyecto?

Sí…pero me descorazona un poco el mercado local. Y el mercado nacional. Creo que es difícil hacer una agencia. Además, generar estructuras te hace encasillarte en un tipo de trabajo. A mí lo que me gusta es hacer muchos tipos de trabajo, hacer algo de moda, hacer un consulting para una ciudad, o para una marca, o hacer una cosa más puntual que tenga que ver con algo más artístico. En mi caso esta multidisciplinariedad, a la gente le puede desconcertar. No se si el mercado entiende un perfil de agencia que construya a largo recorrido para una ciudad, un banco, para una revista de moda y una marca de zapatos. Me encantaría…y alguna vez me lo he planteado.


Ahora te defines como directora creativa. ¿Cómo cultivar la creatividad? ¿tienes rutinas creativas?

Creo que la creatividad, desde mi punto de vista, es: 50% sentido común, el análisis de un contexto y de donde sale la estrategia, y 50% intuición, aquí sale la parte de la creatividad, lo que al final a la gente le llega. Y siempre trabajo en esta dirección. Partiendo mucho del sentido común, de lo qué la marca necesita, de cómo contarlo. Intentar explicarlo de la manera más diferente, pero a la vez más lógica. Cuando tienes clara la estrategia y el contexto y lo que quieres decir, el como es fácil. Ves marcas que hacen cosas creativas y bonitas, muy espectaculares, pero cuando rascas, el qué te ha dicho, qué te quiere decir…mucha gente no lo entiende. Es ahí donde se pierde el mensaje y cada uno entiende una cosa diferentes.

La creatividad es 50% sentido común y 50% intuición.

¿Hasta qué punto opinas que la sobreinformación puede ser perjudicial para la creatividad?

La creatividad es una suma de muchos conceptos: ingenio, inteligencia, cultura, frescura, modestia…que hacen que salga un producto. Pero el cansancio prematuro es perjudicial. A veces he trabajado para marcas que a la tercera campaña ya están hartas del concepto que se ha ido desarrollando. No entienden que, debido a los millones de impactos, ese mensaje que lanzaron hace dos años no ha calado, que hay que seguir insistiendo en el concepto sin repetir. Pero las marcas se cansan enseguida de construir, porque piensan que la gente que ve un anuncio de treinta segundos en un feed en el que entran 8 millones de mensajes percibe lo mismo que un tío que se pasa cinco meses hablando del monotema de la campaña. Burberry ha estado 25 años contándonos la historia de su trench, y ahora todo lo tenemos claro, pero si me lo cuentas una vez no te escucho, a la tercera es cuando empezamos a recordar. En este mar de mensajes si no insistes la gente se olvida. Por eso la importancia del largo recorrido, porque sino no construyes nada. Si pones mucho contenido y muy variado, al final la gente ya no sabe lo que estás contando. ¿Esta marca qué hace, qué dice? Por lo menos se consistente, insiste, se pesado, recrearte en eso…Cien veces, de diferentes maneras. Porque yo he preguntando a conocidos sobre marcas en las que he estado trabajando cuatro años, y dos la ubican en el sitio correcto mientras que los otros ocho no se acuerdan, no la han visto, no la conocen…Ikea, Banc de Sabadell…llevan años haciendo lo mismo. Por esto nos acordamos.

“Lo nicho va a ser importante”

¿Qué será lo próximo?

Si lo supiéramos…¡Te lo iba a contar yo! ¡No lo sé! (ríe) Yo creo que por ejemplo, y eso sí que lo pienso, vamos a pasar de un contenido muy puntual y masivo, a algo que tiene que ver con parar y escuchar. Algo que te permita aprender, meterte, cambiar de ritmo…Ahí hay cosas. No sé exactamente y no estoy descubriendo nada nuevo. Pero el podcast es un detonante, significa que la gente tiene ganas de profundizar, de meterse en algo, entenderlo, dedicarle tiempo, pararse. Lo nicho va a ser importante. Por eso Linkedin va bien. Creo que la calidad del contenido y del tiempo dedicado a este contenido, es básico. Me da la sensación que vamos a profundizar en temas de interés que nos puedan interesar a cada uno. Y esto me gusta y me parece más sano.

itfashion.com utiliza cookies. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Más Información

POLITICA DE COOKIES Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión). La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas. Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– itfashion.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra. ¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web? - Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales. - Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc. - Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos. - Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación. - Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo. Cookies de terceros: La Web de itfashion.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de itfashion.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet. En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website. Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador: Chrome Explorer Firefox Safari Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con itfashion.com en contact@itfashion.com

Close