El Show de Victoria’s Secret tiene los días contados

by Raquel Bueno,

24176683_10156071582709090_4565838942162271546_n
Modelo en el Show de Victoria’s Secret de este año.

A la luz de los recientes escándalos de acoso sexual, que se han hecho públicos a raíz de las primeras denuncias a Harvey Weinstein, parece que también ha empezado a despertar un nuevo clima cultural que dice basta a la objetualización de las mujeres que hasta ahora eran mundialmente aclamadas en grandes celebraciones de la moda como el Show de Victoria’s Secret o el descarado calendario de adviento de la revista británica LOVE, de cuyo desastre ya os hablábamos hace unos días.

Parece que ya no nos apasiona tanto esa fantasía de ver como algunas de las mujeres más guapas del mundo se pasean con peligrosos zapatos de tacón y alas de hasta nueve quilos fingiendo la más sincera de las sonrisas, ni ver a estas mismas modelos tirándose pasta por encima y toda otra serie de banalidades absurdas. Aunque, como ya escribía la editora de moda Vanessa Friedman en el New York Times, Victoria’s Secret ha enmarcado su desfile durante mucho tiempo como una demostración pública de empoderamiento de la mujer: sobre su poder de experimentar libremente su sexualidad y facilitar lo que Friedman exponía irónicamente como «sus fantasías de ser princesas de hadas o, al parecer, Pocahontas«.

Sin embargo, parece que esos argumentos se sostienen hoy de forma un tanto débil, y que los actos llevados a cabo por este desfile no acaban de encajar con los valores que aparentemente tanto predica. Unos valores, de hecho, muy similares al argumento utilizado mucho antes por Madonna al promover su libro Sex, o la más que conocida Dita Von Teese. Aunque unos principios, también, un tanto hipócritas y obsoletos, al fin y al cabo, y un argumento hace tiempo desfasado que parece que necesita elevar también su nivel.

Vivimos en el siglo XXI, señores, claro. La mujer puede llevar la ropa que le dé la gana y cómo le dé la gana, eso ya lo sabemos, pero este hecho no significa necesariamente que esta misma mujer tenga que responder a unos ideales estéticos de dimensiones imposibles y pasearse en ropa interior y hasta las cejas de maquillaje todo el día, no. La libertad de la mujer no consiste en eso, sino en su poder de elección, y de abrazar y defender esta decisión –ya sea vestir en ropa interior o sudadera, pintarse los labios de rojo o no depilarse las axilas– hasta sus últimas consecuencias.

VS 2

Kendall Jenner y Taylor Hill en el Show de Victoria’s Secret de París en 2016, del libro «Backstage Secrets» de Russell James. © Russell James.

Y sí, Victoria’s Secret defiende, en parte, algunos de estos ideales. Aunque solo el que dicta que la mujer es totalmente libre cuando no muestra pudor alguno en exhibir su cuerpo perfecto –logrado gracias a dietas específicas y horas y horas de duras rutinas de gimnasio– cubierto (o más bien descubierto) de lencería delante de millones de espectadores. Aunque algo me dice, en lo más profundo, que quizás aceptar plenamente nuestra sexualidad como mujeres y abrazar nuestra libertad (y corregidme, por favor, si me equivoco) no sea, como ironiza Friedman y juzgando por el espectáculo, ese juego que parece que lo único que pretende es que estas mujeres interpreten el papel de «unas suaves y altamente decorativas sirenas por un día«.

A propósito de ello, Edward Razek, el dueño de la célebre marca y director ejecutivo de su desfile de moda, afirmaba: «Ya sé que hay estas otras cosas ahí fuera. Pero para nosotros esto va sobre un poder y una singularidad con la que los hombres no pueden competir«. ¿Y no son esos mismos hombres de los que habla Razek los primeros en babear viendo este tipo de exhibiciones y que luego esperan que el resto de mujeres nos comportemos de la misma forma? Además, ¿por qué narices tiene que ser esto una competencia? ¿Por qué el feminismo tiene que ser algo estrictamente separado de los hombres? No, no, ni de coña. Esto es 2017, las reglas del juego han cambiado y estamos, mucho me alegro, todos juntos en esto. Una lucha que es, por descontado, de hombres y mujeres, y cuyo objetivo es lograr la igualdad de la mujer, y no excluir a nadie.

Y aunque dé la impresión de que las intenciones del célebre desfile, al igual que las del calendario de LOVE, son buenas, parece que no han sabido hacer llegar del todo bien al público su mensaje. Y por eso, otros calendarios como el mítico Pirelli, se han alejado esta vez de la desnudez y han encaminado su narración hacia otro tipo de celebración diferente de la mujer que, al contrario que el Show de Victoria’s secret y en palabras de Friedman, no presentan a la mujer como «bien, regalos –desenvueltos pero conservando aún sus lazos–» que «sugieren que está bien que los otros las vean de esta manera, también«.

Y es que existe una diferencia bastante evidente entre el aprovechamiento y el empoderamiento, y parece que Victoria’s Secret está consiguiendo más lo primero que lo segundo. Por eso también, quizás, L Brands –la compañía propietaria de la marca– ha sufrido problemas durante todo el año 2017 con ventas rezagadas y una disminución por encima del 6% en sus acciones en noviembre, al mismo tiempo que registraba un 11% menos en sus ventas de este mismo momento hace justo un año. Por lo que parece, ha llegado el momento de que la marca se replantee algunas cosas, sobre todo la relevancia de un show anual con una fórmula tan repetitiva como esta (que parece que dejó de evolucionar en 2009) y el impacto que tiene esta percepción de la mujer –tan en contradicción con los valores que predican– en sus ventas.

En un momento en que las representaciones honestas de las mujeres en los medios adquieren día a día una mayor importancia, parece que los ángeles de Victoria’s Secret son cada vez más frívolos, menos representativos de la mujer con poder real y, en definitiva, demasiado débiles. Y, quizás también, las alas que Razek cree estar dando a las mujeres se las esté, en realidad, cortando; y su tan aclamado en el pasado show tenga, ahora, los días más que contados.

itfashion.com utiliza cookies. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Más Información

POLITICA DE COOKIES Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión). La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas. Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– itfashion.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra. ¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web? - Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales. - Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc. - Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos. - Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación. - Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo. Cookies de terceros: La Web de itfashion.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de itfashion.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet. En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website. Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador: Chrome Explorer Firefox Safari Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con itfashion.com en contact@itfashion.com

Close