Madrid rinde tributo a Pertegaz

by Laura Cadenas,

pertegaz_exposicion_madrid_01
A partir del 9 de septiembre  la Sala Canal de Isabel II acogerá una retrospectiva dedicada a Manuel Pertegaz (1918-2014). Segundo  homenaje a uno de los virtuosos de la moda española ­–en 2016 el recinto albergó una exposición dedicada a Jesús del Pozo– del programa impulsado por la Comunidad de Madrid, “industria cultura esencial”, orientado a dar soporte a la industria de la moda nacional.

Comisariada por Amalia Descalzo y Raúl Marina, la muestra ostenta 50 piezas que repartidas en tres salas: alta costura, prêt-à-porter y moda nupcial, invitan a recorrer la fascinante trayectoria del diseñador. En la última sala también se podrá disfrutar de un video 360º dirigido por Eugenio Recuenco en el que la modelo Vanessa Lorenzo da vida a los diseños del modista.

pertegaz_exposicion_madrid_03

“Pertegaz supo hechizar a una clase burguesa, primero en Barcelona, con el Círculo del Liceo y, posteriormente, en Madrid, donde abrió su establecimiento de Hermosilla en 1948”, confesaba Descalzo a Vogue. Creador precoz, con a penas 12 años se inició en la costura y a los 24 creó su propia casa de moda. En los años 50 irrumpió en Estados Unidos, logrando seducir a la clientela norteamericana. La mismísima Universidad de Harvard le otorgaría el denominado Oscar de la Costura. En 1957 tomó su decisión más polémica: negarse a sustituir al fallecido Christian Dior como director creativo de la legendaria Maison francesa.

pertegaz_exposicion_madrid_04

“Una de las cosas que puede sorprender al público es que fue un diseñador que estuvo siete décadas en activo. Nunca paró, estaba constantemente trabajando y adaptándose a los tiempos que corrían”, declaraba Marina a El País. Si fue capaz de crear su primera casa de moda en plena postguerra, las transformaciones que en los años 60 derivaron del auge del prêt-à-poter no iban a amedrentarle. Ser “un espejo de las mujeres en los cambios del siglo XX” fue el gran aliciente de su obra.

pertegaz_exposicion_madrid_02

En 1972 sus salones en Madrid echaron el cierre, y pese a la continuidad de la marca, en 1912 decidió cerrar su taller en Barcelona. Entre medias, una gran sorpresa: ser el elegido para vestir a doña Letizia en su enlace con el, por entonces, Príncipe Felipe en 2004. “Es el broche más hermoso que podía recibir a estas alturas de mi carrera”, declaraba el diseñador ante la noticia. Asociado desde entonces, quizás en exceso, a aquel vestido esta exposición recalca que fue mucho más.