Vivir en tu cuerpo

by Alba Riera,

GUAT6442

Soltura, ligereza, confort, desahogo, sencillez, franqueza, confianza, humanización, verdad, abrigo, cariño, calor… y placer. Cierra los ojos, coge aire y mímate. Hoy dedicamos estas líneas a todas las mujeres, personas y partidarios que amamantan la esperanza de que la intimidad es nuestra libertad y a la vez, nuestro cobijo, que hay que defender y preservar nuestras verdades y que reconocer nuestro cuerpo debería ser nuestro instintivo reflejo. Vulneradas (y vulnerados) por los estigmas que nos acordonan, debemos sacudir la presión de nuestro alrededor y favorecer el vínculo entre cuerpo, entorno y conciencia, y hay quien piensa que escuchar a la inercia es el enigma resuelto que mejora nuestros días.

Son muchos los movimientos que realizamos siquiera sin pensar, en la monotonía de la resignación y aquiescencia más integrada. A menudo, quien habla es el cuerpo y no lo escuchamos, zambullidos en nuestra rutina. Es entonces cuando diseño, moda y ropa interior se complacen juiciosamente para consentirnos en nuestros espacios típicos, mediante los tejidos y la tecnología wearable. ¿Y quién está detrás de estas propuestas? Ahí van algunos ejemplos. En Estados Unidos THNX sugiere ropa interior a prueba de períodos reusable, cómoda, protectora y a la vez, estética, mientras Maria, de Barcelona, crea piezas que estimulan el cuerpo en el espacio público, empoderándolo y desligándolo. Es por eso que hemos querido que ella nos lo cuente.

MARIA_03

¿Qué es BUZZ y por qué nace?

Buzz es el resultado de mi carrera de arte y diseño. Se trata de unas piezas de ropa con tecnología integrada que se activan en ciertas situaciones del espacio publico generando una estimulación en las partes íntimas y erógenas del cuerpo de la mujer y del hombre.

Buzz nace como resultado de un largo análisis de la relación entre nuestro cuerpo y el entorno -ciudad. Empecé con la idea de querer descodificar el espacio urbano, buscando cambiar nuestro rol en este contexto, para abrir nuevas oportunidades a nuestras emociones y comportamientos. Entonces entendí que para cambiar esa percepción tenía que redefinir un nuevo concepto de intimidad y placer.

De algún modo mi cuerpo fue guiando el proyecto. Me basaba en mis propias emociones y necesidades, experimenté con mi cuerpo y con materiales, fue una propia investigación hacia una necesidad personal. Comprendí que había una gran oportunidad para rediseñar la ropa interior que ha criminalizado el cuerpo de la mujer durante mucho tiempo, encontrar un nuevo concepto para ella y abrirla a una idea de espacio y momento íntimo de placer.

GUAT6678

¿Dónde encuentras tu intimidad y dónde te gustaría encontrarla? 

La intimidad la encuentro en esos momentos en los que tomo conciencia de mi y de mi cuerpo. Es un momento aislado del contexto, pero que al mismo tiempo genera vínculos con él. Por ejemplo, siempre hemos asociado los baños con la intimidad. En nuestra educación hablamos muy poco de ella, hasta ahora ha sido un tema poco abierto y se ha querido preservar mucho, hasta al punto de convertirse a menudo en un tabú. Esto ha afectado los espacios donde uno puede intimar con “otros” y con uno mismo, y con ello no me refiero solo al sexo. La intimidad nace entonces de un momento dado por las circunstancias y las sensaciones que te genera el espacio en el que te encuentras, y estos son escasos. Me gustaría que nos sintiéramos más a gusto en los sitios, con la libertad de utilizarlos y tomar el tiempo necesario para nosotros y con los otros, rompiendo los roles establecidos y determinados en cada uno de ellos.

¿Crees que la intimidad es un valor que se ha supeditado demasiado hoy en día? ¿Lo consideras un riesgo?

Creo que vivimos en un momento donde hay una necesidad de liberar nuestros cuerpos y de romper tabús sobre esos momentos íntimos que tan censurados han estado siempre, sobre todo en aquello relacionado con la intimidad femenina. Veo muchas voces distintas proclamándose y expresándose para luchas contra los estereotipos y los ideales, evidenciando la realidad y hablando de su intimidad sin miedo a ser censuradas. Sin embargo, las redes sociales como Instagram (sin ir más lejos) siguen alimentando el ego de nuestra generación, vaciando discursos de contenido y estereotipando la realidad. Esto me genera un amor-odio hacia ellas, pues por un lado me apasiona la agilidad para descubrir proyectos y personas interesantes pero por el otro me doy cuenta de que consumo imágenes constantemente sin llegar a generar demasiado pensamiento sobre ellas. Al final nos encontramos con ideas muy potentes a nivel estético pero muy bajas a nivel de contenido y al mismo tiempo se desarrolla una estética demasiada homogénea ya que, inevitablemente, nos inspiramos los unos con los otros. A menudo me encuentro con muchísimas personas que en lugar de contar historias muestran sus cuerpos y terminan buscando una estatización para venderse a sí mismos acabando con el buen contenido.

GUAT6767

Diseño y sexualidad son dos temas entrelazados en tu proyecto. Ropa interior con tecnología aplicada… ¿Por qué decides experimentar este campo?

Creo en diseñar cuando existe una necesidad, creo en aquello que me incita a ser experimentado y reformulado porque lo que veo no me satisface. Decidí experimentar con el diseño y la sexualidad porque creí que podía ser una buena forma de activar los cuerpos y los espacios, yendo a buscar la función opuesta que ha menudo nos da la ropa interio para jugar y estimular al usuario. Por otro lado, en un mundo donde todo tiende hacia la tecnología, me planteo mis proyectos de diseño como una oportunidad para jugar con ella, entenderla y especular sobre la necesidad (o no) de su integración, mientras experimento para plantear el rol del cuerpo en el futuro. Creo que hoy en día cualquier cosa que nos propongamos es posible y esto me motiva para no ponerme barreras y buscar propuestas que intenten desmarcar lo que tenemos ahora. Cuando miro hacia el mundo wearable me doy cuenta de nuestra tendencia a traducir lo analógico a tecnológico y muchas veces generamos cosas que ya tenemos y ya funcionan. Creo que es muy importante ir a buscar lo que está fallando, o bien encontrar la mejor evolución posible y adaptarnos a los cambios que afectan a nuestros cuerpos.

GUAT6673

La tecnología ha irrumpido en nuestra sociedad irremediablemente. Tu, consciente de ello, la aplicas a tus prendas. ¿Cuál es el futuro de los wearables? ¿Es solo positiva la aplicación de la tecnología a nuestra vida cotidiana? ¿Qué puede aportarle la tecnología al arte, la moda y el diseño?

Más que un futuro wearable, que es el diseño de objetos inteligentes integrados a la ropa, veo el futuro de los tejidos inteligentes. Con esto no solo me refiero a la nanotecnología integrada, sino a tejidos de hongos y otros materiales desarrollados biológicamente. Pueden suponer un gran cambio en los procesos de producción y en la forma de llegar a entender el vestirse desde un sentido más funcional (por ejemplo para tareas específicas, o para tratamientos médicos), sin dejar de lado la expresión y manifestación individual.

La hibridación entre moda, diseño e investigación es uno de tus motores creativos. ¿Qué esperas aportar y que te aporte este cruce? ¿Es para ti una necesidad?

Siendo ambiciosa me gustaría poder romper el gran círculo vicioso e insostenible que han generado las grandes marcas. Creo en la oportunidad de hacerlo mediante la investigación y la aplicación de nuevos materiales. Y sí, esta hibridación entre diseño, moda e investigación surge de la necesidad de proponer nuevas formas de vestir y de utilizar el mundo textil. Mientras la moda sigue redefiniéndose cada 3 meses nosotros la seguimos con los mismos sistemas de producción y formas de consumirla. Mis ideas están muy influenciado por HUNCH Office, un joven estudio de Barcelona que trabaja en la intersección de diseño de producto y moda buscando proyectos especulativos sobre la integración de la tecnología en la ropa. Allí trabajé como diseñadora e investigadora textil y me motivé para focalizarme en los materiales y la investigación, con el fin de encontrar piezas que de algún modo intervengan y aporten funciones especificas a nuestro cuerpo.

Te defines como una artista que explora crear nuevos productos con innovadores materiales y tejidos para transformar valores mainstream. ¿A qué valores te refieres? ¿Puedes ponernos algún ejemplo?

Me doy cuenta de la contradicción en la que vivimos. Gran parte de nuestros deseos van ligados con aquello material pero al mismo tiempo le damos muy poco valor a la materia real del producto. Trabajar con materiales es lo que más me motiva y me inspira. Todo lo que nos rodea está formado por materiales, así que creo en la capacidad de comunicarme con las personas a través de ellos. Creo en llegar a influir en la percepción de los habitantes con su entorno, incitar a valorar la expresión del material y entender todo lo que éste comporta: de dónde sale, cómo ha sido procesado, quién lo ha trabajado, etc. Una vez leí que tan solo conocemos un 15% de las especies, así que me imagino los miles de materiales que tenemos por explorar y por utilizar y busco la forma de ser más respetuosa con nuestro planeta, aportando beneficios tanto a nuestro cuerpo como al entorno. Por otro lado, cuando hablo de valores no solo me focalizo en la producción, sino también en los ideales de una sociedad. Buzz tiene una intención de redefinir el valor social que se tiene sobre intimidad, placer y los espacios donde no está concebido el gozo.

 ¿Cuál debería ser la función del diseño? ¿Es una herramienta estética, funcional…?

Esto es algo que constantemente me planteo y pongo en duda, pero al final intento guiarme por mi intuición, por aquello que realmente me habla de algo y me conmueve. Creo que el diseño sirve para pensar y replantear las cosas y sobre todo, para proyectar nuevas posibilidades. El diseño es algo abstracto y no debería entenderse como un objeto o una imagen, me gusta pensar que simplemente es el método para saber qué se tiene que reinventar, crear, deshacer, tocar… Por otro lado, la estética es algo muy cambiante y que determina la sociedad en cada momento. En el diseño la estética puede ser algo necesario y peligroso a la vez. En mi caso intento que sea lo último a lo que le presto atención y le doy la función final de acabar de seducir a la persona, pero no encuentro el sentido en crear algo puramente bello.

¿Qué es ser artista hoy en día?

Creo que hoy conviven 1.000 ideas de lo que es ser artista. A mi me gusta dejar al lado la idea del genio creador, ya que Instragram nos ha enseñado que ya hoy todos podemos ser artistas. Para mi es comprometerse con el momento, tanto político como social y explotar y explorar al máximo tus habilidades para crear nuevas historias sobre esos momentos. Ser artista es tener sensibilidad y habilidad para ver las cosas desde otros puntos de vista y expresarlas sin importar el formato, el método, el contenido, ¡no hay barreras en el arte!

GUAT6402

Finalmente, ¿cómo definirías tu perfil creativo?

Me gusta la idea de que mi perfil sea difícil de definir, pues creo que hoy los buenos perfiles creativos son aquellos que saben mezclar y explorar las diferentes disciplinas para ir construyendo su propia definición. Intento investigar en todos aquellos campos que me atraigan y se me pongan por delante para plantearme dónde puedo atacar y crear nuevas cosas. Como ya he dicho, me guio bastante por la intuición e intento siempre tener en cuenta mis sentidos y mis emociones, pongo mi cuerpo como punto de partida y de aquí lo relaciono con los diferentes campos. Indago en una exploración que a veces es más material y sensitiva y otras más política e implicada socialmente.

GUAT6605

¿Hacia dónde va BUZZ? ¿Y Maria?

Buzz quiere seguir estimulando a la sociedad y para ello pretende ser más desarrollado. Después de realizar el proyecto se me ha abierto un mundo en el que creo que hay mucho que aportar, tanto propuestas que busquen poner el cuerpo al límite mediante el placer, como nuevas formas de pensar y diseñar la ropa interior.

Maria se va a explorar el mundo de los futuros materiales, sin focalizarse en un solo campo. Quiere ir a encontrar nuevas aplicaciones en aquello que la sociedad genera a diario (como por ejemplo los residuos), y todo ello con la intención de hacer recordar que tenemos cuerpo, sentidos, emociones y pensamiento.