París y su semana de la moda más fotogénica

by it fashion,

La semana de la moda de París llega a su fin, después de 8 intensos días que reúnen a los modistos más prestigiosos del mundo y el público más exigente de la moda, un total de 83 diseñadores han presentado sus propuestas para la primavera-verano del 2018 en la eterna ciudad de las luces. Como cada año, las distintas marcas buscan seducir a los espectadores con atrezzo en las pasarelas, juegos de luces, invitados excepcionales, banda sonora…Pero en esta edición las protagonistas han sido las diferentes escenificaciones que los diseñadores han escogido para desconcertar y maravillar a un público expectante que ya no ve, sino que retransmite el desfile.

Con el boom de las redes sociales, las distintas casas buscan desfiles-espectáculo especialmente diseñados tanto para los que están allí como para los que lo ven a través de sus pantallas. Saben que los asistentes retratarán la pasarela con videos y fotos en directo en sus perfiles personales, y buscan ansiosamente los escenarios mas fotogénicos y las puestas de escena más teatrales. Desde hace años, los escenógrafos más solicitados son Alexandre de Betak y Etienne Russo, que desde hace algunas temporadas compiten para hacerse con el desfile con más engagement. ¿Quién habrá ganado en esta ocasión?

Alexander McQueen 

La marca presentó su desfile en una escenario que quiso recrear un jardín inglés con aires punk y rock, ideado por la directora creativa de la marca, Sarah Burton, que se inspiró en los Jardines de Kew y los de Dixter, para concebir los diseños florales del desfile. La colección también jugaba con esa simbiosis de estampados primaverales y vestidos desgarrados, encaje y botas militares… la belleza de aquello que se contradice.

Karl Lagerferld 

El excéntrico diseñador presentó su colección en un escenario más extravagante que nunca, una representación de un paisaje de montaña a tamaño real, con altísimas cascadas, plantas de todo tipo y una pasarela-puente de madera sobre una enorme piscina de agua en movimiento. El diseño y el montaje de la pasarela vino de la mano de Etienne Russo, siempre fiel a Chanel.

Nina Ricci

El director creativo de la compañía, Guillaume Henry, sentó prácticamente a sus invitados delante de la tumba de Napoleón, en los jardines del museo de ejército de París. La colección de inspiración militar, jugaba con el escenario: chaquetas saharianas, corsés con hombreras, botas de campana…Los acordes monumentales de la séptima sinfonía de Beethoven resonaban cuando las modelos abandonaron la carpa y se ubicaron frente del mausoleo gigante de Napoleón, donde el diseñador Guillaume Henry se presentó para saludar a los asistentes.

 

Louis Vuitton

Nicolas Ghesquière ocupó el Pavillon de l’Horloge del Louvre para presentar la colección de Louis Vuitton Primavera – Verano 2018. Y fue precisamente la Historia que alberga las paredes de este museo lo que inspiró su colección. Una mezcla del estilo más deportivo, junto con cueros y vestidos de lentejuelas.

Yves Saint Laurent

Anthony Vaccarello deslumbró presentando su tercera colección para la casa francesa, inspirándose en los orígenes de la marca: “Solo he querido contar la historia de Saint Laurent y la de París. Nada más”. Quizás el desfile más sensacional de toda la semana: Saint Laurent instaló una espectacular pasarela en el Trocadéro de la capital francesa, con la Torre Eiffel brillando en segundo plano. De fondo sonaron los preludios de Chopin y la electrónica furibunda de Natlife, sobre los que Vaccarello presentó dos líneas en una, una diurna y una nocturna.

Rick Owens

Dejó atrás su culto al negro y se lanzó con los colores empolvados y llamativos: “Normalmente soy demasiado práctico para hacer cosas tan etéreas, pero esta vez digamos que me he dado un respiro”. La voz de Nina Simone envolvía a las modelos desfilando en el espectacular Palais de Tokyo, cuyo hall recuerda a unas mazmorras subterráneas de piedra.