De Slava Zaitsev a Walk of Shame, el ayer y hoy de la moda rusa

by Estel Vilaseca,

Rodeado por su extenso archivo, un orgulloso Slava Zaitev nos muestra la chaqueta verde con inmensos volantes en el cuello y los puños. Su asistente nos explica que fue elaborada a mediados de los sesenta con telas proporciondas secretamente por Pierre Cardin, un viejo amigo del diseñador que una vez lo llamó “igual entre los iguales”. Zaitev, que consiguió renombre internacional en los años sesenta llamado por la prensa europea el “Dior Rojo”, puede ser considerado el diseñador ruso vivo más importante.

De Slava Zaitsev a Walk of Shame, el ayer y hoy de la moda rusa | itfashion.com

Conocido por su estilo excesivo y colorista, Zaitev adaptó el folclore e imaginario ruso en un repertorio de fantasía que lo convirtió en un diseñador único absolutamente adorado en Rusia. Su modelo de pruebas desde hace años posa con algunos de sus modelos favoritos mientras los allí presentes nos trasladamos a su glorioso pasado, cuando se convirtió en el primer diseñador que podía pudo etiquetar sus prendas con su nombre con el beneplácito del govierno soviético. Ahora retirado, Zaitsev, también pintor, diseñador y fotógrafo, es todavía toda una eminencia en Moscú. Ahí donde va, la gente gira las cabezas en signo de admiración y reverencia.

Muy obsesionado con la herencia y el imaginario ruso, Zaitev puede ser también considerado el padrino de la moda rusa. Esta temporada, la MBFWRussia ha celebrado su 30 aniversario centrando todos sus esfuerzos en apoyar el talento ruso, tanto en el interior del país como más allá de sus fronteras. “Históricamente, los diseñadores rusos han estado muy desconectados de la industria, así que aquí estamos nosotros para llenar este huevo y tender puentes que conecten a diseñadores, fabricantes y vendedores”, me cuenta Alexander Shumsky, presidente de la MBFW Russia.

De Slava Zaitsev a Walk of Shame, el ayer y hoy de la moda rusa | itfashion.com

Cada temporada, la MBFW Russia ofrece becas a jóvenes diseñadores para ayudarles a crecer, no sólo a nivel mediático, sino en la industria local: “ Nadie está interesado en ver miles de copias de prada. Y los consumidores están ahora menos obsesionados con las marcas que hace diez años”, puntualiza Shumsky, para continuar: “A nivel histórico, Russia ha proporcionado mucha inspiración, y los diseñadores con más éxitos son aquellos que han alimentado sus diseños con nuestra herencia cultural”. Cita a Alena Ahmadullina, una diseñadora y mujer de negocios que ha construido un imperio inspirado en el imaginario de los viejos cuentos tradicionales rusos. Ahmadullina presentó una de las colecciones más potentes encima de la pasarela esta temporada, con un equilibrio perfecto entre lo creativo y lo comercial.

En el calendario, pero lejos del Manezh, donde se celebraron la mayoría de los desfiles, Jkim y Cap America presentarion sus colecciones a la prensa y compradores. Anka Tsitsishvili, propietaria de la tienda Index Flat y representante de Jenia Kim, una de las diseñadoras más prometedoras de la ciudad, apunta en la misma dirección que Shumsky: “La gente está buscando nuevas marcas e ideas frescas y los editores están contentos de ver cosas diferentes en mi tienda”.

De Slava Zaitsev a Walk of Shame, el ayer y hoy de la moda rusa | itfashion.com

Y de hecho, una de las cosas más interesantes que hemos visto ha sido las diferentes versiones de Rusia que muchos de estos diseñadores emergentes han presentado: la humorística y nostálgica colección de OhSeventyFive con estampados de Matrioshkas y botellas de vodka bordadas en los bolsillos; los setentas soviético-tropicales dibujados por LaRoom; la interpretación moderna de los ballets de Diaghilev que presentó Yasya Minochkina; la juventud post-industrial soviética de la refrescante ZDDZ London; y el siempre irónico y sexy Walk of Shame con una colección parcialmente inspirada por el estilo de las profesoras soviéticas.

De Slava Zaitsev a Walk of Shame, el ayer y hoy de la moda rusa | itfashion.com

Compleja, salvaje, radical, contradictoria, tradicional, moderna…Rusia y sus diseñadores continúan creciendo mientras intentan definir hacia el exterior con interesantes ejercicios creativos y de negocios.

Nota: versión española del artículo “The Evolution of Russian Fashion” publicado en Style.com.