Celuloide y fast fashion

by Sònia Flotats,

the-true-cost

Habíamos visto la première en Cannes hace una semanas, pero fue el pasado viernes cuando se estrenó mundialmente “The True Cost”, un documental de Andrew Morgan que ha llegado para sacudir la industria de la moda y, muy especialmente, la de la fast fashion.

Y es que en “The True Cost” Morgan viaja a lo largo del planeta, desde la India hasta Texas, para observar y preguntar a los diferentes eslabones de este sector –productores, trabajadores de fábricas, representantes de las marcas que mueven el sector, activistas e incluso consumidores-  con el objetivo de obtener la foto más real posible de cómo funciona actualmente la industria de la moda. Una foto en la  que, como podéis imaginar, no todo el mundo sale con el perfil bueno. Y es que “The True Cost” da una buena sacudida a la fast fashion dando voz a los que normalmente no la tienen, pero también a los representantes de grandes grupos como Inditex o H&M que no siempre saben qué decir. Naturalmente, no faltan en el documental los testimonios de las marcas y diseñadores que hace años trabajan en pro de la ética y la sostenibilidad, como Stella McCartney o People Tree.

La necesidad de Morgan por realizar el documental nace en el año 2013, tras el hundimiento de Rana Plaza en Bangladesh, el edificio que albergaba distintas fábricas que producían para distintas multinacionales de la moda y en el que perdieron la vida más de 1.200 personas. Y es que Rana Plaza ha marcado un antes y después en la industria de la moda.

En definitiva, “The True Cost” es un documental sobre la ropa que vestimos, las personas que la producen y el impacto social y ambiental que todo ello supone, contado por sus propios protagonistas. Un material que indudablemente debería ver cualquier persona a la que le gusta la moda. E incluso aquellas a las que no les entusiasma pero que cada mañana, al salir de la cama, se ponen algo sobre el cuerpo. Y es que tal y como asegura  la productora ejecutiva de “The True Cost” y creadora de The Green Carpet Challenge (una iniciativa para vestir de moda sostenible las alfombras rojas), Colin Firth: “El objetivo es que todas y cada una de las personas del planeta vean el documental […] y finalmente digan ‘Ok, lo haremos, iremos más lentos’”. ¿Te apuntas? “The True Cost”.

Si te interesan este tipo de documentales, aquí tienes una selección de algunas producciones audiovisuales que recientemente he visto y que también hablan sobre el impacto social y ambiental de la fast fashion:

SweatShop


Un reality de cinco capítulos que ha elaborado la televisión noruega Aftenposten TV en el que se cuenta la historia de Annika, Ludvig y Frida, tres jóvenes noruegos que viajan a Camboya para conocer de cerca la realidad que viven miles de trabajadores textiles que fabrican ropa para algunas de las grandes marcas de ropa que todos conocemos.

Las Costuras de la Piel


Documental realizado por un grupo de recién licenciados en comunicación audiovisual que tras leer tras leer Capturated by cotton, un estudio de la ONG SOMO que pone de relieve la violación de los derechos humanos de los trabajadores del textil en Tamil Nadudeciden, deciden dejarlo todo y marchar a la India para ver, con sus propios ojos, la terrible realidad que muestra esta publicación.

Traceable


Co-producción canadiense, india y estadounidense dirigida por Jennifer K. Sharpe que sigue el hilo que va del productor de algodón de la India al crop top del centro comercial para descubrir la trazabilidad de la moda barata.

The Next Black


Producción sueca que nos acerca a lo que puede ser el futuro de la industria de la moda. Una visión más positiva donde sostenibilidad y nuevas tecnologías se unen para asegurar el futuro. Dirigido por David Dworsky y Victor Kohler.