Una nueva exposición nos descubre el amor por la botánica de Warhol

by Raquel Bueno,

Andy-Warhol-2
© Andy Warhol a través del objetivo del fotógrafo William John Kennedy.

Hoy se cumplen 31 años de la muerte del maestro Andy Warhol, que fallecía en Nueva York un día 22 de febrero como hoy del año 1987. El legado que nos ha dejado, y que sigue latiendo con fuerza, más vivo que nunca, en la sociedad de nuestros días, es un retrato frívolo –o quizás lleno de ironía– de una sociedad superficial y consumista a la que detestó y –quizás también en un gesto de extraordinario sarcasmo– se entregó hasta el fin de sus días. Ya hace un tiempo afirmó (adelantándose, como siempre, a los acontecimientos futuros y al inminente apogeo de Internet y las redes sociales) que “en el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos”. Él, sin embargo –y para el puro deleite de nuestros sentidos– lo ha sido, y lo seguirá siendo, durante muchos más.

Andy-Warhol

© Andy Warhol a través del objetivo del fotógrafo William John Kennedy.

Por esa misma razón, y porque supo plasmar la realidad de la vida americana como ningún otro artista, ahora el Marie Selby Botanical Gardens de Florida le rinde un nuevo homenaje al que fuera en su día el creador del Pop Art en una nueva exposición que explora una de sus facetas más desconocidas: su amor por las flores y el mundo de la botánica. Es, de hecho, una mirada íntima y colorida a su inclinación, principalmente durante la década de los sesenta, por el estallido ocasional del ya mundialmente conocido movimiento flower power. Aquella que tanto acabaría inspirando al visionario Raf Simons, que utilizaría –entre otras– las ilustraciones de flores del artista en su colección A/W del año 2013 (reinterpretándolas en sus patrones textiles florales de pata de gallo), y a la cual seguirían un sinfín de referencias más en las colaboraciones del diseñador con la Andy Warhol Foundation para Christian Dior y, más recientemente, Calvin Klein (una alianza que ambas entidades han firmado hasta el año 2020, como ya os adelantábamos hace unos días). Sin flores, Warhol también ha hecho su aparición este año en la pasarela de Versace, en el desfile celebración del 20 aniversario de la muerte del diseñador italiano. Donatella rescataba el mítico estampado de Marilyn Monroe de  primavera-verano de 1991, que ahora se encuentra atesorado en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Andy-Warhol-3

Warhol imprimiendo una serigrafía de una imagen de flores. © The Sunday Times.

La muestra de Florida, además, incluirá serigrafías, litografías y prints originales del artista junto a archivos originales de The Factory, un último énfasis al contraste entre la atmósfera infame, decadente y provocativa del estudio y sus agraciadas imágenes. “La fascinación de Warhol con las flores fue mucho más allá del hibiscos”, afirma a propósito de ello Carol Ockman, la curadora principal de Selby Gardens. “Desde sus tempranas ilustraciones comerciales hasta el trabajo realizado justo antes de su muerte en 1987, existen miles de ejemplos del imaginario botánico en su trabajo. ¿Qué mejor lugar para explorar eso que en un jardín?”. La exposición se estrenó el pasado 11 de febrero y permanecerá abierta hasta el día 30 de junio de este año. Y se verá acompañada, además, por Warhol Nights at the Selby Gardens, una serie de actuaciones especiales que incluirán a la Sarasota Opera y la Sarasota Ballet, entre otras compañías de prestigio, y en las que una cosa es segura: a Warhol le seguiremos tirando, todavía, muchas flores.