Una fiesta en los 2000

by Isabel Serra,

 

Maria ke Fisherman
Maria ke Fisherman

“Hacemos lo contrario de lo que la gente se espera”.  Con esta declaración de intenciones, Víctor, de Maria ke Fisherman, empezaba a explicarme el sentido de su colección. Ayer presentaron en Madrid su línea para el próximo otoño junto a una colección cápsula en colaboración con la mítica marca de neumáticos Bridgestone. Son unas constantes nuestras: inspiración asiática, el mundo del motor y la carretera. ¿Por qué la carretera? ”Siempre nos han gustado los camiones, las gráficas afiladas, los cortes rectos y angulosos… Es algo que a nosotros nos gusta, vivmos la geometría.”

Con el mundo del motor como referencia, dicen haber huido del tópico de Fórmula 1, ya que no querían caer en nada obvio ni hacerlo fácil. Por ello, han salido a buscar la carretera en los talleres de mecánicos de los años setenta, en talleres de neumáticos. Monos de mecánico en versión deconstruida y en polipiel, con gráficas vintage. Otra genialidad del dúo: imaginarse la huella de una rueda en un suéter y conseguirlo. Aquí la prueba:

Maria ke Fisherman
Maria ke Fisherman

Más allá de la colección cápsula, tienen otros universos, otra inspiración. “Nos hemos inspirado en una generación de chicos que vivía en Madrid a finales de los años noventa en barrios marginales sumidos en el odio y en la música bacalao. Hemos partido de su estética, que nosotros odiábamos y la hemos revisitado desde un punto de vista nostálgico.” El movimiento nacional-bakala (con templos en discotecas como Skorpia) se traslada a la moda con un street wear lleno de siluetas dosmileras, en plumas de triple relleno:  ”Hemos partido del tópico: el plumas apretado”- me cuenta mientras él mismo se lo prueba, imitando la pose de malote que debían hacer aquellos que él de pequeño tanto odiaba-. “Es un ejercicio que consiste en apropiarse de algo que no te gusta y hacerlo tuyo (como los detalles de exaltación nacionalista), sofisticándolo.” No faltan los pantalones de chandal desmontables a lo “Britney Spears o Christina Aguilera”.

Maria ke Fisherman
Maria ke Fisherman

Los materiales ayudan a construir su historia a base de antónimos: lana de ganchillo contra tejidos técnicos de ski, tartanes (por primera vez) contra punto metalizado, napas estampadas, denim…

Una de las piezas más interesante de la colección es, sin duda, el conjunto de ganchillo hecho por monjas de clausura. “Hemos hecho como una gráfica de doberman asesino y ellas lo han bordado como una bandera de fútbol”. El toque justo de extravagancia que hace diferente y especial una colección.

Maria ke Fisherman
Maria ke Fisherman

Y lo más sorprendente, la puesta en escena. Las modelos se vieron desposeídas de cualquier rasgo de feminidad e identidad, sin apenas maquillaje y con el pelo cubierto y sin cejas. Todo ello casa con las prendas unisex, que evocan un aire neutro.