Un viaje de ida y vuelta: los diseñadores jóvenes en China

by Mónica Maurici,

cime-chaqueta-dorada
Cime

China siempre está presente en la actualidad occidental a través de sus noticias de economía, política, innovación, turismo, comercio … pero también están empezando a aparecer las relacionadas con el mundo de la moda. Los nombres de diseñadores chinos forman parte de las noticias de moda con más frecuencia, y no sólo porque algunos de ellos vistan a las celebrities en la alfombra roja, como es el caso de la conocidísima diseñadora china Guo Pei, sino porque los diseñadores jóvenes están pisando cada vez más fuerte.

Una gran cantidad de estudiantes chinos que quieren dedicarse al mundo de la moda tienen claro que la formación en el extranjero es una oportunidad única. Su paso por las escuelas de moda de Londres o París les aporta un mayor enriquecimiento cultural así como el aprendizaje de otras técnicas en moda muy distintas a las de su país de origen. La visión de la moda que adquiere un estudiante chino en los países occidentales será mucho más internacional y mucho más abierta, y ello influirá de una forma muy positiva en sus creaciones y diseños. Además de cursar en prestigiosos centros como The New School For Design de Nueva York o la escuela Central Saint Martins de Londres, también tienen la oportunidad de participar en los talleres de prestigiosos diseñadores extranjeros y colaborar en la elaboración de sus diseños para importantes eventos de moda o pasarelas internacionales. Sin duda, es una formación única y muy completa para el estudiante.

Rong
Rong

Entonces, ante un panorama occidental tan boyante, ¿por qué los diseñadores chinos deciden volver a su país de origen? La diseñadora Rong nos da la respuesta. Esta diseñadora de Pekín lleva poco tiempo con la marca que lleva su mismo nombre, pero sabe que China es un país de oportunidades:

“China tiene un crecimiento económico estable y además, el interés de los consumidores chinos por la estética y el buen gusto en la moda también han crecido. Quieren llevar algo especial, algo único, y de esta forma se está creando un mercado interesante para los diseñadores de moda. Por otro lado, los diseñadores chinos conocen muy bien la cultura china, ya que forma parte de su pasado y de su vida, y conocen cuáles son los gustos e intereses de los consumidores nacionales. Es decir, a través de este conocimiento tan amplio, los diseñadores chinos se convierten en el puente de unión perfecto entre, diseños exclusivos lo que están buscando los consumidores.”

De esta forma, China se ha convertido en un mercado muy importante para los estudiantes chinos que quieren dedicarse al mundo de la moda, y tras su estancia en occidente no dudan en regresar a China para crear su propia marca. Llegan al país asiático con el concepto de un diseño internacional nuevo, distinto, y ello les aporta distinción y exclusividad. Se convierten en la mezcla perfecta entre oriente y occidente.

RONG

Rong
Rong

Rong es un claro ejemplo de lo que significa exclusividad en la creación de moda. Sólo crea 9 diseños de cada una de sus colecciones. Para la diseñadora, el número 9 representa el mayor número presente tanto en China como en occidente, y por ello, para mantener la perfección y la pureza en el diseño, sólo existen 9 piezas de cada prenda.

CINDY  MENG

Cindy Meng es otra diseñadora china que también está llegando lejos con su marca CIME. Diseña exclusivamente ropa de mujer, y los estilos de sus diseños incluyen tanto ropa para satisfacer las necesidades de las millennials orientales, para aquellas mujeres que buscan un look elegante o para aquellas que son atrevidas y apuestan por prendas arriesgadas en su día a día.

La actividad de ambas diseñadoras en estos momentos se centra principalmente en China, pero no descartan abrirse a otros países extranjeros. De hecho, CIME va a presentar próximamente su nueva colección en Latvia y ambas también muestran sus diseños en el mercado español a través del Concept Store de Fashionable Asia.

Su principal canal de venta y comunicación son los medios chinos como WeChat o Weibo, que acaparan millones de consumidores chinos. El móvil se ha convertido en el principal canal de venta para sus marcas, donde los consumidores chinos pueden comprar directamente sus productos, buscar opiniones de marcas, contactar con diseñadores y marcas, interactuar con otros compradores, pagar de forma segura, etc.

Sin duda, el paso del tiempo conseguirá borrar la imagen preconcebida que solemos tener de la ropa “Made in China”, y poco a poca la idea de ropa de mala calidad y al por mayor irá desapareciendo para dar lugar a la moda más rompedora y exclusiva del gigante asiático. ¿Os atreveríais a vestir los diseños de los jóvenes diseñadores chinos? ¿Os gusta su estilo?

Mónica Maurici vía Fashionable Asia