The Circular Project: así es la revolución de la moda que necesita el planeta

by Colaboraciones it,

tcp (2)
© The Circular Project.

The Circular Project es un proyecto integral de moda sostenible que se enmarca dentro de la Economía del Bien Común y va más allá del simple acto de comercializar moda. Es también el primer espacio multimarca especializado en moda sostenible de Madrid, pionero en España por su enfoque holístico a la hora de trabajar de forma integral la moda como parte de un todo social, ecológico y económico, y cuyo objetivo es favorecer y fomentar el ecodiseño en todas sus vertientes: desde la fabricación a la venta tanto física como online, hasta su comunicación y divulgación en todos los ámbitos. Hablamos hoy con Paloma G. López, su CEO y fundadora, para descubrir un poco más sobre esta iniciativa sin precedentes que se propone romper con todos los cánones preestablecidos de la que ya es la industria más contaminante del mundo. Así es la revolución de la moda que necesita el planeta.

The Circular Project es el primer espacio multimarca especializado en moda sostenible de Madrid. ¿Por qué hacía falta un sitio así en la capital y cómo decidisteis ponerlo en marcha?

Me decidí a abrir este espacio en Madrid movida por una necesidad personal. Hacía poco que había lanzado una marca al mercado con un compromiso social y medioambiental muy marcado, y me di cuenta de que no había espacios en Madrid donde marcas como la mía se pusiesen en valor. En ese momento lo vi claro y me lancé. Ahora me doy cuenta de lo arriesgada que fue mi decisión y del enorme trabajo que hay que hacer para trasmitir el mensaje al consumidor. No hay tregua  pero no me arrepiento, es apasionante y una vez que te engancha ya no hay vuelta atrás: cada nuevo logro se saborea mucho.

SYLVIA CALVO - TALLER
La diseñadora Sylvia Calvo en su taller. © The Circular Project.

Tenemos muy claro que sin un conocimiento profundo de qué hacemos y por qué lo hacemos no conseguiremos enraizar en la sociedad.

¿Cuál es exactamente el ecosistema de la marca y en qué frentes trabajáis?

Nuestro ecosistema es muy variado, movido por un eje común que es el cuarto sector y la innovación social. De Sannas a ECOVE pasando por Social Enterprise, son nuestro ecosistema natural, nuestros pares, donde trabajamos: muy focalizados y de un modo muy alineado. Luego colaboramos con MBFW Madrid dentro del Comité de Sostenibilidad, con ACME llevamos varias ediciones encargándonos de la propuesta sostenible dentro de Madrid es Moda –cada vez con más calado y mayor impacto–, con la Fundación para la Economía Circular vamos a trabajar codo con codo la circularidad en el sector textil y, por último, el frente que considero más importante: la educación, porque si no generamos una masa crítica ésta difícilmente desembocará en un consumo responsable. Lo estoy trabajando con la Universidad de Nebrija, y luego con un proyecto muy novedoso centrado en el retail y otro tipo de relación con el consumidor que es The Human Retail Academy. No obstante, donde queremos trabajar de fondo el tema educativo, sobre todo ahora que se acerca la Fashion Revolution Week, es en la Asociación de Moda Sostenible de Madrid, de la que soy presidenta y con la que vamos avanzando con pequeños y firmes pasos, y poco a poco vamos cogiendo más cuerpo. Tenemos muy claro que sin un conocimiento profundo de qué hacemos y por qué lo hacemos no conseguiremos enraizar en la sociedad.

Para nosotros es más importante que la ropa vaya con la persona, no con las tendencias, y por lo tanto abogamos por la atemporalidad y por el ecodiseño.

El proyecto es pionero en España por su enfoque holístico a la hora de trabajar de forma integral la moda como parte de un todo: social, ecológico y económico. ¿Qué es la moda y cómo impacta al resto del mundo, en vuestra opinión?

Yo me lo pregunto a diario porque, como empresa dedicada a la moda, no nos desenvolvemos tan solo en lo que se supone que debería ser nuestro campo de actuación. Yo entiendo la moda como un hecho transversal que está omnipresente en nuestras vidas: nos guste o no la moda todos vamos vestidos, nadie se inhibe a este hecho. Entonces… ¿Qué es la moda? ¿Es la tendencia del momento? Por lo general todos lo interpretamos así, pero es justo en este punto donde la moda sostenible se desmarca y la dota de un alma que hasta hace muy poco no tenía que es la ética, el compromiso medioambiental y el respeto a la persona se manifieste cómo se manifieste, cada cual con su personalidad y su manera de estar en el mundo. Para nosotros es más importante que la ropa vaya con la persona, no con las tendencias, y por lo tanto abogamos por la atemporalidad y por el ecodiseño.

003
© The Circular Project.

Hace falta volver a repensarlo todo, volver a conectar con la naturaleza, aprender de ella. Todos somos culpables y todos somos parte de la solución.

El objetivo de The Circular Project es favorecer y fomentar el ecodiseño en todas sus vertientes, desde la fabricación a la venta tanto física como online, hasta su comunicación y divulgación en todos los ámbitos. ¿Por qué es tan importante volver a pensar cómo diseñamos, fabricamos, vendemos y comunicamos la moda?

Desde hace ya años se sabe que la industria textil funciona de forma muy agresiva y dañina para el planeta, pero hace unas semanas la ONU la ha calificado de grave amenaza medioambiental y, si a esto le sumamos que a principios de año salió un informe firmado por 15.000 científicos de todo el mundo advirtiendo de la situación límite que vive el planeta, resulta que ya es un problema que nos atañe a todos del primero al último. Ahí la pregunta se responde sola: hace falta volver a repensarlo todo, volver a conectar con la naturaleza, aprender de ella. La revolución industrial nos volvió locos a todos y dejamos de hacer las cosas que hacíamos bien y de valorar las cosas, usar y tirar ha sido la tónica general. En este sentido, creo que hay que construir puentes que acerquen todas nuestras posturas, aquí todos somos culpables y todos somos parte de la solución. La colaboración es fundamental entre grandes y pequeños por un objetivo común o, mejor dicho, por los Objetivos de Desarrollo Sostenible que han recogido muy bien toda esta necesidad imperiosa de cambio.

No sois una tienda al uso, funcionáis también como agencia de comunicación para las marcas y les servís de altavoz para la creación de su proyecto. ¿Cómo les dais proyección exactamente y en qué cualidades os fijáis para aceptar comunicar su proyecto? ¿Qué supone para las marcas el trabajo que realizáis con ellas?

Efectivamente somos una tienda atípica, ya que las marcas encuentran en nosotras un todo en uno: el espacio donde comercializarse de forma física y online y, a la vez, la proyección en redes y medios por nuestra labor de agencia de comunicación. Un movimiento continuo que de forma directa les beneficia y un alcance que de otro modo sería complicado, al ser marcas muy pequeñas. Ahora tienen el respaldo, además de mi proyecto de radio Qué hay de Nuevo en Libertad FM. Por otro lado, el estar dentro de The Circular Project las certifica con unas garantías hacia el cliente final. Nuestro proceso de homologación de marca, iniciado después de la auditoría de la Economía del Bien Común y, posteriormente, el Triple Balance de Sannas, nos obliga a exigir una transparencia y trazabilidad a todos nuestros proveedores. Las cualidades que nos interesan son, sobretodo, la calidad de su ecodiseño y la transparencia con la que realizan todo el proceso. Este último aspecto es fundamental y, si ya tienen un enfoque social en su manera de producción y buscan talleres de integración, se garantizan sí o sí un puesto en nuestro corazón y en nuestro proyecto.

¿Algún ejemplo de éxito?

Servimos de altavoz a muchas marcas que por el hecho de estar en The Circular Project han tenido una proyección increíble. Por ejemplo Art & Seams, Irema, Susana Nakatani o ahora smokeAliens: que aúna arte, sostenibilidad y moda de forma perfecta y original gracias al buen trabajo de José Luis Tejedor, un artista multidisciplinar que con sus originales alienígenas que nacen del humo del incienso consigue una propuesta de marca única. Además, se ha rodeado de un equipo maravilloso que lo está haciendo fenomenal. Avasan y sus originales kimonos son otro ejemplo de excelente trabajo que comienza ahora a sonar con fuerza por la belleza de los tejidos que emplea, todos recuperados de excedentes de fábrica y resultado de los múltiples viajes de su diseñadora. Ella también se siente muy cercana a todas las manifestaciones artísticas y por eso hace unos días uno de sus kimonos fue utilizado por Biomima para vestir a su bailarina Cecilia Gala en su actuación en el Humus Film Fest de La Casa Encendida. Por otro lado, Sylvia Calvo BCN acaba de llegar de la Eco Fashion Week Australia, donde ha desfilado y ha elegido como punto de venta exclusivo The Circular Project. Tenemos una afinidad de objetivos y visión de futuro compartida. Sus diseños se caracterizan por una innovadora manera de concebir la moda, hasta el punto que el corto de su marca ha sido seleccionado por La Jolla International Fashion Film Festival. Ella es experta en economía circular, se ha pasado años investigando con sacos de café y tejidos orgánicos, y esto la convierte en una marca única. Muy recomendable todo su trabajo, y nos traemos entre manos muchos proyectos que iremos contando… Para empezar el día 20 de abril presenta su colección en The Circular Project, ¡estáis invitados!

JOSE LUIS TEJEDOR
El proyecto smokeAliens de José Luis Tejedor. © The Circular Project.

Nuestra lucha es para que se valore el trabajo de todos los actores que han intervenido en la producción y se le dé su justo precio, con unos márgenes adecuados.

Sois un proyecto auditado por la Economía del Bien Común. ¿Cómo afecta este hecho a vuestras prácticas?

Nos ha afectado directamente en nuestro día a día y nos obliga a una serie de procedimientos, o buenas prácticas, que hemos de cumplir con el objetivo de minimizar nuestros impactos pero también a la hora de relacionarnos con los distintos proveedores o colaboradores. Por otro lado, tenemos un compromiso muy claro de innovar también en la forma en la que ofrecemos nuestro producto al cliente. Abogamos por un consumo consciente y, por lo tanto, no inducimos al consumismo porque sí: no hacemos campañas del día del padre, San Valentín, etcétera; pero tampoco hacemos rebajas, ya que nuestra lucha es para que se valore el trabajo de todos los actores que han intervenido en la producción y se le dé su justo precio, con unos márgenes adecuados.

¿Por qué es tan importante implementar de forma definitiva la sostenibilidad en la moda?

La moda es la segunda industria más contaminante del planeta, y en algunos foros incluso he leído que este año pasa a ser la primera, fíjate qué barbaridad. Ya solo con el dato del tremendo impacto que tiene se responde sola la pregunta: es una urgencia y, de hecho, ya vamos tarde a poner freno al deterioro medioambiental al que nos expone y a su impacto social, al ser el fast fashion un hervidero de fábricas donde se explota y se esclaviza a seres humanos. La sostenibilidad –en todos los sectores pero, en este, todavía más–, supone no poner en peligro nuestro legado a las generaciones futuras y garantizarles un futuro digno. Ahora es el momento de que la industria textil tome cartas en el asunto.

La marca que no nazca con un ADN sostenible muy marcado, directamente será descartada. Cerrar el círculo ya no es una opción, es un mandato.

¿Cómo creéis que habrá evolucionado la industria en digamos… Diez años?

En este sentido soy muy optimista. Pienso que vamos a ver enormes cambios en la manera en la que se establecen los procedimientos industriales. Estoy viendo mucho movimiento en las grandes multinacionales del textil y, no nos engañemos, son ellas las que darán la vuelta a la tortilla porque son las que tienen los medios para hacerlo, y a la opinión pública cada vez nos tienen más cerca respirándoles en la nuca, pendientes de sus procesos. No les queda más remedio: la situación ya es en sí misma insostenible y de ahí que se ponga tanto acento en la sostenibilidad. Todas las propuestas que parten desde la economía circular les interesan muchísimo por lo que supone al aprovechamiento de recursos, la inversión en transformación de residuos para generar nuevas materias y la generación de nuevos puestos de trabajo hasta ahora inexistentes que se enfocan en este tipo de economía. Ya vamos tarde para frenar el deterioro ambiental, esperemos que estas reacciones tengan su efecto y, sobretodo, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la diana, que todos seamos capaces de cumplirlos de aquí al 2030. No queda otra.

¿Y qué cualidades serán imprescindibles en los diseñadores y las marcas del futuro?

Cuando hablo con estudiantes de moda lo primero que les digo es que la marca que no nazca con un ADN sostenible muy marcado, directamente será descartada y no será valorada. No solo se tendrá en cuenta un buen diseño de calidad sino que se valorará (ya se hace) cómo ese diseño logra convertirse en una colección. Es decir, el incorporar el ecodiseño a todo el proceso será condición ineludible porque no podemos olvidar que como sociedad tenemos una prioridad: conservar este maravilloso planeta. Será imprescindible que el diseñador tenga en cuenta desde el momento en que se planta la semilla para cultivar la fibra hasta cómo llega la prenda al consumidor final y qué hace con ella, qué uso le da. Será imprescindible que cierre el círculo. Esto ya no es una opción, es un mandato.