Te contamos como se hicieron las escalofriantes cabezas del último desfile de Gucci

by Gina Baldé,

Bajo el nombre de Cyborg, Alessandro Michele nos presentaba hace apenas unos días su última colección Otoño/Invierno 2018 en la Milan Fashion Week. El espacio que acogió la pasarela (una sala de quirófano) ya nos daba alguna pista de que el desfile que íbamos a presenciar no sería del todo convencional. Las modelos de Gucci se transformaron en híbridos con cuernos en sus cabezas, terceros ojos y hasta desfilaron con su propia cabeza a modo de bolso. Así como lo lees. Como si fuera poco, esta mutación humanoide no se quedó ahí. Criaturas de dragón al más puro estilo Juego de Tronos, serpientes o camaleones fueron otros de los elementos que dejaron con la boca abierta al público. Al ver semejante obra de arte, no pudimos evitar preguntarnos: ¿Quien está detrás de esto y como lo ha hecho realidad?

Sin título-2
Proceso de trabajo en la elaboración de las distintas criaturas de la pasarela de la marca. © Gucci.

Fue el estudio italiano Makinarium establecido en Cineccitá, Roma, el responsable de realizar todos los “efectos especiales” del desfile, el resultado de seis largos meses de trabajo. Como cuentan en Vogue, se definen como como “un grupo de artistas antes que técnicos” que integran técnicas artesanas con la tecnología punta, pasando de modelar maquetas al diseño gráfico y técnicas 3D y así lograr el mayor realismo posible en sus creaciones. La empresa, que hasta el momento no había trabajado con ninguna marca de moda, ha colaborado con directores como Scott Ridley, Danny Boyle o Ben Stiller entre otros. Los modelos que fueron replicados tuvieron que viajar varias veces al estudio de Roma para que los artesanos pudieran conseguir la máxima similitud con los clones. Sus caras fueron escaneadas para obtener una impresión digital en 3D y así conseguir el máximo realismo en las expresiones. Posteriormente se elaboraron moldes de sus caras con yeso y silicona. Finalmente, la textura de la piel y las facciones se modelaron a mano en el laboratorio de la fábrica. Mediante un trabajo de esbozos, la ayuda de las últimas tecnologías, muchas pruebas y una amplia variedad de técnicas, las ordenes de Alessandro Michele se hicieron realidad. Según palabras del mismo, la intención con las cabezas fue “una representación del momento de crecimiento y autoconocimiento de una persona, así como de ser consciente de la evolución de uno mismo”. Desde que tomó las riendas de la casa italiana, el diseñador no ha dejado de sorprender a la industria de la moda y mientras tanto nosotros no podemos evitar preguntarnos: ¿Hasta dónde nos llevará la creatividad de este extraordinario diseñador italiano?

1519299580505-Making-of_Gucci_20
Molde de una de las cabezas de los modelos. © Gucci.
vogue_espana_282588997_620x413
Una modelo observa su propio clon. © Gucci.
1519299549800-Making-of_Gucci_7
Los artesanos preparan los cuernos del modelo © Gucci.