Retazos de historia: Elio Berhanyer

by itfashion,

elio

“Toda la vida he sido un impostor”, dijo una vez Elio Berhanyer. Este cordobés de vida novelesca ha permanecido casi siempre a la sombra de sus homólogos españoles del siglo XX. Por ello, hace unas semanas, ACME, la Asociación de Creadores de Moda de España, tiraba la primera piedra para que el país le reconociera el mérito: organizaban una recogida de firmas para que incluyeran al diseñador en la lista de candidatos al premio Princesa de Asturias.

Parece una idónea ocasión para recordar todo lo que Elio Berhanyer introdujo en la moda española, que fue mucho. Nacido en Córdoba, el diseñador vivió una infancia difícil: su padre fue fusilado y a los diecisiete se escapaba de una casa donde no le trataban bien. Se fue a Madrid con lo puesto, dice la leyenda que no sabía ni leer. Pero eso no le impediría comerse la capital patria: en un desfile de Pedro Rodríguez al que atendió como dibujante, quedó fascinado por el mundo del lujo que prometían las prendas de su futuro compañero de oficio. A partir de se momento, se interesaría por el mundo del vestido, dedicándose a diseñar el vestuario de obras teatrales.

Fotografía de Claudio Álvarez
Fotografía de Claudio Álvarez

Cuando consiguió colarse por la ventana de la industria, ya nada le impediría abrir toda puerta que encontrara a su paso. Se relacionó mucho y fuerte con la aristocracia de entonces (fue amigo de la Duquesa de Alba y visitó a la reina Sofía), que le animaría a seguir con el diseño. Aunque sin casa de costura oficial, uno de sus diseños apareció en un anuncio de la firma automovilística Cadillac en la Alhambra de Granada. Ese sería el detonante que lo animaría a fundar su firma, en el año 1960.

Modelo de Elio Berhanyer
Modelo de Elio Berhanyer

Su estilo entronca con la modernidad de Courrèges: desarrollará un gusto arquitectónico, de líneas depuradas y estructuradas: “La ropa es la casa que llevamos encima, para mí es un poco como la arquitectura”, decía el año pasado en una entrevista. En España fue uno de los primeros en acercarse al prè-a-proter e inauguró los desfiles actuales. Usaba música y escenografía, creaba un concepto que captara la atención de los clientes potenciales. Fue, además de un genial diseñador, un mago del negocio. En relación a su óptica de mercado, sería pionero en introducir su nombre entre sus prendas, en un claro intento de autoafirmarse como diseñador y como artista.

b342d61d117d4755abc3e3d0408d8db4
Diseño de Elio Berhanyer

Descubrió a una de las modelos españolas más importantes del siglo XX, Naty Abascal, dándole un estatus y una consideración que hasta la fecha no tenían las modelos, bastante mal vistas por la sociedad. Le dará un sueldo alto, superior al del personal del taller, ganándose reproches entre sus colegas de oficio. Le gustaba la controversia y la extravagancia y en los ochenta explotó.