Ray Musgo y su calzado ecológico, que no lo parece

by Advertorial,

ray_musgo_01

El 2016 fue el año en el que la ropa sostenible se afianzó por fin en la industria. Cuando a principios de año, la gran Birkenstock sorprendía al mundo con el lanzamiento de una línea de zapatos veganos, todo hizo pensar que el 2017 sería el turno del calzado. Pero en España encontramos proyectos como Ray Musgo que ya hace tiempo que pueden presumir de producir calzado ecológico. Leemos en prensa noticias sobre calzado vegano, calzado sostenible y ellos hablan de calzado ecológico.

Pero, ¿qué define un zapato ecológico?

“Nuestros zapatos implican un impacto ambiental mucho menor de lo habitual”, nos explican dese la firma. “Realmente nos gusta decir que nuestros zapatos se elaboran de forma “sostenible”, un concepto más amplio y más adecuado según nuestro punto de vista. No obstante, hablamos también de zapatos “ecológicos”, ya que es un término al que la gente está más habituada”.Un zapato ecológico se define por utilizar materiales respetuosos con el medio ambiente como extractos y fibras vegetales, hebillas libres de níquel que, a la vez, tienen el plus de ser beneficiosos para la salud y de conseguir la misma calidad que los tradicionales. También entra en juego el proceso de producción: es artesanal y de proximidad, lo que se traduce en apoyo a la industria zapatera de siempre y en reducción de emisiones CO2, al eliminar el transporte de larga distancia. Todo ello le da un valor añadido al producto y lo convierte en un pequeño lujo.

ray_musgo_02

Todos estos requisitos los cumple la marca española Ray Musgo, nacida de la mente de dos científicos, Javier Sanchez y Lorena Gasco, para satisfacer la falta de un calzado ético y de calidad que no se olvidara del diseño bonito. “Una de nuestras máximas es hacer zapatos ecológicos… que no lo parezcan. A ojos del consumidor se trata de un zapato “normal”, por lo que nos encanta explicar a la gente lo que esconden detrás”. Su ecuación: diseño + comodidad + sostenibilidad. Ligados a la investigación medioambiental, saben de lo que hablan y dicen apostar por la sostenibilidad por principios: “La sostenibilidad fue el motivo para crear la marca”, nos cuentan. Todo un reto que ya va por su quinta colección.

ray_musgo_05

“Lo cierto es que es un enorme reto fabricar un zapato de estas características, no sólo por la dificultad de encontrar estos materiales alternativos o por su elevado coste, sino también porque se trata de procesos más lentos, que implican un tiempo de elaboración para cada zapato muy superior al habitual. ¡En cualquier caso, es un reto que nos hemos auto-impuesto y que por tanto afrontamos encantados!” Como ellos mismos dicen, su aventura ecológica les ha enfrentado a desafíos como lidiar con tintes y pegamentos. Pueden presumir de producir zapatos libres de contaminación, pues usan un tinte de extracto vegetal (mimosa y castaño) que, aunque conlleva un proceso lento, proporciona pieles nada dañinas para nuestra piel. Sus suelas, aunque parecen como todas, evitan el plástico y usan un biocompuesto innovador (EcoTPU) que incorpora un 60% de aceites vegetales que son igual de flexibles y duraderas.

ray_musgo_04

Para su nueva colección, han ampliado la gama de materiales e incorporan el corcho y el OEKO-Tex. También se renuevan en diseño, adoptando el tacón medio y bajo, muy de temporada. No quieren renunciar a una de sus máximas: la comodidad.

ray_musgo_03

Todas las fotos pertenecen a la nueva colección de Ray Musgo, ya disponible en su web.

www.raymusgo.com