¿Qué fue de la bloguera que pasó un año sin comprar ropa?

by Laura Cadenas,

1

A comienzos de 2016 hablábamos con Cynthia Bagué, la estilista y editora del blog Somewhear, sobre su valiente decisión de estar un año sin comprar absolutamente nada de ropa. Ya podemos decir eso de ¡Reto conseguido! Seis meses después de haber logrado la hazaña, Cynthia comparte en su blog lo mucho que ha aprendido en esta aventura que, según sus propias palabras, “le ha cambiado la vida a mejor”. ¿Cómo? te hacemos un resumen.

Una nueva relación con la ropa

“Mi manera de relacionarme con la moda se ha transformado, y ahora me siento mucho mejor”, confiesa. Destaca que antes compraba ropa sin ser consciente de las prácticas que había detrás de la confección de las prendas, en cambio, ahora disfruta reutilizando prendas, comprando en tiendas de segunda mano o intercambiando ropa con amigas. Una nueva y genial manera de expresar su amor por la moda. “Esa sostenibilidad que empieza cuando decides no comprar ropa durante un año acaba extendiéndose de manera positiva a otras facetas de tu vida”, cuenta en Somewhear.

11

Hay mucho más que fast-fashion

¿Puede el absentismo prolongado generar un efecto rebote? Según Cynthia sí, pero de ello obtuvo un efecto positivo. Semanas después de superar el reto entró en una gigantesca tienda de fast-fashion para comprar un regalo y sin a penas darse cuenta portaba una cesta repleta de ropa. Pensó fríamente y la soltó. ¿El motivo? “El efecto rebote me hizo darme cuenta del rechazo que ahora me dan determinadas marcas y tiendas: la música machacona, los precios inhumanos, los cánones de belleza dictatoriales… ¿de verdad eso nos gusta? ¿de verdad aspiramos a eso?”, plantea.

El orgullo de hacer tus propias prendas

Durante su año sin comprar recuperó algo que solía hacer cuando comenzó el blog, y que poco a poco por pereza había ido perdiendo: customizar la ropa. “He redescubierto ese amor por hacer las cosas tú mismo, e incluso estoy aprendiendo a bordar”, cuenta. Descubre en su blog todas las prendas que va creando y anímate a adentrarte en el apasionante y divertidísimo mundo del DIY.

33

Los pequeños gestos pueden lograr grandes cambios

Aunque confiesa venirse a veces un poco abajo al ser consciente de que los valores poco éticos imperan en muchísimas firmas, reacciona y se promete a sí misma lo siguiente: “Si está en mi mano, cada día intentaré que el mundo sea un poco mejor con mis pequeños gestos”.

Preocuparse de lo que realmente importa

Ahora, “intento coleccionar momentos, no cosas. Y como lo moda sigue siendo algo que me gusta mucho, intento vivirla de la manera más respetuosa posible”, escribe.. Además de convertirse en una consumidora mucho más consciente y responsable se ha dado cuenta de algo que a menudo ignoramos: comprar sin control no nos hace más felices, sino todo lo contrario.

¿Te animas a emular su reto? Si la respuesta es sí, Cynthia te ha dejado en Somewhear un decálogo con 10 consejos para ponértelo un poco más fácil. ¡No hay excusas!

3

Vía Somewhear

Temas que te pueden interesar: , , , ,