Predicción virtual: la inteligencia artificial ya es el presente de la moda

by Andrea Sánchez ,

©Tommy Hilfiger
©Tommy Hilfiger

La inteligencia artificial es un hecho. Día tras día vemos ampliadas sus posibilidades, convirtiéndose, ya no en el futuro, sino en el presente de la moda. Desde hace tiempo, Internet permite a las páginas de moda online el uso de algoritmos y de big data con los que crear sistemas de recomendación para facilitar la búsqueda de productos al consumidor. De esta forma, la web siempre nos propondrá otros productos similares, basados en los que hemos comprado anteriormente, acercándose lo máximo posible a nuestro estilo.

Las marcas buscan ofrecer recomendaciones personalizadas para cada uno de sus clientes y ampliar así sus ventas. Es por eso que algunos estudios comienzan a ir más allá de lo establecido y juegan con el análisis de imágenes y la aplicación de las GAN (Generative Adversial Network), un tipo de inteligencia artificial basada en la creación de imágenes realistas. ¿Cómo funcionan las GAN? Aunque pueda parecer difícil de entender, es tan sencillo como una red neuronal constituida de dos redes enfrentadas. Tras recoger datos sobre el usuario, una de las redes genera imágenes falsas, mientras que la otra usa los mismos datos para comprobar si la imagen proporcionada está a la altura de lo que se le había pedido, siendo lo más realista posible. De esta forma, las marcas no solo podrían ofrecer a los consumidores productos similares, sino que, además, podrían anticiparse y crear de forma virtual diseños nuevos basados en sus gustos.

Memory Mirror
Memory Mirror

Las GAN están todavía en proceso de implantación, y se necesita trabajar mucho más para poder ofrecer servicios realmente satisfactorios más allá de la impresión que puede causar la inteligencia artificial. Costa Colbert, director científico de la start up de inteligencia artificial aplicada a la moda Vue.ai, considera que, a pesar de lo prometedores que parecen estos resultados, se necesitan muchos datos, de manera que solo las grandes empresas con opción de venta en línea podrían encontrarle utilidad. De hecho, esta start up ya está comercializando una nueva aplicación que permitiría crear modelos de forma virtual con los que podríamos ver de forma automática cualquier producto en cualquier talla, substituyendo así las tradicionales sesiones de fotos para los catálogos.

©Vue.ai
©Vue.ai

Pero como ya vimos anteriormente en las tiendas de cosmética, la inteligencia artificial está llegando también a los probadores de los gigantes de la industria en forma de realidad aumentada. ¿Qué sucedería si al llegar al probador con una camiseta este te proporcionase una sugerencia visual de unos pantalones y una chaqueta que le combinasen a la perfección? Pues que, probablemente, lo comprarías. Esto es lo que está sucediendo actualmente en algunos centros comerciales de Shanghái, gracias al sistema FasionAI, implantado por el gigante Alibaba. A través de unos sensores que escanean los productos que entran en el probador, una imagen virtual sugiere otras prendas que combinan, actuando como estilista de moda del consumidor. Alibaba ya ha instalado este sistema en 13 tiendas del país asiático logrando records de ventas. Daniel Zhang, CEO de la multinacional, afirma que el objetivo de esta aplicación es “digitalizar el mundo al por menor que hay fuera de Internet” en un momento en que el consumo en tiendas físicas está en declive.

©Vue.ai
©Vue.ai

Pero la tecnología artificial no ha llegado únicamente al producto final. Grandes marcas como Tommy Hilfiger están trabajando para aplicar este sistema al diseño de las prendas. La marca se ha unido al IBM y The Fashion Institute of Technology for Design and Tech Lab para identificar las nuevas tendencias y llevar los productos lo más rápido posible al mercado, lo que, se prevé, acelerará el proceso de diseño del producto y aumentará las ventas.

Sin embargo, Tommy Hilfiger no es el único que juega con los sistemas de predicción. Después de que Amazon le declarase la guerra a Zara con su algoritmo para diseñar piezas de ropa a demanda, Inditex vuelve a ponerse las pilas para estar a frente de la revolución tecnológica. Esta vez ha decidido enfrentarse a los efectos del cambio climático, cada vez más notorios en las ventas de ropa de invierno. El frío parece que no siempre llega y muchas tiendas cuelgan los abrigos en los percheros durante toda la temporada. Inditex quiere decir basta a esto, por lo que ha comenzado a utilizar herramientas de predicción meteorológica, para ajustar su oferta al cambio climático. Y es que la moda ya no se entiende sin la tecnología. Ya sea para agilizar los procesos de producción, generar más ventas o mejorar la experiencia del consumidor, la tecnología es  la herramienta clave para que las grandes marcas ajusten su producción a las necesidades de un público que demanda experiencias cada vez más más virtuales, rápidas y satisfactorias.