¿Por qué la Shanghai Fashion Week es el escenario de la moda del mañana?

by Anna Pardo Fernández,

SFW18_
© Imagen de Adam Katz Sinding & Dave Tacon vía missbish.com.

La República Popular China, o simplemente China, es el país más poblado del mundo con más de 1.300 millones de habitantes y la primera potencia económica mundial por PIB. El país asiático brilla entre un insólito contraste: sus habitantes viven bajo la sombra del polémico mandato de Xi Jinping y el espectacular crecimiento económico que ha cosechado durante las últimas décadas el país, que ha devastado parte de su geografía y ha causado pobreza extrema en algunos sectores de la sociedad. Entre tantas sombras hay luces que destacan por su energía: China es una de las mayores potencias mundiales en la industria de la moda. Y no, no es debido únicamente a la inmensa cantidad de producción de fast fashion que se fabrica entre sus fronteras: el lujo llega al país asiático para convertirse en el rey del campo de batalla.

Los datos hablan por si solos: según Theluxonomist, el grupo Kering, que aglutina firmas como Gucci Yves Saint Laurent, incrementó sus ventas en un 50% en la nación durante la primera mitad del año 2017, en comparación con lo obtenido el año anterior. Marcas como YSL recibieron incluso incrementos superiores al 60% en ese mismo periodo, poco más que añadir ante estos sorprendentes apuntes. Además, el floreciente mercado de la moda chino también anima a que nuevos rostros, como la diseñadora Yiqing Yin, expandan sus alas gracias a las oportunidades que tal crecimiento en el sector producen para los creadores amateurs.

Y una vez expuesta la situación actual de la moda en el estado, es esencial hacer referencia a la urbe donde emerge esta revolución: Shanghai es la ciudad más poblada de China y una de las más pobladas del mundo, con más de 20 millones de habitantes, un bullicio constante de cultura, diseño y futuro. Por este motivo, la Shanghai Fashion Week pide a gritos la repercusión que merece por su atrevimiento, creatividad y profunda unión con una moda que habla de imaginación sin barreras. Aprovechando que su última edición, celebrada la primera semana de abril en representación de las colecciones de Otoño/Invierno 2018, ha cosechado un éxito sin precedentes, nos adentramos en la semana de la moda más revolucionaria y te explicamos por qué será la futura hormiga reina del calendario internacional. París, Milán y Nueva York tiemblan ante la supremacía de la perla de oriente.

La Shanghai Fashion Week pide a gritos la repercusión que merece por su atrevimiento, creatividad y profunda unión con una moda que habla de imaginación sin barreras.

SFW18_2
© FFIXXED Studios A/W 2018 vía vogue.it.

La tradición y la magia que rodea al viejo continente lo convierte en el principal destino si pensamos en pasarelas. Nueva York ha conseguido situarse en el top 3 de las semanas de la moda internacionales, pero el reinado de las clásicas ciudades ve peligrar su porvenir; Shanghai avanza a pasos de gigante. La urbe ve como sus competidores regionales, Seoul y Tokio, pierden fuerza en la carrera. Según informa BoF, se estima que unos 3.000 compradores asisten a la feria comercial Mode de Shanghai, que opera a diversas escalas y abarca vastos presupuestos de compra: ésta es una parada imprescindible en el calendario de los compradores internacionales. La situación geográfica de la ciudad, la disparidad en su población y el gran nicho de mercado que supone para nuevos inversores la convierte en un punto estratégico perfecto.

La SFW apuesta fuerte por los nuevos creadores que sienten orgullo de ser chinos, ya no pretenden ser considerados diseñadores internacionales, si no que defienden sus orígenes con entereza. Otro punto a favor de este mercado es la mentalidad que adoptan tanto creadores como clientes: buscan seguir la nueva forma de pensar de las tendencias chinas, que favorece la individualidad entre el mar de las marcas de lujo y las repetitivas tendencias y apuestan por la originalidad y la valentía, dos conceptos a los que aún tienen mucho respeto las clásicas firmas europeas y americanas. Quien quiere ganar debe apostar, y tiene que apostar fuerte. En consecuencia, el crecimiento de la Semana de la Moda de Shanghai ha allanado el camino para que un grupo importante de diseñadores de toda la nación puedan presentar sus colecciones y fortalecer los desfiles realizados previamente en las principales capitales de la moda.

La SFW apuesta fuerte por los nuevos creadores que sienten orgullo de ser chinos, ya no pretenden ser considerados diseñadores internacionales, si no que defienden sus orígenes con entereza.

SFW18_3
© Imagen de Adam Katz Sinding & Dave Tacon vía missbish.com.

La Shanghai Fashion Week, sin embargo, apenas ha cumplido la mayoría de edad. Fue creada en 2001, pero ya cuenta con una de las plataformas de estilo emergente más irreverentes del mundo: el conocido como Labelhood. Éste es la nave nodriza de los diseñadores más jóvenes del panorama chino, una plataforma en la que exponen sus creaciones los diseñadores amateurs. En este escenario, cada desfile se realiza dos veces: una para compradores y periodistas y otra para el público. Justin Peng, director ejecutivo de Labelhood, justificó esta decisión a BoF: “No importa si lo ven como una tienda o un festival, lo principal que queremos hacer es intensificar la conexión entre el diseñador y el cliente”. Bajo el eslogan, Meet the Real One, Labelhood presentó la pasada primera semana de abril su apuesta por los diseñadores emergentes de los que oiremos mucho hablar –como Samuel Gui Yang o Wanbing Huang, jóvenes ambiciosos que dictarán los pasos de las tendencias en un futuro. El vice-secretario general del evento Lv Xiaolei, o Madame Lu, defiende: “No podíamos haber imaginado que la Semana de la Moda de Shanghai crecería hasta lo que es ahora hace cinco años. No podríamos haber imaginado a tantos diseñadores desfilando. El cambio es tan rápido en China, que a veces es imposible planificarlo. Somos un portal para descubrir la nueva moda del país”. Unas palabras muy acertadas para describir el asombroso ascenso que está viviendo la SFW en cuanto a impacto nacional e internacional se refiere.

SFW18_4
© Fotografía de Emily Malan vía www.vogue.co.uk.

Una vez comprendido por qué la Semana de la Moda de Shanghai es tan importante a nivel económico y creativo, es esencial hablar del street style. Las fotografías de elegantes modelos o estrambóticos outfits a la salida de los desfiles se ha convertido hace ya mucho en uno de los puntos de inflexión de la industria: quien aparece en estas imágenes se convierte en creador de tendencias. Famosos fotógrafos de moda internacional, como Emily Malan, no han perdido la oportunidad de mudarse a la perla del oriente durante unos días y capturar cada momento clave a través de su lente. El resultado ha sido espectacular: atrevimiento, creatividad y osadía a raudales. Conjuntos imposibles, mezclas de estampados insólitas, melenas de diversos colores…

¿Necesitáis algún dato más para reconocer que el público asiático es el futuro de la moda? Las tendencias son constante innovación, avanzan con el tiempo, y la población de Shanghai no tiene miedo al cambio. Ellos siempre van un paso por delante, adoptan las nuevas tendencias con extrema facilidad. Fueron, sin ir más lejos, los primeros en pasear con los extravagantes modelos de zapatillas de Balenciaga: mientras que Europa se extrañaba antes de encumbrarlos en lo alto del pedestal de la moda, ellos ya los lucían con normalidad día a día. Es importante ser consciente de que el cambio se produce ante una revolución, y ellos ya la están llevando a cabo.

La población de Shanghai no tiene miedo al cambio. Ellos siempre van un paso por delante, adoptan las nuevas tendencias con extrema facilidad.

SFW18_5
© Fotografía de Emily Malan vía www.vogue.co.uk.

Entre extraordinario lujo, emergentes diseñadores, compradores, clientes y el street style más lunático, Shanghai fue el foco de atención de la moda durante una semana. Cuatro firmas asiáticas destacaron entre el conjunto de propuestas por encumbrar la fusión de tradición y porvenir de la que hace alarde la Shanghai Fashion Week: FFIXXED Studios, Private Policy Studios, Samuel Gui Yang y Shushu/Tong.

Con un concepto sobre el estilo que se adapta a las condiciones de la vida contemporánea, los diseñadores Fiona Lau y Kain Picken, a la cabeza de FFIXXED Studios, consideraron la cinta de embalaje como el eje de su colección A/W 2018. Se vieron modelos con vestidos y pantalones con trozos de cinta marrón que parecían unir piezas de tela, así como grandes pendientes de papel de estaño que se remendaban en varios lugares con el mismo material.

Usando la sátira política de Charlie Chaplin en The Great Dictator como inspiración principal de su nueva colección, los diseñadores Haoran Li y Siying Qu, capitaneando al equipo de Private Policy Studios, reflejaron el ambiente de la era de la Segunda Guerra Mundial. Destacaron el estampado de camuflaje, las piezas de color verde militar y las chaquetas bomber. Se proyectaron eslóganes como War Is Over y Give Peace a Chance en la pasarela, y el mensaje global en contra de la guerra de los diseñadores fue acompañado por Imagine de John Lennon.

Cambiado de tercio, el pintor belga René Magritte y su obra The Female Thief, sirvieron de inspiración para la colección A/W 2018 del joven Samuel Yang. El creador abrazó la tradición nacional china mediante las siluetas y los detalles de las chaquetas de traje qipao y Mao, y elaboró su propia interpretación moderna con materiales como el tweed escocés.

Por último, con un elegante telón de fondo de flores, una pila de libros de literatura clásica y una banda sonora compuesta por cantantes apátridas de la década de 1930, los diseñadores Lei Liushu y Jiang Yutong reinterpretaron el uniforme escolar con toques femeninos, como por ejemplo volantes, aunque brillaron los detalles de rebeldía como los paquetes de tabaco ocultos en su ropa y accesorios. La originalidad de sus propuestas, en definitiva, hablaba sobre el atrevimiento que viste cada paso en la metrópoli.

SFW18_7
© Private Policy Studios A/W 2018 vía privatepolicyny.com.

Este evento se postula como el principal escenario de las tendencias internacionales. No será un cambio instantáneo, las grandes capitales aún resisten con fuerza, pero el cambio está por llegar.

Todos y cada uno de los datos aportados tienen el mismo fin: justificar por qué este evento se postula como el principal escenario de las tendencias internacionales. No será un cambio instantáneo, las grandes capitales aún resisten con fuerza, pero el cambio está por llegar. Nuevos inversores, clientes potenciales y revolucionarios diseñadores que conciben una moda sin barreras ni límites apuestan por la SFW como la pasarela del futuro. En consecuencia, no te quedes atrás en la carrera hacia el mañana y mantente atento a las novedades que presenta la ciudad china temporada tras temporada… Y ya nos darás las gracias más adelante.

SFW18_8
© Samuel Gui Yang Studios A/W 2018 vía vogue.it.
SFW18_9
© Shushu Tong A/W 2018 lookbook vía dewmagazine.com.