El museo Galliera de París rinde un sentido homenaje a Fortuny

by it fashion,

fortuny_galliera_01

Este mes, el Museo de la Moda de la Ciudad de la Luz le dedica una retrospectiva a la obra de Mariano Fortuny y Madrazo (1871-1949), el pintor, inventor y diseñador que maravilló a la alta sociedad europea con sus plisados y sus diseños de elegancia atemporal e inspiración greco-oriental. La exposición “Fortuny, un Espagnol à Venise” (Fortuny, un español en Venecia), inaugurada el pasado 4 de octubre, estará hasta el 18 de enero del 2018 en París. Con esta muestra se cierra la temporada española del Palacio Galliera, que se estrenó con “Balenciaga, l’oeuvre au noir” Musée Bourdelle y fue seguida por “Costumes espagnols, entre ombre et lumière” en la Maison de Victor Hugo.

Fortuny quiso liberar el cuerpo femenino y otorgarle el máximo lujo: la comodidad en la belleza. El Palais Galliera expone alrededor de cien piezas cedidas por el Museo de la Moda de Madrid, el Museo del Traje de Madrid y el Museo Fortuny en Venecia. La exposición revela toda la diversidad de su inspiración, incluyendo el famoso vestido Delphos (1909), su diseño más conocido, una columna de raso fino y susurrante, hecho enteramente de seda lisa y plisada con una técnica secreta y patentada, y adornada con cuentas de Murano y cordones. Estos vestidos, en maravillosos colores, se enrollaban y se vendían en pequeñas cajas redondas. Siempre han estado al mismo tiempo a la moda y fuera de moda.

fortuny_galliera_02
© Fondazione Musei Civici di Venezia. Mujer luciendo el famoso vestido Delphos de Mariano Fortuny, 1920.

Mariano Fortuny fue hijo del pintor español Mariano Fortuny y Marsal (1838-1874) y, al igual que su padre, empezó como pintor. Pero se trasladó a Venecia en 1888 y su nombre siempre se ha asociado a la ciudad de los canales dónde creció como diseñador. Sus gustos altamente eclécticos abarcan el grabado, la fotografía, el mobiliario y el diseño de iluminación, así como el diseño de escenarios y la iluminación escénica. En 1906, centró su atención a los tejidos, con su “bufanda de Knossos”, hecha de seda e impresa con motivos inspirados en la cerámica de Kamares de la época minoica. Fortuny reinterpretó los estilos y motivos de la Grecia Antigua, la Edad Media y el Renacimiento, y creó piezas atemporales, sin relucir, con líneas suaves y rectas. El diseñador convertió todas las telas en piezas excepcionales con sutiles reflejos de luz.

En la exposición, a través de los vestidos de mujeres legendarias como la condesa Greffulhe y su hija Élaine, Eleonora Duse, Ellen Terry y Oona Chaplin, los visitantes pueden admirar sus impresiones cuidadosamente hechas de polvos metálicos sobre terciopelo de seda, con influencias bizantinas, japonesas y persas. La exposición de Mariano Fortuny es una invitación al mundo suave y brillante de un diseñador que fue un defensor celoso de la liberación de la forma femenina y un creyente en el lujo final: el confort. Una inmersión total en la elegancia atemporal.

fortuny_galliera_03
Detalle del vestido Delphos.

En los 110 años desde que Fortuny patentó su método para plisar, su método no ha sido descodificado. Hasta ahora. La pieza final en el espectáculo del Palacio Galliera, que se dice que evoca el mundo de Mariano Fortuny, es un vestido remasterizado Delphos. A diferencia de una nueva versión inspirada de Mary McFadden, o incluso de una maravilla flotante del espectáculo de alta costura Valentino Spring 2016, algunos de los cuales fueron creados en colaboración con la casa de Fortuny, este nuevo Delphos, dice el director creativo de la compañía, Mickey Riad, “desbloquea el secreto del fundador“. Aunque su proceso es exactamente el mismo que el del español, se hace plenamente responsable de los resultados. Con esta obra quiere: “no sólo preservar la historia como era, sino preservar el espíritu emprendedor de Mariano Fortuny y su lado innovador”, explica Raid.

fortuny_galliera_04

Temas que te pueden interesar: , ,