Los Millennials: del ‘lo quiero’ al ‘lo disfruto’

by Sònia Flotats,

Kleiderei,
Kleiderei

En los últimos meses han aparecido números artículos que aseguran que los millennials, aquellas personas nacidas entre los años 1981 y 2000, están revolucionando los hábitos de consumo. Y es que parece ser que esta generación, que ahora tiene entre 15 y 34 años, a diferencia de sus progenitores ya no mide su éxito o su status social por lo que tiene o lo que deja de tener, si no por las experiencias que vive y lo que disfruta en el momento.

Consecuencia de ello es el éxito que están teniendo empresas como AirbnB o Wallapop, que en lugar de animarnos a poseer un apartamento en la playa o comprar el último modelo de exprimidor, nos proponen el alquiler o la compra-venta de segunda mano; empresas que han cambiado el paradigma de los negocios como los conocíamos hasta ahora.

Kleiderei
Kleiderei

La industria de la moda, por supuesto, no se escapa a este nuevo modelo de consumo de la generación que se ha incorporado al mercado laboral en los últimos años y que lo dominará en no muchos más. Y de esta manera, mientras sus padres han visto en la compra de ropa de segunda mano únicamente una oportunidad para ahorrar, para los millennials adquirir ropa en tiendas de este tipo supone un acto de sentido común, un aporte al medio ambiente y a la sociedad y, como no, una experiencia de compra mucho más apasionante que la que les ofrecen las grandes superficies. Y es que no es casualidad que no haya fin de semana sin un nuevo festival de moda vintage o una pop up de ropa de segunda mano.

Otra de las fórmulas que parece que cada vez está tomando más fuerza es la de las tiendas donde en lugar de comprar ropa, la podemos tomar prestada por una módica tarifa mensual. El modelo, que hace años se puede ver en Estados Unidos o países como Alemania o Holanda, saltó a los medios de comunicación españoles hace unas semanas a raíz de la Ropateca, una tienda de estas características que recientemente ha subido la persiana en Barcelona. Sus creadoras se inspiraron en Kleiderei, una tienda de alquiler de ropa que desde hace más de dos años funciona en Hamburgo.

En esta misma línea encontramos marcas de moda que, nacidas con un ADN sostenible, han visto la importancia de ofrecer este tipo de servicios a sus clientes. Un buen ejemplo es el de Mud Jeans, que ha ideado un sistema de leasing de tejanos con el que, pasado un año, el cliente puede decidir quedárselos, cambiarlos o devolverlos a la tienda. O la marca de outdoor Patagonia, que en algunas de sus tiendas ya cuenta con una sección de ropa usada.

mud-jeans

Sea a través de la compra-venta, el alquiler o el intercambio, está claro que los “NOwners,”, que es como ha bautizado la responsable de marketing de Depp Focus, Jamie Gutfreund, a esta generación que ya no quiere poseer por poseer, van a ser los que marcarán las decisiones de compra de las próximas décadas. ¿Sabrán adaptarse las marcas “de toda la vida” a este nuevo modelo?

patagonia-millenials

Temas que te pueden interesar: , , , ,