Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas

by Vicente Benavent,

Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com

Inicio: Joven artista y creador de joyas cae rendido ante una fachada Art Nouveau.

Nudo: Alquila el bajo como taller y se entera de que su anterior inquilino también fue joyero. Pero no uno cualquiera, sino el joyero personal del dictador portugués António Salazar.

Desenlace:Entre los trabajos de este nuevo artista: broches y esculturas con forma de animales. Referencia constante al trabajo de René Lalique, uno de los pilares fundamentales del Art Nouveau, período en el que se construyó el taller.

Et voilà, se cierra el círculo.

Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com

Las leyes del azar y sus coincidencias son caprichosas, a veces aciagas, pero siempre resultan graciosas cuando terminan encajando. Así, nos metemos de lleno en el corazón de Lisboa, en el barrio de Mouraria. Aquí nació el fado, y parece que en este entramado desordenado de calles empinadas y angostas se pudiera celebrar por derecho la nostalgia.

Justo allí, en medio del corazón de la añoranza y la melancolía, apareció de repente esta peculiar –y preciosa– fachada. Ésta sería una deliciosa rareza en cualquier otro punto de la ciudad, pero es un geranio fuera del tiesto en pleno bairro. Porque es recargada, con filigranas de hierro y detalles dorados sobre un elegante fondo en color verde.

Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com

Sebastiao Lobo da forma a sus creaciones dentro de ese espacio. Grandes esculturas de arañas y moscas, y broches con forma de hormigas, cucarachas y ciempiés; invertebrados que se arman a base de trabajar alambre y retorcerlo sobre sí. Las joyas-insecto de René Lalique son una fuente de inspiración constante para Sebastiâo Lobo, y las cita como referente. Pero unos ojos que han crecido en el Alentejo portugués se curten en la aridez del paisaje, entre extensos campos de trigo. Y el colorido del francés muta aquí en la sencillez del negro y dorado; en materiales como latón, asta y alambre. Tienen algo de misterioso e hipnótico sus pendientes, que recorren el borde la oreja cargados de plumas. O sus collares inspirados en las hojas de eucalipto. Piezas compactas y asequibles, y otras extravagantes y sofisticadas que atrapan todas las miradas. Un potente universo creativo que arranca el vuelo con una apuesta por la joyería sin abandonar su incursión en la escultura.

Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com Sebastiâo Lobo, entre joyas y esculturas | itfashion.com

Temas que te pueden interesar: , , , , , ,