Loope, o todo lo que cabe dentro de un triángulo

by Eugènia Sendra,

Loope, o todo lo que cabe dentro de un triángulo | itfashion.com

Un rectángulo, ocho curvas y una sola cremallera. Lo último que pensamos es que pueda convertirse en un bolso. Lo mismo sucede con el triángulo doblado que, al desplegarse, adquiere toda su dimesión estética y práctica. Son los One Piece Bag, los bolsos que la arquitecta Mónica Juvera diseña bajo el nombre de Loope.

Miembro del despacho MS-XI, que ha firmado obras como el Centro Cultural Federico García Lorca de Granada o el Serlachius Museu Gosta Pavilion en Finlandia, Mónica notó el parón de la arquitectura y junto a su pareja y socios empezó a dar vueltas sobre un futuro que parecía incierto. Era el momento de tirar adelante proyectos personales, nacidos de la curiosidad por los objetos utilitarios de uso personal, y hacerlos compatibles con los encargos arquitectónicos. «Sólo había hecho arquitectura, y buscaba algo en lo que pudiera diferenciarme… sabía que me equivocaría, pero quería probar».

Loope, o todo lo que cabe dentro de un triángulo | itfashion.com

Loope fue un proceso. Primero Mónica investigó y encontró patrones de bolso, las formas reiteradas y repetidas de las que partían la mayoría de diseñadores de complementos, pero no los emuló. «Podía competir con el mundo de la moda, pero no soy un libro de estilo, o podía trabajar con la estructura de un objeto, así que aposté por la segunda vía, por crear un bolso de una sola pieza completamente cerrado. ¿Hay alguno así, a parte de los ancestrales furoshiki?». Los primeros prototipos de Loope, ahora sobre la mesa del estudio que comparte con otros creativos en Gracia, estaban hechos con materiales industriales derivados del papel, como el TyVek de DuPont, que es ecológico y reciclable. Cuando Mónica encontró la forma de cerrar sus geometrías –ha patentado su cremallera en línia continua– empezó a comercializar sus sobres y bolsos de mano de colores vivos y de precios asequibles en tiendas como Vinçon.

La firma ya tenía forma, pero la arquitecta se dio cuenta que también buscaba un fondo, el valor del objeto que se alejaba de los principios de novedad y rapidez que el American Way of Life exportaba al norte de México donde ella había crecido. «El tiempo es estático, lo queremos ver todo siempre nuevo, y yo quería pensar en velocidades, en sentir que haces tuyo el objeto». Para hablar del tiempo, hacer algo diferente y casi eterno, la piel –protagonista de la colección que lanzó en 2013– se ha convertido en su mejor aliada.

Loope, o todo lo que cabe dentro de un triángulo | itfashion.com
Mónica Juvera

Mónica trabaja con curtidos vegetales que provienen de las ‘concerias’ italianas: «huelen, son suaves y agradecidas, te abrazan y son dóciles», resume la arquitecta, consciente de que sus bolsos atraen también por el tacto. La construcción de los Loope termina en Ubrique, donde las manos artesanas dan forma a modelos como la cartera Coin, el clutch Party, el saco 2am –con perforaciones a cargo del estudio Doctor Magenta, que se inspira en las luces de ciudad a la madrugada– o el clásico, el Market (los comercializa en tiendas como The Outpost).

«Para mi Loope es un liezo, una pieza que visualizas en 2D y 3D, tiene capacidad visual. No responde tanto a una búsqueda de estilo sino un experimento geométrico… es lo que me apasiona, y es lo que se hacer». En su último viaje a México también ha observado con atención la indumentaria indígena. Issey Miyake, la construcción de las piezas y la versatilidad del movimento pueden descubrir algo de los nuevos proyectos de Mónica, una creadora inquieta que ha convertido sus triángulos de capacidad sorprendente en una prolongación de su cuerpo.

Loope, o todo lo que cabe dentro de un triángulo | itfashion.com