No solo a Saint Laurent inspiró Mondrian

by Laura Cadenas,

portada

“La moda no es un arte pero para dedicarse a ella hay que ser artista”, decía Yves Saint Laurent. El creador francés amaba el arte tanto como diseñar, así lo atestiguaba su nutrida colección de pintura en la que albergaba obras de artistas como Cézanne, Matisse, Picasso o Mondrian y que salió a subasta en 2009 logrando la recaudación más alta hasta la fecha por una colección privada. También fue el primer diseñador al que el Metropolitan Museum de Nueva York dedicó en 1983 una retrospectiva en vida, todo un hito en una época en la que introducir la moda en los museos aún implicaba reticencias. Pero si hablamos de arte y de Saint Laurent, un pintor y una prenda resultan ineludibles: el mítico vestido Mondrian (1965) en el que una sencilla silueta de punto ejerció de lienzo para impregnar los colores primarios y las líneas rectas que caracterizaron la obra neoplasticista del artista holandés Piet Mondrian.

1

Si Mondrian abanderó la abstracción en el arte, Saint Laurent fue el precursor de subir el arte a la pasarela. Hasta el 15 de agosto, el Museo Municipal (Gemeentemuseum) de la Haya acoge la muestra “Moda con estilo, en la que a la icónica pieza del modista francés le acompañan otras 45 firmadas por Prada, Issey Miyake o Ágatha Ruiz de la Prada, entre otros, para atestiguar la ineludible referencia de Mondrian en el mundo de la moda. La exposición forma parte de las celebraciones por el centenario de la revista De Stijl que fundada por Mondrian junto con los pintores Leck y Theo van Doesburg sirvió de plataforma para difundir las consignas del neoplasticismo, corriente artística que buscaba representar las verdades absolutas del universo eliminando todo lo superfluo en un intento de alcanzar la esencia. Disciplinas independientes o no (esto daría para otro artículo), moda y arte llevan tiempo estrechando lazos.

2 3