No olvidamos a Manuel Pertegaz

by Teresa Avendaño,

33766950_201648033981002_2867077273524109312_n

Exposición Pertegaz. Moda y Arte (2018). © Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos.

Hace apenas unas semanas se homenajeaban en Olba (Teruel) los cien años del nacimiento de Manuel Pertegaz en la pequeña localidad. Cien años desde que naciera aquel niño que comenzó a trabajar en sastrerías con algo más de diez años y que acabó siendo un prodigio de la aguja y la costura, llegando a abrir su primera casa de moda de alta costura a la temprana edad de 25 años. Fue el primer diseñador español que conquistó la lujosa Quinta Avenida de Nueva York, gracias a sus diseños elegantes y sofisticados con una innegable modernidad; unos diseños delicados que vieron nacer a la mujer cisne: cuello esbelto, curvas acentuadas y figura estilizada. Han pasado muchos años desde aquello, y la Aragón Fashion Week quiso inaugurar la exposición Pertegaz. Moda y Arte para que su reconocida figura no cayera en el olvido. Una pequeña muestra donde el modisto –también aragonés– Arturo Guillén confeccionó los vestidos del icónico diseñador para que seis pintores e ilustradores –Rebeca Zarza, Fernando Romero, José Moñú, Le Désert, Mercedes Bellido y David Adiego– los intervinieran libre y artísticamente, convirtiendo los clásicos diseños en sorprendentes lienzos.

1409397041_279300_1409397620_album_normal

Taller de Manuel Pertegaz en la década de los 50. © Maspons Ubiña.

Dentro de la moda española ha sido posicionado a la altura de Balenciaga y, sin embargo, su nombre siempre quedó en segundo plano, quizá por las reticencias del diseñador a salir fuera. Las agujas fueron una extensión de su cuerpo y toda su historia giró alrededor de las telas y los hilos. El año pasado dos importantes exposiciones, una en Madrid, la otra en Barcelona, reivindicaron su figura. De hecho, llegó a cruzar el charco junto a Valentino o Emilio Pucci para presentar sus colecciones en diferentes lugares de Estados Unidos y terminó recibiendo el Oscar de la Costura por la Universidad de Harvard. El diseñador tenía, además, una capacidad admirable para anticiparse a las tendencias y, cuando en España llegó el prêt-à-porter con el fin de la dictadura, Pertgaz no dudó en adaptarse a este concepto, inaugurando nuevas boutiques que integraran esta idea.

36538043280_a0d3a5fa7e_o

Vestido de 1958 en la exposición Manuel Pertegaz (2017). © Eugenio Recuenco.

Sorprendentemente no quiso dejar un sucesor para su firma tras su muerte y, quizás por esa misma razón, la casa, que sigue en activo, no siguió creciendo como lo había hecho durante tantas décadas. Ahora, los seguidores del modisto –tal y como se presentó durante la Aragón Fashion Week– podrán tener en sus manos el libro de Javier Hernández, Manuel Pertegaz. El hombre que rozó la perfección (Gobierno de Aragón/Torre Village, 2018). Una obra que recopila la vida del artista y aproxima el lector a los acontecimientos que marcaron su profesión, dando especial importancia a los duros años de posguerra. Es, además, la primera semana de la moda que se celebra en Zaragoza, un gran evento que ha dado la oportunidad a jóvenes talentos y ha conseguido descentralizar este arte de las grandes capitales, expandiéndose a nuevos lugares más pequeños. En esta primera edición la organización ha querido poner el foco en su paisano Manuel Pertegaz, recordando su verdadera historia sin recurrir –como tantas veces se ha hecho– al vestido nupcial que le hizo a la Reina Letizia. Han avivado su imagen para que no se convierta en algo borroso y, esperemos, no tengan que pasar cien años más para que vuelva a estar presente.

pertegaz2

Suzy Parker con un vestido de Pertegaz (1954). © Vogue. 

1409397041_279300_1409399186_album_normal

Laura Ponte con un diseño de Pertegaz de 1972. © Toni Bernad.

1409397041_279300_1409400380_album_normal

Presentación de su perfume Diagonal durante una cena en su finca (1968). © Carlos Pérez de Rozas.

1409397041_279300_1409399641_album_normal

Laura Ponte posando con un diseño de Pertegaz en 2004, para el catálogo de la exposición retrospectiva del Museo Reina Sofía. © Toni Bernad.