MBFW Madrid, entre homenajes y destinos lejanos

by Laura Cadenas,

Ulises Mérida
Ulises Mérida S/S18

Tras un primer día alejada de Ifema, Merces-Benz Fashion Week Madrid regresaba al habitual pabellón 14 del recinto ferial. Un doble homenaje a David Delfín y a Bimba Bosé a través de la proyección de un corto dirigido por Diego Postigo daba el pistoletazo de salida a esta segunda jornada de desfiles. Una nota de tristeza para comenzar, acompañada del reconfortante recuerdo, ejemplificado en estos dos genios, de lo grande que puede llegar a ser la moda española.

Ulises Mérida fue el primero en salir a escena. Las siluetas trapezoidales y los acabados fluidos marcaron la colección del diseñador toledano que como viene siendo cada vez más habitual en la industria, estrechó lazos con el see now buy now. Mérida mostró cinco modelos de camisa, su ya prenda fetiche, realizadas en colaboración con la firma Mirto, las cuales ya están a la venta.

Ulises Mérida S/S18
Ulises Mérida S/S18

Andrés Sardá, Francis Montesinos y Ion Fiz practicaron el escapismo transportando a los visitantes a destinos remotos. Nuria Sardá, directora creativa de Andrés Sardá, evocaba el glamour del Hollywood de los años 40 y México, Perú y Argentina inspiraron la siempre espectacular propuesta de MontesinosIon Fiz, no se alejo tanto. La riqueza cultural de la ciudad de Melilla fue la fuente de inspiración para su colección Primavera-Verano 2018, con la que celebra su decimoquinto aniversario en el mundo de la moda. Como novedad, además de prendas de hombre y mujer presentó conjuntamente su primera línea infantil. Bajo el título de “Dahia”, el modisto bilbaíno quiso honrar a Dahia al-Kahima, reina y guerrera bereber que libró batallas en el siglo VII. Un símil al bonito proyecto que acompaña a esta colección, cuyas prendas han sido confeccionadas por el taller textil de la asociación Lal La Buya, formado por mujeres en situación de vulnerabilidad. Mujeres, en su mayoría supervivientes de la violencia de género, que luchan por una nueva oportunidad. El contraste cultural enriqueció gratamente los looks que con guiños étnicos no perdieron un ápice de contemporaneidad.

Ion Fiz S/S 18
Ion Fiz S/S 18
Ion Fiz S/S18
Ion Fiz S/S18

A mitad de la jornada un nuevo homenaje marcaba el calendario. Ágatha Ruiz de la Prada decidió rendir tributo al maestro Balenciaga, que este año celebra su centenario. “Ante todo, esta colección es un hito de patronaje y costura”, rezaba la nota prensa. Estructuras aparentemente imposibles, abullonados, frunces…Los volúmenes, clave en el trabajo de Balenciaga,  se apoderaron de la pasarela. “Hemos llevado nuestro taller a los limites de sus posibilidades y fantasías”, decían desde la firma. Sin duda, una de las mejores colecciones de la diseñadora en la que vestidos baby doll y siluetas cocoon se reinventaron inundándose de color. Lunares, tocados en forma de corazón y altas plataformas en glitter rosa sirvieron para conectar con el divertido espíritu de la casa. Con el público venido arriba, Resistiré, cantada por El dúo dinámico y Alaska puso la banda sonora al final del desfile.

Ágatha Ruiz de la Prada S/S18
Ágatha Ruiz de la Prada S/S18
Ágatha Ruiz de la Prada S/S18
Ágatha Ruiz de la Prada S/S18

Y de la explosión cromática pasamos al pureza del blanco, color matriz en “Hipnótica”, la colección presentada por Devota&Lomba. Modesto Lomba renuncia al color de forma intencionada, “quiero dar valor al trabajo que encierra cada prenda, al patrón, a la costura”, declaraba. Trabajadísimos tejidos, como el nido de abeja desestructurado, el mix de sedas, linos y algodones y arquitectónicas estructuras ganaron fuerza en la monocromía. La influencia oriental estuvo presente en fajines, babuchas y prendas kimono; pero sobre todo en la actitud zen implícita en la propuesta: “un espacio sensible de irrealidad y pureza, un espacio interno donde todo se rompe para volver a nacer”.

Devota&Lomba
Devota&Lomba

Bajo la nueva dirección creativa de Carolina Menéndez y aún sin haber resuelto el litigio con su fundador, apartado de su propia marca,  la firma Ángel Schlesser despedía Ifema con una colección tan funcional como elegante en la que trabajados pespuntes, jacquards y líneas depuradas marcaron la pauta.El punto final a la jornada lo puso Isabel Nuñez, que prestó su colección, inspirada en el lujo y la tradición artesana de Oriente Medio,  en la Fundación Fernando de Castro.