Maria Grazia Chiuri muestra su cara más feminista

by Teresa Avendaño,

feminist-DIOR-ss17-Maria-Grazia-Chiuri-fwp-FashionDailyMag-
Parte del desfile de la colección S/S 2017 de Dior (París). © Getty Images.

Maria Grazia Chiuri es una de las pocas mujeres que está al mando de una maison de lujo en la actualidad, Dior. Llegó a la reconocida firma en 2016, revolucionando la  industria de la moda con mensajes feministas en sus pasarelas y de la mano de camisetas que dieron la vuelta al mundo. Estudió diseño en el emblemático Instituto Europeo di Design de la capital italiana y saltó al mundo de la alta costura junto a Pierpaolo Piccioli: ambos fueron fichados por Valentino para hacerse cargo del diseño de accesorios de la firma en 1999. La diseñadora nacida en Roma, de 54 años, concedió hace unas semanas una entrevista al New York Times en la que habló sobre diseño, feminismo, nuevas generaciones y el cambio que está viviendo el mundo de la moda. No te pierdas ni un detalle de todo lo que pasa por la cabeza de esta extraordinaria directora creativa.

_DIO0045
Parte del desfile de la colección ready-to-wear  S/S 2018 de Dior (París). © Yannis Vlamos / Indigital.tv.

La historia detrás de We Should All Be Feminists

Chiuri protagonizó uno de los grandes momentos de la historia de Dior, cuando en septiembre de 2016 su pasarela se llenó de camisetas donde podíamos leer el mensaje que acabó por hacerse viral en todo el mundo: Todos deberíamos ser feministas. Fue su entrada triunfal a la gran firma, aquella que la puso en boca de todos los medios y que acabó llevando la conciencia activista de su público a los desfiles y escaparates. El slogan salió de la escritora Chimamanda Ngozi Adichie y su breve ensayo We Should All Be Feminists, mundialmente célebre a día de hoy. A propósito de ello, la diseñadora habló sobre el riesgo que corrió al capitalizar este movimiento social: “Ella [Chimamanda] entiende que el feminismo es para todas las mujeres y no tiene miedo a decirlo”. Comentó también que, un año después de esa rebelión, había mostrado en la pasarela una camiseta con el título de otro ensayo de la feminista Linda Nochlin donde ésta se preguntaba: ¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?”. Según la diseñadora, quería cuestionar la idea de que al hombre siempre se le asocia con la imagen de genio, y la mujer nunca va más allá de la feminidad.

christian_dior_pasarela_928647704_683x

Parte del desfile de la colección S/S 2018 de Dior (París). © Kim Weston Arnold / Indigital.tv.

Rachel, la hija de 21 años de Chiuri, su principal inspiración

Centrada en este activismo, Chiuri siguió defendiendo que a la gente le gusta creer en la figura de un maestro, algo que ella rechaza por completo. En sus propias palabras, los diseños de la casa son el resultado de la colaboración y el trabajo en equipo, y no un esfuerzo único e individual. Además, reconoció que fuera de Dior también tiene una influencia muy importante: Rachele, su hija de 21 años que reside en Londres. Admitió al New York Times que gracias a ella consigue ver el mundo con otra perspectiva, teniendo en cuenta y escuchando a las generaciones que vienen detrás: “Ella me desafía y me hace pensar. Me parece esencial entender cómo se sienten las mujeres de su edad”. Asimismo, la máxima representante de Dior apoyó durante la conversación el movimiento #MeToo, relacionándolo con el mundo de la moda y con la cohesión que existe entre éste y el universo del cine. Para ella, la moda se puede disfrutar a la vez que se tiene una conciencia política; puede ser una forma de rebelión, de entender lo que demanda el público y lo que realmente le preocupa.

Document-Journal-Maria-Grazia-Chiuri-Rachele-Regini-THUMB_HEADER
Maria Grazia Chiuri y su hija Rachele (2018). © Johan Sandberg.

La moda y su trepidante velocidad

La moda no podía quedar de lado durante la entrevista, y Chiuri afirmó que seguir manteniendo la identidad de Christian Dior es un trabajo complicado: no sólo debe concentrarse en las dos grandes colecciones anuales, también tiene que poner la mirada en las colecciones crucero, el prêt-à-porter, los accesorios, la cosmética… A pesar de todo lo que lleva a sus espaldas, dejó claro que lo primordial es pensar en uno mismo, no permitir que tu personalidad desaparezca ni dejar de lado las pasiones que nos complacen. Sin duda, ella es uno de los muchos ejemplos de mujeres que están transformando el mundo. Es el espejo de una sociedad que ha despertado y el reflejo de una lucha por la igualdad, que no permite que todo gire alrededor de los hombres. Cada vez son más las figuras femeninas que están en la cúspide de las empresas y –a pesar de que el camino es difícil y todavía queda mucho por hacer– poco a poco el silencio se está convirtiendo en empoderamiento.