Lujo y retailers: la industria exige cambios

by Isabel Serra,

5-IMG_9964.jpg.fashionImg.veryhi

Los expertos de la industria prometen un futuro plácido para el lujo. Según los estudios (BCG y Exane BNP), en 2023 el número de consumidores de bienes de lujo ascenderá a 490 millones con una facturación aproximada de –tomad aire- 1.85 billones de euros. Aunque en ascenso, los cambios que proponen las nuevas generaciones –léase millenials- exigen a las marcas de lujo nuevos conceptos, nuevas propuestas. Ya se sabe, eso de reinventarse o morir. Lo de escaparates bonitos parece no ser suficiente. Influye también que la compra online es cada vez más potente. Según este estudio, un 70% del total de encuestados interactuaría con la marca más de una vez al día, vía Instagram o cualquier otra red social.

Y estas exigencias se traducen, claro, en experiencias. El mejor ejemplo es la tienda de Fendi en Roma, donde los clientes lo primero que ven al entrar es el atelier donde las costureras hacen sus maravillas. Esto es como entrar en el corazón mismo de la maison, en su alma.

30_palazzo-fendi-boutique-fur-atelier

¿Cómo potenciar las tiendas físicas cuando el online domina? Como ya decía Sergio Odriozola en el Barcelona Fashion Summit, todo pasa por integrar lo real con lo virtual. La tienda sería el lugar acogedor, pequeño, donde el cliente iría en busca de consejo y para ver –y tocar- un producto que luego acabaría por comprar en internet. ¿Lo consiguen? Según este estudio, marcas como Ralph Lauren y Louis Vuitton están a la cabeza, mientras Céline está en última posición. Dior, Chanel o Saint Laurent tampoco aprueban. “Hay algunos vencedores, seguidos de un gran grupo que mejora día a día”, dice Nicola Pianon del BCG que sigue, “esta demanda del mercado exige un servicio impecable tanto en tiendas como en línea y una integración real entre las dos”.

Vía Fashion Network

Temas que te pueden interesar: , , ,