¿Lujo artesano o estafa? La polémica de Louis Vuitton

by Isabel Serra,

3500

Ya lo dice el refrán: no es oro todo lo que reluce. Como no es lujo todo lo que se etiqueta como tal. Que se lo digan a Louis Vuitton: resulta que la firma de lujo más influyente y valiosa del mundo fabrica gran parte de su calzado en una fábrica de Rumanía, aunque los vende con el “made in Italy” que justifica lo elevado de su precio. En concreto, su atelier en Venecia se creía la meca de la artesanía rotunda de la que hace gala la firma francesa.

Según revelaría el diario The Guardian, el grueso de la producción de calzado de Louis Vuitton se fabricaría en Transilvania, una región que, como dice el portal inglés, “es más conocida por sus vampiros que por su artesanía de lujo”. El medio inglés tuvo acceso a información interna con la que pueden afirmar que no solo el fast fashion se aprovecha de la deslocalizacíon: también el lujo quiere producir al mínimo coste y vender al máximo beneficio. Estos zapatos luego son vendidos por precios que oscilan entre los 500 y los 1800 dólares. La sospecha saltaba a los tabloides en 2014 con un documental donde los propios trabajadores confesaban la verdad oculta tras el lujo (afirmaciones que Arnault negó). Hoy todavía no se ha pronunciado al respecto.

Zapatero artesano para Louis Vuitton
Zapatero artesano para Louis Vuitton

Como leemos en el libro “Manual anticapitalista de la moda” (Editorial Txalapatra), de Tansy E. Hoskins: “Algunos artículos de lujo son hechos por artesanos que trabajan durante meses en un solo par de zapatos. Sin embargo, una de las razones de por qué el margen comercial de los bolsos es tan alto es que muchos artículos hechos en Italia están realmente hechos en China”, a sustituir aquí por Rumanía. “Las etiquetas que dicen “made in China” se colocan en alguna parte que pasa desapercibida […] Los productos se fabrican en China y se terminan en Italia, una táctica que permite que se disfracen sus orígenes”. Y que permite multiplicar por 10 su precio.

Louis Vuitton no ha parado de crecer y se ha mantenido inmune a la crisis económica. La planta rumana, en concreto, incrementó su producción (ya en 2004 producía 1500 pares de zapatos a la semana) y hoy da trabajo a 734 personas. Aunque a un ojo inocente nada parecería indicar la presencia de Louis Vuitton, un ojo entrenado reconoce el estampado típico de la firma francesa en la fachada de la fábrica.

2992

Vía The Guardian

Temas que te pueden interesar: , , , , ,