Los tejidos de tu armario, a examen

by Laura Cadenas,

tejidos principal

La sostenibilidad se perfila como el reto obligado de la que es la segunda industria más contaminante del mundo, la industria de la moda. Ahora bien, como decía el lema de la última Jornada de Moda Sostenible celebrada en Madrid: “El mundo cambia con tu ejemplo no con tu opinión”. El primer paso para hacer una compra responsable es la información, traducida en empoderamiento. Saber dónde han sido fabricadas nuestras prendas y lo que suponen sus materiales para el medio ambiente nos convierte en consumidores informados, capaces de elegir y de generar un impacto positivo. Te presentamos una guía de tejidos cuyos pros y contras te harán replantearte tus próximas compras.

Lino

Cultivado e hilado desde el Antiguo Egipto constituye una fibra natural reciclable y sostenible. Por norma general, a penas necesita pesticidas y fertilizantes. Fuerte, flexible y resistente es uno de los materiales más empleados en tejidos de hogar y prendas para el verano, ya que es un poderoso aislante del calor. Puede cultivarse en terrenos accidentados no actos para el cultivo de alimentos, lo que genera un importante beneficio en materia de aprovechamiento.

lino ok

Algodón

Esta fibra natural a base de plantas se emplea en una cuarta parte de los tejidos destinados a la elaboración de ropa y textiles de hogar. A diferencia de los dañinos tejidos sintéticos es biodegradable. Sin embargo, tiene el inconveniente de usar muchísima cantidad de agua (el 3% del uso mundial de agua, según datos de la ONU), para su cultivo se usan plaguicidas y ocupa un importante espacio de tierras cultivables. El algodón orgánico, exento de químicos y el algodón reciclado, cuyas fibras son creadas a través de desechos de confección y prendas usadas son una poderosa alternativa.

algodón

Lana

Uno los beneficios de este tejido, además de su alta resistencia, es que mantiene con facilidad el tinte sin necesidad de fijadores químicos. El problema proviene de las propias ovejas, cuyas flatulencias son causantes de la emisión del gas metano, altamente contaminante. De nuevo, la solución pasa por recurrir a su versión ecológica u optar por el reciclaje. En el caso de la lana ecológica, el proceso de limpieza del tejido no requiere de aditivos y las ovejas son alimentadas en pastos orgánicos, además de limitar su número. Por otro lado, empresas como Hilaturas Ferré  basadas en la moda circular ya trabajan en el reciclado de fibra de lana.

lana ok

Rayón y Modal

Ambos tejidos provienen de la celulosa. En el caso del modal, la celulosa se obtiene de las coníferas, y el rayón o viscosa suele obtenerse del bambú. Los productos químicos para su transformación en tejido, incluyendo el disulfuro de carbono, suponen un riesgo para los trabajadores, “la exposición continuada al disulfuro de carbono puede ocasionar importantes problemas de salud para los trabajadores del rayón como Parkinson o patologías cardiovasculares ”, destaca el Dr Paul Blanc, profesor de medicina de la Universidad de California. A su vez, el tejido de rayón hecho en China suele provenir de Indonesia, donde las selvas tropicales están siendo destruidas por la plantación masiva de bambú destinado a la industria textil. En cambio, el modal tiende a provenir de cultivos europeos, en su mayoría gestionados de forma responsable.

viscosa ok

Poliéster

Hallado en el 60% de la ropa, actualmente este tejido domina la industria de la confección. Gusta mucho por su elasticidad, durabilidad y comodidad pero debemos tener en cuenta que está fabricado a base de crudo, en cuyo proceso se requiere un elevadísimo gasto de energía, además de tratarse de un tejido que no se descompone en la naturaleza. Algunos fabricantes están empezando a utilizar poliéster reciclado, a menudo procedente de botellas de plástico. Otro gran problema reside al lavar las prendas, cada ciclo de lavado libera una elevada cantidad de microfibras de plástico contaminando el ecosistema marino.

poliester

 

Vía Threehugger