Las Vegas, Hawái y Lady Di fuente de inspiración en MBFWM

by Laura Cadenas,

María Escoté S/S 18
María Escoté S/S 18

Dos recurrentes en esta edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, viaje y homenaje, volvieron a darse cita durante la cuarta jornada de desfiles.“Reina sin trono, mito eterno e icono de estilo en los `80 y `90”, así describía María Escoté en su nota de prensa a Lady Di. En el año del 20 aniversario de su muerte, la diseñadora decidió rendir tributo a la revolucionaria (estilística y personalmente hablando)princesa. Resucitado el icono, aquellas prendas que hizo suyas (trajes tartán, estructuras en forma de T, estampados de topos o americanas de talle largo) fueron versionadas por la creadora catalana. Toda una declaración de intenciones, que al igual que hiciera Ana Locking en su desfile del sábado, posiciona la moda al servicio del mensaje. El colorido y la sensualidad, siempre inertes en Escoté, se mezclan con el revolucionario espíritu de Lady Diana para instruirnos en eso de que “el mayor lujo es estar vivo, la búsqueda de la libertad y el respeto.”

María Escoté S/S 18
María Escoté S/S 18
María Escoté S/S 18
María Escoté S/S 18

Otro de los grandes desfiles del día, fue el de Juan Vidal, cuya exótica propuesta sedujo a los asistentes. Imposible no sentirse sobrecogido con sus denominados “volantes Hula”, de dimensiones colosales y elaborados en rafia hacían vibrar las prendas.  ”La idea surgió por la necesidad de hacer un viaje”, confesaba el diseñador. Dicho y hecho, aunque tenga que ser vía colección. Inspirado por las fotografías publicitarias de los años 50 y 60, en las que Hawái se dibujaba como el paraíso del turista, y por el romanticismo tropical de películas como “Blue Hawái” o al “Al sur del Pacífico”, Vidal dirigió su propuesta dirección “Lula Rock-A-Lula”. Un ficticio paraíso al otro lado del océano que dio nombre a su colección primavera-verano 2018. En el viaje han surgido una serie de “piezas ambientadas en un contexto vacacional, que a través de un estilismo de superposiciones, marca nuevos volúmenes y una gran versatilidad”, explicaba en diseñador.

Juan Vidal S/S 18
Juan Vidal S/S 18
Juan Vidal S/S 18
Juan Vidal S/S 18

Y de Hawái cambiamos de rumbo a otros dos emblemáticos lugares de Estados Unidos. Tanto Teresa Helbig como  Juana Martín basaron sus propuestas en territorio norteamericano. Sin renunciar a sus marcadas raíces flamencas, Martín se inspiró en la América de los años 30, cuya colección,  bajo el título de “Okis”, hizo referencia a los emigrantes procedentes de Oklahoma. Helbig invocó al exceso, la ostentación y el brillo. Y, ¿qué mejor ciudad para representar estos tres conceptos que Las Vegas? Con la música a todo volumen y la baraja de póker de fondo, nos introdujo de lleno en el juego de un gran Casino. Rejilla de metal dorado, terciopelo, boas de plumas y, por supuesto, tul y bordados –insignia de la casa– dejaron claro el lema–recalcado en la nota del desfile– de que “Una mujer Helbig nunca pasa desapercibida.”

Tresa Helbig S/S 18
Tresa Helbig S/S 18
Tresa Helbig S/S 18
Tresa Helbig S/S 18

Para despedir el día, Custo Barcelona trajo a Madrid la colección que hace apenas una semana– en el marco de la New York Fashion Week– había mostrado en la Gran Manzana. Doce piezas nuevas pudieron verse en la capital, que sumadas a las 78 de la línea inicial configuraron el desfile más largo de la marca hasta la fecha. Una agitada mezcla de materiales y colores guiaron la propuesta que denominada “Call me tomorow” miró al mañana a través de la experimentación. “No seguimos la moda. La idea es hacer un nuevo lenguaje de la moda, a través de la tecnología combinada con procesos artesanales”, declaraba Custo Dalmau, director creativo de la firma. Innovadores tejidos tecnológicos, acompañados de magistrales bordados ejemplificaron esta dualidad entre lo tradicional y lo futurista. Dos mundos­, antagónicos en denominación, en Custo complementarios.

Custo Barcelona S/S 18
Custo Barcelona S/S 18