Las firmas de moda te están mintiendo

by Teresa Avendaño,

El trailer del documental Machines, dirigido por Rahul Jain. 

Todavía no nos ha quedado claro si las marcas de moda se suman a los procesos sostenibles porque realmente les preocupa el medio ambiente o porque parece ser una tendencia que pisa demasiado fuerte como para dejarla perder. Fuera de esta industria, tenemos claro que reparar los daños cometidos al planeta no es una moda, sino una emergencia cuya solución se debe llevar a cabo con urgencia. En los últimos años, la industria textil no deja de ser noticia por las controversias que causa: es la segunda industria más contaminante del mundo (aunque hace meses que se apunta que ha pasado a ser la primera), es culpable de fuertes abusos de explotación laboral y no dejan de destaparse casos de violencia sexual que guardan una íntima relación con el mundo de la moda. Según publica Refinery29, para Sarah Ditty, jefa del equipo de Fashion Revolution, un “sesenta y cuatro por ciento de las marcas han divulgado más políticas y compromisos que el año pasado, y todas menos diez marcas están divulgando al menos una política social o ambiental relevante”. El problema radica en que estamos conectados las veinticuatro horas al día a través de una pantalla; por ello, ya no sabemos cuándo las empresas trabajan por mantener su reputación de cara al público y cuándo realmente pretenden ser transparentes.

Sarah Ditty: Sesenta y cuatro por ciento de las marcas han divulgado más políticas y compromisos que el año pasado, y todas menos diez marcas están divulgando al menos una política social o ambiental relevante.

Otra importante problemática que las firmas de moda ocultan es el trato a sus trabajadores y, en especial, a las trabajadoras. Las trabajadoras que confeccionan suelen estar en los escalones más bajos de la escala de producción y, además, trabajan para hombres con importantes posiciones de poder. Según Stephanie Klotz, gerente de comunicaciones de la Fundación C&A (que apoya a Fashion Revolution), “una de las cosas que hacemos es poner una perspectiva de género en absolutamente todo, porque la justicia de género está íntimamente ligada a los derechos de las trabajadoras de la confección de una manera que no creo que las personas sean conscientes”. Es decir, es difícil conocer realmente las condiciones porque las trabajadoras se encuentran en situaciones vulnerables ante los altos cargos de las empresas para las que trabajan. Es cierto que movimientos como el #MeToo han puesto en evidencia la jerarquía dentro de este mundo, pero la realidad es que queda demasiado camino por recorrer. Safia Minney, fundadora de la etiqueta ética People Tree, explica a Refinery29 que la solución está en educar a los consumidores y a la prensa para aumentar la cobertura mediática y el apoyo. Tal y como siguió diciendo para la revista –concepto que resume claramente su postura–, hay que ser parte de la solución y no parte del problema.

Stephanie Klotz: Una de las cosas que hacemos es poner una perspectiva de género en absolutamente todo, porque la justicia de género está íntimamente ligada a los derechos de las trabajadoras de la confección de una manera que no creo que las personas sean conscientes.

Vía Refinery29.

image

© Munir Uz Zaman.