Las 5 principales preocupaciones de los estudiantes de moda

by Alba López,

backstage-ana-balboa-foto-javier-tomas-biosca-ied-ego-2012-2

Sin lugar a dudas, la moda es uno de los principales negocios industriales que goza de gran influencia económica. Sin ir más lejos, el año pasado la industria global de textiles fue valorada en casi 3,000 billones de dólares. Eventos internacionales, como la Semana de la Moda de NY pueden llegar a aportar más de 800 millones de dólares a una ciudad entera. En 2014, Fashion United divulgó que alrededor de 57,8 millones de personas habían sido empleadas en la industria textil. ¿Queda claro que la moda es mucho más que un juego? Es un negocio serio e importante.

Sin embargo, todavía son muchos los aspirantes a formar parte de la industria de la moda que continúan luchando por hacer visible y valorable su carrera profesional. Ya que la mayoría de ellos se han encontrado con diferentes obstáculos a lo largo de su trayectoria, hemos querido recopilar las principales dificultades que hoy en día siguen vigentes en el camino de todo futuro estudiante.

1. Falta de reconocimiento de estudios de moda como una “carrera real”

proyecto_balenciaga_museo_del_traje_modalab_iedmadrid

En muchas ocasiones, todo diseñador ha sido testigo de cómo sus opciones de trabajo se desvanecían pero, además de ello, a más de uno se le ha cuestionado su trayectoria profesional, colocando su nivel de grado de estudio en una posición inferior que ha producido un estrés al artista no solamente a nivel emocional, si no financiero y creativo. Generalmente, la falta de reconocimiento por la intensa cantidad de esfuerzo dedicado a realizar un grado de diseño es desesperante. Muchas personas continúan opinando que el trabajo del diseñador es menos serio que el de otros estudiantes que se dedican a realizar grados más tradicionales, manteniéndose ajenos a la cantidad de estrés, presión y trabajo interminable que siempre se esconde detrás de un grado creativo.

 

2. Esfuerzo físico y mental: la búsqueda del éxito

 

Fashion Design

Otro de los problemas a los cuales deben de hacer frente los aspirantes a la industria textil es el hecho de estar continuamente actualizándose. Mientras que cualquier otro estudiante únicamente debe de aprender a gestionar la presión que desencadena la vida universitaria, la ansiedad alrededor de la moda es única debido a que el trabajo resulta interminable. Es necesario por tanto, que el aspirante complete sus estudios con la realización de cursos creativos, ya que en este sector tan particular, siempre hay más para explorar, hacer y aprender sobre la industria. En la moda, nunca es suficiente.

 

3. Dificultad para determinar el futuro laboral

 

backstage-iceberg-milano-moda-donna-2012_41556052_650x431

Muchos estudiantes no solo experimentan preocupación durante su grado, si no también por las perspectivas de un trabajo futuro tras la graduación. La mayoría de los estudiantes de moda no termina trabajando en el sector debido a la gran competencia que hay en él.

4. Competencia

Mientras que algunos estudiantes promueven la cohesión grupal, una gran cantidad de ellos prefiere derribarla y optar por la comparación y la competición, lo que causa un mayor estrés entre los estudiantes ante la necesidad de “ser el mejor”.  Sin embargo, llegar a la cumbre no solamente depende del tiempo o la determinación. Hay tan pocos puestos de trabajo disponibles en la industria de la moda, que para destacar, se necesita trabajar a un nivel muy alto, lo que conlleva una enorme cantidad de tiempo y dinero.

5. Los gastos en material son altísimos

 

estudiar-diseno-moda-mexico

Las presiones financieras en un grado de moda son constantes. Muchos de los estudiantes optan por combinar sus estudios con trabajos a tiempo parcial, con el fin de poder compensar la carga monetaria de su grado. Las compras de materiales y tejidos especiales son continuas por lo que muchas personas se ven impotentes ante la incapacidad de manejar equipos tan sofisticados debido a su situación financiera. De acuerdo con ello, las universidades son conscientes de estas presiones e insisten en la utilización de materiales asequibles. Los estudiantes reciben apoyo creativo y emocional, espacio de estudio, materiales básicos y están conectados con proveedores al por mayor. Los profesores entienden las limitaciones de presupuesto de los estudiantes: al fin y al cabo, lo que cuenta es el diseño y la construcción, no la utilización de la seda más cara.

A pesar de los inconvenientes citados, en ocasiones los estudiantes aseguran que tener ciertas barreras puede desencadenar en algo positivo. Estudiar moda es un grado realmente interesante, porque es difícil que alguien fuera de él realmente lo comprenda. Debido a ello, existe un vínculo real y fuerte entre los estudiantes que lo cursan, una verdadera camaradería. A su vez, el sentimiento de presión ayuda a potenciar todo el talento que los aspirantes al mundo de la moda llevan dentro: la necesidad de cumplir los plazos, conduce al esfuerzo y finalmente a la creación de un proyecto increíble.

 

Vía I-D