La última colección de Vaquera rinde homenaje a la figura de Miguel Adrover

by Gina Baldé,

27579780_2139438986288083_7791308740686249984_n
Imagen del último desfile de Vaquera A/W 18 con los rostros emblemáticos estampados. © Vaquera.nyc.

Hace unos días el colectivo americano Vaqueranacido en el año 2013 como una reacción a la falta de diversidad en la escena de la moda contemporánea global, nos presentaba su última colección A/W 2018 durante la pasada edición de la New York Fashion Week. En esta ocasión, encontramos en algunos de los polos que desfilaron los rostros de personajes icónicos como Martin MargielaVivienne WestwoodAndre Walker y también Miguel Adrover, el diseñador mallorquín que saboreó fugazmente el éxito hasta caer en el más profundo olvido. Os contamos hoy su historia y el motivo por el que Vaquera ha decidido rescatar su figura en su última colección.

La figura de Miguel Adrover podría definirse prácticamente como una leyenda viva en el mundo de la moda y, aunque no muy conocida, su historia revolucionó la industria durante la década de los 2000. Nacido en Calonge, Mallorca, Adrover nunca se formó en ninguna escuela de diseño. A los 11 años, una vez finalizado el octavo curso de lo que en aquellos tiempos se conocía como EGB, dejó la escuela para dedicarse al negocio familiar en Mallorca. Dos años más tarde, en plena adolescencia, el futuro diseñador viajó a Londres dónde empezó a inspirarse por los distintos movimientos musicales underground que estaban en auge como el neopunk y el newromantic. De la ciudad inglesa decidió dar un salto a Nueva York dónde empezó a reciclar prendas y dónde conocería también al sastre y posteriormente socio Douglas Hobbs con el que el año 1995 abriría la tienda Horn. En la boutique venderían algunas de sus propuestas más arriesgadas junto con las de otros diseñadores vanguardistas como Alexander McQueen, con el que posteriormente colaboraría durante algunos años.

art2
Imagen de uno de los desfiles de Miguel Adrover. © Getty Images.

Parecía lógico, dadas las circunstancias, que el siguiente paso para el diseñador fuera lanzar una primera colección. Y así fue. En 1999 presentó Manaus-Chiapas-NYC, seguida por Midtown el año 2000, inspirada en la gente y las calles de la gran manzana. Su ropa se basaba en la reconstrucción de prendas de otras marcas como Louis Vuitton y Burberry y logos como Coca-ColaMalboro, como una crítica a la sociedad de consumo. Sus diseños atrajeron la mirada de la mismísima Anna Wintour y la periodista y crítica de moda del New York Times Cathy Horyn. Este reconocimiento mediático lo llevó a recibir el apoyo financiero de Pegasus Apparel Group para producir su propia línea y a obtener el premio Perry Elis. Parecía que todo iba viento en popa para el diseñador, pero en 2001 la casualidad le jugó una mala pasada. Dos días antes del atentado contra las Torres Gemelas, el diseñador presentó su colección Utopía, inspirada en los países islámicos. La alta relación entre la colección y los sucesos del 11-S provocó la disolución del acuerdo financiero con Pegasus llevando la marca de Adrover a la quiebra. Una tragedia.

Miguel Adrover: La moda morirá o, mejor dicho, dejará de estar de moda, el día que deje de estar conectada con la realidad. Cuando pase algún suceso fuerte la moda será lo primero que desaparecerá, a nadie le va a importar.

4
Vestido Trench de Miguel Adrover (2000). © Getty Images.

En 2004, viendo la precariedad de la situación económica, Adrover decidió abandonar Nueva York y volver a su tierra natal, dónde reabrió un café que tenía su abuelo en el centro de Palma. No fue hasta 2007 que el artista volvería a renacer como director creativo, con la marca alemana de ropa ecológica Hess Natur. Por el momento el diseñador permanece en su casa de campo, alejado del foco mediático y con un proyecto del que no tenemos muchos detalles. ¿Estará planeando un nuevo regreso a la industria? Quién sabe… De lo que estamos seguros es de que este mallorquín Made in Spain sacudió hasta las esferas más altas de la fashion elite, llevando el público a reflexionar sobre el mundo de la moda como nadie antes lo había hecho. Y nosotros ya estamos esperando a que vuelva.