La transparencia es la clave de la moda sostenible, palabra de Julie Gilhart

by Laura Cadenas,

Julie Gilhart
Julie Gilhart

La industria de la moda genera millones de puestos de trabajo, mueve en torno a 1,2 billones de dólares y exporta creatividad y cultura. Detrás de estas ventajas, permanece oculto lo que la consultora de moda Julie Gilhart califica como “el viejo patrón destructivo”, el cual ligado a la vulneración de derechos sociales y medioambientales ensombrece el sector. ¿Cómo acabar con él? Gilhart lo tiene claro: obligando a los líderes del sector a que sus negocios sean más transparentes y comenzando a cambiar dónde y cómo se fabrican sus productos.Aquí algunos de sus consejos y reflexiones para lograr el reto, en el que los consumidores también jugamos un importante papel.

La sostenibilidad no pone límites a la creatividad

A veces, el erróneo entendimiento de lo que es la moda sostenible lleva a un encasillamiento incorrecto. Gilhart recuerda el show que organizó en 2007, en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York, junto con la organización ecologista Earth Pledge. Producido por el talentoso Alexandre de Betak, en él participaron los principales diseñadores quienes para la ocasión desfilaron propuestas de moda sostenible. El resultado fue “un espectáculo impactante” en el que, además de apoyar la moda ética, se logro con creces “demostrarle a los diseñadores que el uso de materiales respetuosos con el medioambiente no significa comprometer su creatividad.”

Necesitamos más marcas implicadas

La consultora se lamenta de que a veces las iniciativas se queden en eso: en un desfile, en una colección o en una pequeña colaboración. Una década después de su ilusionante show en la New York Fashion Week se pregunta : “¿Quién hace hoy bandera de la moda consciente?” Una reducida minoría de firmas, en la que encontramos nombres como Patagonia, Eileen Fisher o Stella McCartney. Evidencia de que necesitamos más marcas implicadas en la lucha, no puntualmente, sino consciente y consecuentemente.

Campaña de Stella McCartney
Campaña de Stella McCartney

Primer paso: transparencia

“La sostenibilidad comienza con la transparencia”, destaca Gilhart, basando su afirmación en una reflexión de Shelly Gottschamer, directora del departamento de sostenibilidad de la marca Outerknown. “La transparencia es necesaría pero no es frecuente en la industria, implica un gran esfuerzo y la necesidad de saber. Comprender de dónde vienen los materiales y los productos es el primer paso para conocer su impacto e implementar mejoras”, afirma Gottschamer.

Reto definitivo: conquistar al consumidor

Y si la premisa anterior implica una mayor concienciación por parte de las empresas, dicho cambio de actitud está estrechamente vinculado con una demanda de moda ética por parte del consumidor. Como consumidores, “tenemos la oportunidad de actuar. Debemos esforzarnos para comprar productos de mayor calidad, reciclar lo que no se necesita y comprar sólo lo esencial. No podemos esperar a que la industria de la moda cambie. A través de nuestras decisiones de compra, como consumidores podemos hacer que se tomen medidas,”sentencia Gilhart. ¿Te animas a actuar?

Vía BoF