La revolución de la camiseta: la pieza más poderosa de nuestro armario

by itfashion,

Dior-camiseta

© WIREIMAGE.

La moda, en repetidas ocasiones, nos sirve para lanzar al mundo un mensaje. Y, en este sentido, pocas piezas de ropa han servido tan bien a la causa a lo largo de la historia como la humilde camiseta, aquella que ha sido usada desde tiempos inmemoriales por los diseñadores para difundir pensamientos sociales, musicales y en muchos casos políticos; a menudo ignorada y raramente tomada en serio.

Es, con toda seguridad, una de las piezas de vestir más democráticas y de los pocos ítems de nuestro armario con una herencia genética al 100% genderless (y allí, probablemente, reside su máximo poder político y social). Ahora, y hasta el 6 de mayo de este mismo año, el Fashion and Textile Museum de Londres lanza una exposición temporal con más de 200 artículos que es la celebración definitiva a esta icónica pieza que ya se ha hecho un hueco en la historia de la moda: “T-shirt: Cult – Culture – Subversion”.

Vivienne-camiseta

© Vivienne Westwood.

La muestra repasa en doce secciones –que abarcan temas desde la ética hasta la ecología– la influencia cultural de la camiseta a lo largo del siglo XX, destacando su papel polifacético y dibujando la historia, la cultura y la subversión de la que es, con toda seguridad, la pieza de vestir más humilde, asequible y popular del planeta. Y no es para menos: ella ha sido el símbolo definitivo de la rebelión del rock & roll, pasando por el punk y la política hasta convertirse en artículo de lujo (con su máximo esplendor en la reciente creación del año 2017 de Maria Grazia Chiuri para Dior “We Should All Be Feminists”). Nos sirve, en el fondo, para gritarle al mundo quien somos y quien queremos ser (el objetivo más esencial, seguramente, de la moda). Lo reafirmaba Dennis Nothdruft, el curador de la exposición: “Ha desarrollado un poder increíble para comunicarse y crear diálogo entre el usuario y el mundo”.

Katherine Hamnett-camiseta

© The Fashion and Textile Museum. 

La exposición cuenta, además, con una colección privada de camisetas de Vivienne Westwood que abarca desde los primeros días de “Let it Rock, Sex, and Seditionaries” hasta sus colecciones más recientes: “Active Resistance”, “Propaganda” o “Climate Revolution”. La razón, según Nothdruft, es que ella “desafió no solo lo que la camiseta podía decir, sino cómo la misma camiseta podía ser construida”. Aunque habrá muestras, a su vez, del diseñador británico Henry Holland –célebre por consignas como “Single Use Plastic Is Never Fantastic”; una de las defensoras más famosas de la camiseta, Katherine Hamnett –que vistió una pieza estampada con un mensaje de protesta hacia los mísiles nucleares al reunirse con la primera ministra británica Margaret Thatcher en 1984, entre otros logros–; o  el artista callejero americano Keith Haring. Nosotros, sin duda, no nos la perderemos.