La nueva era del textil: la tecnología llega a la moda

by Andrea Sánchez ,

Moda y tecnología

© FashionUnited.

Lo dijo Anna Wintour: “la moda no se trata de mirar hacia atrás. Siempre se trata de mirar hacia adelante”.  Y es que moda es sinónimo de evolución y, al mismo tiempo, evolución es sinónimo de tecnología. Nadie lo puede negar, la tecnología facilita nuestras vidas. Durante esta última década, el llamado “internet de las cosas” ha ido incorporando mejoras tecnológicas en nuestro día a día: en casa, en el trabajo, incluso podemos pagar nuestras compras con la simple ayuda de un smartphone. Y la moda, como no podía ser de otra forma, ha sabido recoger esta revolución tecnológica y la ha llevado a su terreno.

Desde hace algunos años, por ejemplo, diferentes marcas están optando por añadir a sus prendas dispositivos wearables, ofreciéndoles la capacidad de crear experiencias que optimicen nuestro bienestar. Estos dispositivos son capaces de interactuar con la persona que los lleva y con su entorno, recopilando información de ambos para crear el mayor confort posible. Aunque son, únicamente, parte de una larga y abundante lista de avances. Según afirma Ramón Maurel, director del Curso de Postgrado de Tecnología e Innovación Textil en IED Madrid, “la innovación textil está trayendo nuevos procesos de producción que reducen notablemente el impacto sobre el planeta. Al mismo tiempo, funcionalidades que se añaden a las prendas, hacen la vida de todos nosotros más sencilla”.

El consumidor exige hoy mucho más que una moda rápida y barata. El futuro de la moda pasa, según los expertos, por la funcionalidad y la sostenibilidad. Empresas como la marca Outlast combinan ya estos dos parámetros y utilizan materiales de cambio de fase que absorben el calor, lo almacenan y lo liberan cuando se necesita, de manera que regulan la humedad y la temperatura corporal. A cada año que pasa, la tecnología amplía las posibilidades de crear diseños que puedan cubrir nuevas necesidades y abran nuevos mercados con propuestas que rozan el límite de lo posible. Y hoy, como siempre, os traemos algunas de las más interesantes.

theunseen-swarovski-designboom03

TheUnseen, de Swarovski. © Swarovski.

La moda reactiva nuestro estado de ánimo

A Lauren Bowker la han bautizado como la alquimista de la moda. Después de estudiar Diseño Textil y, posteriormente, Química, creó en 2013 la marca The Unseen con el deseo de “crear algo con más significado”. De su voluntad de mezclar ciencia y creatividad nacieron grandes proyectos de moda reactiva que responden a los  impulsos humanos gracias a la incorporación de diferentes sensores y a las respuestas químicas de nuestro cuerpo. En 2014 revolucionó el sector con un gorro de Swarovski que reacciona a la actividad cerebral, reflejando el estado de ánimo de quien lo lleva. TheUnseenSwarovski cuenta en su composición con 4.000 piedras de un mineral llamado espinela, un material que simula el hueso humano; y el contacto con la cabeza activa las piedras que absorben la energía que desprende el cerebro, haciéndola visible a través de una amplia gama de colores que cambia según nuestro estado de ánimo. Increíble, ¿no? Su última creación, FIRE, es el primer tinte para pelo que cambia de color al cambiar la temperatura. Esto se produce gracias a las reacciones químicas que afectan a las moléculas con las que se produce el colorante, modificándolo y haciendo que varíe entre tonos rojizos, rosados, amarillos y violetas. Una pasada.

nadixyoga

Las mallas NadiX, de Wearable X. © Wearable X.

Cuando unos pantalones son mejores que un entrenador

Lo que hasta ahora hemos visto llama la atención por su capacidad de reflejar y canalizar nuestras emociones. Sin embargo, otras empresas han decidido incorporar la tecnología a la moda dándole un uso más práctico y funcional. Es el caso de Wearable X y sus pantalones de yoga inteligentes. Sí, habéis leído bien, son inteligentes. De hecho, se podría decir que, incluso, son capaces de sustituir a un entrenador. Estas mallas, llamadas NadiX, incorporan unos sensores invisibles y resistentes al agua que actúan como guía y apoyo durante la práctica de yoga. Los sensores detectan la posición del usuario y emiten un feedback a tiempo real, con distintas vibraciones en la cadera, las rodillas y los tobillos, de manera que el usuario tenga en cuenta todos sus músculos, incluso los más secundarios. Todo ello se hace posible gracias a una app que conecta con los pantalones mediante bluetooth y permite crear guías de posturas, ofrecer consejos y reproducir listas de música. Con un smartphone y estos pantalones, puedes tener al entrenador de yoga perfecto.

Sepiia, la camisa que no se mancha

Si seguimos en el terreno de lo funcional es probable que muchos y muchas os hayáis encontrado en esta situación: primer día de trabajo, nervios, sudor y, como resultado de todo esto, manchas en la ropa. A pesar de que es un proceso desagradable, el sudor es inherente en el cuerpo humano, no podemos hacer nada para evitarlo, pero sí podemos llevar una camisa que lo haga imperceptible. Pues bien, la marca española Sepiia ha creado una línea de camisas que absorben la humedad y camuflan el mal olor gracias a las nano partículas de plata de sus tejidos. Además, su tratamiento antimanchas consigue que los líquidos resbalen, evitando que dejen cualquier tipo de mancha en el tejido. Según algunos expertos, esta innovación en los diseños acabará poco a poco con la moda rápida y low cost, apostando por un consumidor más exigente que busca comodidad por encima de vestibilidad. Sin embargo, no todos los bolsillos pueden costear estos avances, por lo que deberemos estar atentos a cómo evoluciona este sector y a quién querrá dirigirse en el futuro.