La historia de la relación de Marilyn Monroe y Christian Dior

by itfashion,

Marilyn Dior dress
Imagen de la última sesión fotográfica que Marilyn Monroe realizaría antes de suicidarse. Fotografía de Bert Stern. © Vogue.

Considerada como uno de los personajes más influyentes de la industria cinematográfica de Hollywood, Marilyn Monroe fue una de las actrices más codiciadas de la jet set de los años 50, además de convertirse en un icono para miles de mujeres en todo el mundo. Aunque este año se celebra el 56 aniversario de su muerte, su figura ha influenciado –y sigue haciéndolo– a muchas firmas, campañas y anuncios de la industria de la moda. Claro ejemplo de ello es la influencia que la actriz tuvo en la maison francesa Christian Dior a lo largo de la historia. Ésta se tradujo en múltiples formas y en 2011, sin ir más lejos, Marilyn aparecería a través de imágenes de archivo –y junto a otros iconos como Marlene Dietrich o Grace Kelly– en la campaña de Dior protagonizada por la actriz sudafricana Charlize Theron para el perfume J’adore, que se grabó en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles bajo la dirección de Jean-Jacques Annaud. Un año después se estrenaría Stars in Dior, una carta de amor en forma de libro que ilustraría a los personajes más emblemáticos relacionados con la firma incluyendo a Charlize Theron, Natalie Portman y por supuesto Marilyn Monroe. Y tan solo cuatro años más tarde, la actriz volvería a brillar en la exposición Femmes in Dior en el museo Granville, una recopilación de las mujeres más icónicas que exhibieron los vestidos, joyas y otros accesorios de la firma reafirmando –una vez más– que independientemente del tiempo que transcurra, la relación entre la estrella de Hollywood y el gran maestro de la costura será siempre eterna.

El célebre anuncio del perfume J’adore protagonizado por Charlize Theron junto a imágenes de archivo de Marilyn Monroe, Grace Kelly y Marlene Dietrich. © Dior.

Coetáneos de la época, el inigualable Christian Dior escogió a Monroe como icono en varias ocasiones con la intención de materializar la esencia de la firma. En palabras de la misma marca: “Ella encarnaba el glamour, él tenía a Hollywood a sus pies. Marilyn Monroe y Christian Dior establecieron una relación legendaria”. Sin ir más lejos, en el filme de Howard Hawks Los caballeros las prefieren rubias (1953), Marilyn Monroe, junto a su amiga y compañera de rodaje Jane Russell, apareció en una escena en la que las actrices se encuentran frente a un escaparate de Dior donde se presentaba el mítico emblema del New Look: el traje Bar. Y aunque este hecho bien podría considerarse una simple coincidencia cinematográfica, la escena no fue más que el fiel reflejo de la influencia que la maison había conseguido llevar hasta el otro lado del Atlántico, fruto de la elegancia única con la que se identificaba. Años más tarde, en 1962, Monroe sería fotografiada por Bert Stern para Vogue en el Hotel Bel-Air de Los Ángeles luciendo un vestido negro de la firma con la espalda al descubierto, y la relación entre el maestro costurero y la que fuera la rubia más célebre de la historia quedaría inmortalizada para siempre en esa indeleble sesión fotográfica. Estas instantáneas prácticamente se convertirían en la despedida de Monroe de la escena pública, ya que serían las últimas que la actriz protagonizaría –dos meses antes de suicidarse– y lograrían capturar para siempre su inigualable belleza. Las imágenes se exhibirían por primera vez en la exposición Picturing Marilyn en la Milk Gallery de Nueva York junto a otras imágenes inéditas no mostradas al público anteriormente; pero el encanto de Marilyn, de Dior, seguirá fascinando para siempre.

Vía DIOR MAG.

tumblr_lud20mcqSK1qdym4p
Marilyn Monroe junto al fotógrafo Bert Stern en la última sesión que la actriz protagonizó. © Bert Stern.

Marylin2

Marilyn, de Dior, a través del objetivo de Milton H. Greene. © Joshua Greene archiveimages.com (2018).  

Marylin6

© Bert Stern.

Marylin4

© Bert Stern.

Marylin7

© Bert Stern.

Marylin5

© Bert Stern.