La cara B de las exposiciones de moda

by Isabel Serra,

¿Desde cuántas ópticas puede mirarse la moda? Para algunos moda es solo ropa, una frivolidad pasajera que sirve para vestirnos; para otros un negocio o un pasatiempo. Pero hay quienes defienden que la moda es cultura: arte, historia, diseño.  Y estos últimos cada vez son (somos) más.  Esta revalorización –digámoslo así- intelectual está al alza, sobretodo en países como Francia (París estrenará museo pronto) o la ciudad de Nueva York, que atesora el MET o el Fashion Institute of Technology.

Esto se traduce en un sinfín de exposiciones con la moda como centro. Hemos buscado en el archivo de nuestra plataforma y, solo en lo que llevamos de año, hemos anunciado más de una veintena de exposiciones. Retrospectivas monográficas sobre un creador, sobre arte y moda, sobre la historia de una prenda concreta, sobre occidente y oriente, sobre un diseñador y un artista… Todo es potencialmente musealizable. Solo el tiempo dirá si lo estamos frivolizando.

Hay quienes hace años que pelean por llevar la moda a los museos, por conservar, enseñar y comunicar. Estos son los cinco pioneros, que llevan en la espalda muchas exposiciones.

Valerie Steele

Valerie Steele
Valerie Steele

Definida como el Freud de la moda por Suzy Menkes, Valerie Steele tradujo su fascinación por la moda en años de estudio infravalorado hasta que vio como el auge de la moda se sumaba a su tozudez, a su pasión y a su innegable inteligencia para traerle el éxito. “La moda había sido, y todavía lo es, subestimada no sólo como frívola, sino como directamente negativa tanto por gente de izquierdas y feministas como por otra más conservadora y religiosa”, decía Steele en una entrevista para Vein. Es la comisaria del museo del FIT de Nueva York desde 1997 y cuenta con más de veinte exposiciones en su currículum, algunas transgresoras como A Queer History of Fashion, Como experta en cultura e historia de la moda, también se aventuró en el mundo editorial fundando la revista Fashion Theory. 

Cally Blackman

81KJ7gtc9FL
Portada 100 años de moda

Esta mujer inglesa tiene el mérito de ser un auténtico best seller. Suya es la famosa tríada de literatura de moda: 100 años de moda, 100 años de moda masculina y 100 años de ilustración de moda. “Hasta donde recuerdo, siempre me ha encantado la moda: hacía vestidos para mis muñecas, luego para mí”: así explicaba Blackman sus inicios en una entrevista. De su hobby infantil hizo una profesión al licenciarse en diseño de moda e historia del arte para más tarde estudiar un máster en historia del vestido. Hoy es una de las profesoras más reputadas de Central Saint Martin’s y las instituciones se la rifan para que colabore con ellos: puedes leer sus artículos en los catálogos del Palais Galliera y del Victoria&Albert Museum.

Andrew Bolton 

01-andrew-bolton-met-2016-manus-x-machina
Andrew Bolton

Quizás sea el más conocido. Nos hizo soñar con su trabajo en el documental “The First Monday in May”, eclipsando a todo el equipo de Vogue y alzándose como absoluto soberano de la exposición anual del MET. Es comisario del Metropolitan Museum of Art’s Costume Institute desde 2006 y suya es la exposición que su museo dedicó a Alexander McQueen con un impacto en el público que la institución había visto pocas veces: 661,509 visitantes en tres meses. “Andrew tiene la rara habilidad de hacer que un discurso intelectual tenga una apariencia pública”, declaraba sobre él su jefe, el director del MET, Thomas P. Cambell. Un sueño por cumplir: trabajar en una exposición sobre Freud y la moda. Seguro que Steele podría ayudarle.

 

Harold Koda

haroldkoda
Harold Koda

Predecesor del anterior, Harold Koda fue comisario del Metropolitan Museum of Art’s Costume Institute desde el año 2000, después de haber asistido a la mismísima Diane Vreeland (a la que dedicría una maravillosa exposición) y trabajado en el FIT. De su época en el museo del FIT salieron biblias como Balenciaga, Fashion and Surrealism, Jocks and Nerds, y Halston: absolute modernist. Hizo un parón en su carrera laboral para formarse y vino hasta a España a comisariar la retrospectiva que el Museo Guggenheim de Bilbao dedicó a Giorgio Armani. En ese momento fue todo un acontecimiento: muchas fueron las críticas recibidas por incluir algo tan “frívolo” en una institución como el Guggenheim. El éxito de visitas acabaría por avalar el trabajo de Koda. En el año 2015, tras una veintena de exposiciones de renombre y un sinfín de catálogos bajo su firma, decidía retirarse como director del Costume Institute del MET, dejando el relevo a Bolton.

 

Igor Uria

 

Fotografía por Manuel Outumuro
Fotografía por Manuel Outumuro

Uria llegó al Museo Cristóbal Balenciaga después de licenciarse en Bellas Artes y especializarse en conservación textil. Como director de colecciones del museo del maestro, es el que cuenta con menos recursos de los cinco, pero se desenvuelve con maestría y reconocimiento con lo que tiene. “Parece que haga falta un aniversario para que el mundo se acuerde de él, pero en el Museo Balenciaga trabajamos su legado los 365 días del año. Y míranos, nunca somos noticia”, se quejaba en una entrevista para Incessants, refiriéndose a la fiebre balenciaguista que ha calado este año –véase París, Nueva York y Londres-. Su papel en la institución es amplio: documentación histórica, conservación, investigación, registro… y coordinación de las exposiciones. Suya es la frase “la belleza es un vestido saco de Balenciaga”.

 

 

Temas que te pueden interesar: , , , , , , , , ,