La astronave de Dior

by Patricia Lostado,

La astronave de Dior | itfashion.com

El interior de la nave espacial de Dior está repleta de espejos y orquídeas blancas con pistilos violetas y amarillos. Aquí las sillas Napoleón III en negro se distribuyen sobre la pasarela circular y suena Sonic Youth. En este viaje al futuro, pero también al pasado, Raf Simons imagina para Dior la colección Alta Costura Otoño/Invierno 2014/15 a través de un viaje con ocho paradas.

“Me atrajo la idea de una construcción muy arquitectónica (que es una actitud muy Dior) y cómo los fundamentos de una era se trasladaban a otra, cómo el futuro está basado en el pasado; esto es lo que encontré fascinante”, explica Simons en el comunicado de prensa de la maison francesa. “Comencé pensando ‘¿qué es moderno?’ Quería enfrentarme con un lenguaje que fuera justamente lo contrario a mi inspiración originaria en Dior. Era la idea de confrontar lo que la gente considera como una estética moderna -me parecía más moderno ir lejos del pasado, no ‘modernizar’ el look de la última década-. El reto era traer la actitud de la realidad contemporána en algo muy histórico; acercar lo llevable en algo que podría ser percibido como teatral. Es la actitud lo que importa”, defiende.

En esta máquina del tiempo, la robe à la française se transforma en flight a la Française. Un juego de palabras que, para Dior, representa la evolución de los vestidos del siglo XVIII en trajes de aviación o de astronauta. Aquí todo es ligero e ingravido y las enaguas de tul conforman vestidos de corte en colores pastel, crema, verde celadón y rosa pálido, casi blanco. También aparecen trajes de astronauta couture en donde lo realmente importante son los detalles técnicos, las cremalleras y los bordados. En saltos de tiempo, las modelos parecen casi arrastrar sus largos abrigos de estilo eduardiano de principios del siglo XX y, en este viaje, además, hay guiños a los años 50 y a su pureza arquitectónica, o al encanto flapper de la década de los 20.

Para conquistar el espacio- tiempo, los accesorios se convierten en elementos indispensables: Aros de vidrio, metálicos, plateados y futuristas, pulseras en exceso, anillos esmaltados, cinturones enjoyados que definen la cintura y recuerdan al panel de control de un astronauta, zapatos apuntados de colores brillantes (desde el azul eléctrico, al rojo, pasando por el amarillo limón, turquesa o fucsia) con tacones que se curvan de manera estratosférica.

Como si se tratase de una conquista del mundo exterior, esta travesía marca también un hito para su director creativo, quien en dos años ha demostrado conocer a la perfeción los códigos de la maison en clave siglo XXI. El pasado (en el presente) es su lenguaje clave desde 2012, pero ¿y el futuro? Entonces, por si pudiera quedar alguna duda, Raf Simons sube sobre la pasarela a mujeres dieciochescas que pueden vivir en el esplendor de Versalles y, a su vez, convertirse en exquisitas cosmonautas. ¿Algo que temer, ahora? Desde la astronave, el futuro es también claro y limpio para Dior.

La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.comLa astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com La astronave de Dior | itfashion.com

Temas que te pueden interesar: , ,