John Galliano, ¿el ultimátum definitivo a la piel?

by Raquel Bueno,

Parece que el universo de la alta costura por fin podría estar abriendo los ojos y dando el portazo definitivo a la crueldad animal. La piel ya no es sinónimo de lujo y ha dejado de ser, definitivamente, algo que guarde relación alguna con la modernidad. Lo ratificaba Marco Bizzarri, presidente de la marca del momento (sí, estamos hablando de Gucci), en unas declaraciones recientes a BoF: “Está un poco anticuada”. El movimiento anti-pieles ha alcanzado ya unas dimensiones que superan hasta las mayores expectativas de los activistas de PETA, y la lista de diseñadores que no dudan en abandonar el sagrado material no deja de crecer: desde Gucci hasta Armani, Tommy Hilfiger, Calvin Klein, Ralph Lauren, Michael Kors, Jimmy Choo, Tom Ford o, más recientemente, Versace. Su último integrante, John Galliano, se hacía público hace apenas unos días. Y visto eso, el mundo de la moda podía creer –de forma absolutamente justificada– que ya lo había visto todo.

Fendi
Kendall Jenner lució un colorido abrigo de piel en la campaña A/W 2016 de Fendi. © Karl Lagerfeld.

El director creativo de Maison Margiela ha decidido, en un giro del destino absolutamente inesperado, dar también un paso atrás en el uso de la piel animal en sus diseños. La razón, se lo explicaba a Elle France, residiría en un encuentro con el vicepresidente senior de PETA mientras se daba un chapuzón en las playas de Saint Tropez junto a Penélope Cruz: “Hoy no queremos un producto, queremos ética, una firma que defienda los valores que admiramos”. Palabras mayores para el que defendió de forma tan contundente, en su día, radicalmente lo contrario. Y es que, durante su paso por Christian Dior, Galliano no dudó en apostar de forma continuada por el material. Hasta tuvo que vérselas con una activista de PETA intentando cargarse su desfile A/W 2003, que fue velozmente apartada de la pasarela para ver cómo ésta daba paso, irónicamente, a otra modelo vistiendo un enorme abrigo lila de piel.

Dsquared2
La campaña A/W 2015 de Dsquared2 fue todo un homenaje a la piel. © Mert & Marcus.

Otro motivo tras su repentina iluminación, al igual que Tom Ford, residiría en su reciente conversión a un estilo de vida vegetariano, y el diseñador no ha dudado en afirmar que su vida es ahora “más equilibrada”. Con todo, son días de optimismo para los que llevan años luchando contra el uso de la piel y parece que la victoria, al menos en la industria de la alta costura, podría estar ahora a tan solo un tiro de piedra. Tómese como ejemplo, sino, la capa con los colores de la bandera del orgullo LGBT de piel falsa que exhibió con satisfacción Cara Delevigne al cerrar el último desfile de Christopher Bailey para Burberry, o aquellos de Clare Waight Keller, inspirados en la influencia del cine negro, como directora artística de Givenchy. O yendo aún más allá: la prohibición de vender productos de piel que recientemente ha impuesto en sus límites, siempre progresiva, la ciudad de San Francisco. ¿Estará cerca el fin de la complicidad del mundo de la moda con la crueldad animal? Parece que esta vez podría ser así aunque, de nuevo, solo el tiempo lo dirá.