Japaca Jarapas by Luis Rueda: Un paso más hacia la moda sostenible

by Raquel Bueno,

Ayer, miércoles 22 de noviembre, por la tarde, se presentó en el StudioStore de Barcelona el proyecto Japaca Jarapas by Luis Rueda. Un proyecto de confección de japacas, unos tapices contemporáneos fabricados con telares de los años 30 y elaborados a partir de tejidos reciclados, orgánicos, naturales y completamente desinfectados de lana, algodón, lino y seda. Hechos a partir de ropa de segunda mano –camisas, pantalones y chaquetas especialmente–; los acabados son siempre también de origen orgánico y vegetal, y nunca, jamás, químico.

El proyecto recupera antiguos oficios para renovarlos y devolverles el valor que se merecen, adaptándolos a las estrategias modernas del mercado actual y siempre bajo un principio inquebrantable de respeto hacia el medioambiente. Las posibilidades de transformación de estos materiales son para Luis Rueda, de hecho, infinitas. Se someten a un proceso de transformación y deconstrucción que le otorgan a la materia prima una segunda vida.

japaca 01
El taller de Japaca Jarapas en Málaga. Imagen de Maite Caramés Photography.

Es la reacción personal de Japaca a una sociedad individualista y excesivamente globalizada: Redireccionar de forma positiva estos aspectos e intentar buscar un equilibrio basado en la sostenibilidad y la cultura del progreso. Por eso su producción es limitada, y en un año pueden llegar a producir de unas 500 a 600 alfombras (una cifra bastante reducida comparada con las 10.000 que puede llegar a producir una empresa ordinaria). Pero ese, precisamente, es su valor añadido. Ninguna alfombra es igual. Son todo piezas fruto de un proceso manual que funciona poco a poco, y sin ninguna prisa. Y así se consigue, también, mantener vivas las tradiciones y equilibrar, de alguna forma, un mundo de la moda dominado por grandes monstruos corporativos como Inditex.

japaca 02
El creador de Japaca Jarapas, Luis Rueda, en su fábrica de Málaga. Imagen de Maite Caramés Photography.

Luis Rueda, el fundador y la mente creativa del proyecto, es de origen andaluz, aunque nació en Madrid y creció en Barcelona. Ha sido siempre un interesado en el aspecto más genuino, artesanal y humano de la producción textil; y por eso, al crear este proyecto, quiso volver a sus raíces e instalar su fábrica en el pueblo andaluz de Casarabonela, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1995. Le pareció una elección de lo más divertida, el opuesto radical a la ciudad de Barcelona; y la mejor forma de recuperar las técnicas, los significados, los elementos y las intenciones que nos devuelven a un imaginario muy arraigado a la tierra, a la familia y a las técnicas milenarias. Un nuevo modo, por irónico que pueda parecer, de crear diseños rústicos, atemporales, innovadores e contemporáneos; y un equilibrio que, para Luis, el mundo de la moda está pidiendo a gritos:

Si parto de esta base se pueden cambiar cosas. La industrialización ha llegado a unas cotas de producción muy, muy exigentes, y es necesario equilibrar. Siempre se puede equilibrar.

A través del proyecto, además, su autor busca la re-inserción social y laboral incorporando en el equipo de trabajo a personas con distintas capacidades y con el fin de emplear a trabajadores autóctonos y extranjeros e integrarse con las asociaciones propias del pueblo. Hay imágenes de ellos por todas partes y hasta un vídeo sobre el proceso de producción; y Luis, se enorgullece de la forma de hacer de las personas con quien trabaja codo con codo en Málaga.

japaca 03
Uno de los trabajadores de Japaca Jarapas, en el taller malagueño. Imagen de Maite Caramés Photography.

El espacio también lo ha creado él. Es, en esencia, un pequeño edén en medio del Borne barcelonés. Hay neones por todas partes, y se hacen ramos de flores frescas que inundan la estancia de una fragancia sublime. Luego, bajando las escaleras, que parecen sacadas de una escena del mismo Brooklyn, el espacio se reinventa y nos descubre la exposición de Luis. Sus alfombras están colocadas cuidadosamente por todas partes, y sus admiradores se esfuerzan por no pisarlas: Más que alfombras, son piezas de artesanía. Y, si no os habéis pasado todavía por allí o aún no conocéis el proyecto Japaca Jarapas de Luis Rueda, os recomendamos desde aquí, y ahora, fervientemente, que lo hagáis.