Instagram, herramienta clave para llenar las tiendas físicas

by Anna Pardo Fernández,

Adidas

Las redes sociales son parte clave de la sociedad contemporánea. Estas plataformas han creado adicciones –nomofobia es el término acuñado para definir al trastorno que provoca la ansiedad generada por no tener el dispositivo móvil cerca– y están marcando a toda una generación. Todos (o casi todos) hemos sucumbido a su innegable poder. Pero además, este tipo de medios, entre los que destaca Instagram, son un canal de comunicación imprescindible para alcanzar al cliente. Parte de su éxito reside en su inmediatez, colosal impacto y veloz repercusión. Sin ir más lejos, el cofundador y director ejecutivo de Instagram Kevin Systrom anunció, hace apenas un par de días, que ya ha llegado a los 1.000 millones de usuarios a nivel mundial. La red social de la imagen ha logrado duplicar el número de miembros en solo dos años, consiguiendo así un crecimiento insólito que se ha alimentado –no lo olvidemos– de los usuarios desencantados de Facebook, Twitter y Snapchat, entre otros. Unos números locos que la publicidad y el marketing están explotando al máximo.

El cofundador y director ejecutivo de Instagram Kevin Systrom anunció, hace apenas un par de días, que ya han llegado a los 1.000 millones de usuarios.

La moda no deja de ser un fiel reflejo de las tendencias sociales de cada época, es la perfecta representación del Zeitgeist, el espíritu del tiempo. Según datos de Instagram, el 60 por ciento de los usuarios descubren un producto a través de la plataforma y el 50 por ciento de los usuarios siguen al menos una cuenta comercial. Por este motivo, las compañías de moda utilizan las redes sociales como vía de comunicación principal en sus estrategias de marketing y publicidad. La industria de la moda está inmersa en un momento de profundos cambios: el online está ganando al offline por goleada. Con una creciente imposición del e-commerce, una ascendente competencia y un cambio de generación que genera transformaciones en los hábitos de compra de los consumidores –ya que ahora prefieren gastar en experiencias antes que en bienes– las tiendas físicas están en peligro de extinción.

UO

Según informa Kantar Worldpanel en su Informe de la moda online en España, en Alemania un 28% de la ropa se compra por internet, en Reino Unido un 23,9% y en Francia un 12,6%. La firma deportiva Adidas tiene claro que el futuro está en Internet: “Nuestra web es la tienda más importante que tenemos en el mundo” ha afirmado Kasper Rorsted, el director ejecutivo de la firma. Para potenciar su presencia en el ciberespacio, Adidas comenzará a cerrar tiendas para impulsar su plataforma de comercio online. Aunque muchas compañías optan por abandonar la venta tradicional a favor de centrar su estrategia al completo en Internet, otras abogan por usar Instagram para conducir a los clientes a las tiendas físicas. Las tornas han cambiado: ahora los medios online sirven para guiar a los consumidores hasta los soportes offline.

En Alemania un 28% de la ropa se compra por internet, en Reino Unido un 23,9% y en Francia un 12,6%. Ahora los clientes lo quieren todo con inmediatez y se dejan conquistar por la publicidad altamente estética que inunda Instagram.

Este tipo de campañas digitales tienen luces y sombras. La constante disposición de información genera usuarios saturados que ven crecer sus niveles de exigencia a puntos desorbitados. Ahora los clientes lo quieren todo con inmediatez y se dejan conquistar por la publicidad altamente estética que inunda Instagram. Las tiendas físicas tienen poco que hacer contra la facilidad que ofrece obtener todo lo que los consumidores desean a través de los smartphone. Para firmas como Urban Outfitters, cuyos diseños de tiendas siempre han sido notablemente pintorescos, Instagram es un campo que les ofrece mil beneficios. La directora de imagen de la marca, Lynn Kostelny, defiende que ”el ambiente de nuestra tienda es parte del ADN de nuestra marca”

Gucci

Por causas como esta, crear experiencias en las tiendas y compartir este contenido en Instagram es vital. Compartir es vivir y las compañías de moda lo tienen claro. Un buen ejemplo de esta conducta transversal entre canales físicos y digitales es una de las últimas campañas de GucciLos usuarios de la aplicación móvil de Gucci pueden escanear una pegatina situada en los escaparates para acceder a un microsite web exclusivo. Las boutiques escogidas están dotadas de gafas de Realidad Virtual con las que los clientes disfrutan del universo 360 grados. Una excelente muestra que de cómo guiar a los usuarios a las tiendas físicas ofreciéndoles una experiencia única que han descubierto mediante redes. Fernando OrtegaTraining Coordinator de Loewe, comenta que el consumidor “busca dar un valor añadido al mero hecho de comprar por Internet o visitar una tienda”. El usuario, en definitiva, es cada vez más exigente y complacerle se complica con cada nueva acción.

Los clientes han dejado de ser sujetos puramente pasivos y se han convertido en sujetos que demandan constantes novedades, firmas con autenticidad y creatividad en su experiencia de compra. La máxima personalización será el futuro del retail.

El crecimiento de las redes sociales no parece tener un fin cercano. Los clientes han dejado de ser sujetos puramente pasivos y se han convertido en sujetos que demandan constantes novedades, firmas con autenticidad y creatividad en su experiencia de compra. Todos los estudios anuncian que la máxima personalización será el futuro del retail. Las beacon networks son pequeños dispositivos que se colocan en un espacio físico y que, a través de señales de Bluetooth, permiten a una firma saber dónde se encuentra un consumidor en su local para ofrecerles una experiencia única. Este tipo de acciones marcarán los próximos pasos en un sector cada vez más competitivo y agresivo. La industria avanza tan rápido que no vamos a necesitar demasiado tiempo para descubrir cómo va a ser el porvenir de las estrategias de comunicación, publicidad y marketing de las principales compañías de moda del mundo.