¿Qué quieren los nuevos diseñadores de moda?

by Bea Zurro,

20160907_PARSONS_WOODS_0000-0526_opt

La promoción 2016 del MFA de la Parsons de Nueva York expone al público sus sueños, sus demandas y requerimientos a un sector de la moda que están a punto de formatear. De entre todas sus demandas y esperanzas, éstas son las conclusiones que hemos sacado.

1. La necesidad de una industria de la moda más ética

Una de las alumnas preocupadas por este tema es Jessica Shroyer, quien afirma que lo peor de esta industria es cómo ha tratado al planeta hasta ahora y la importancia de un cambio. Pero no se trata de una batalla perdida, la gente cada vez más especializada y concienciada está aprendiendo el modo correcto de hacer las cosas por lo que es un buen momento para ser optimistas.

2. Explorar los límites, adentrarse en la aventura

Una de las cosas que los estudiantes agradecen del sector que han escogido es la oportunidad que ofrece para la experimentación y la investigación en nuevos materiales y formatos. Con un espíritu tan cambiante, lo nuevo siempre es bienvenido y eso se muestra como una gran ventaja para los que empiezan. Alex Huang lo equipara a la sensación que ofrecen las ciencias y las vanguardias, la oportunidad de explorar los límites humanos y de escribir nuevos mapas para lo desconocido.

untitled-article-14732653282

3. Colaboraciones y más colaboraciones

Uno de los elementos más valorados de la moda por los consumidores han sido las colaboraciones. Todos nos entusiasmamos al descubrir noticias de diferentes equipos de profesionales que se reúnen para ofrecer soluciones novedosas y emocionantes, pero también es algo que entusiasma a los creadores. La moda, como muchos otros sectores creativos asienta sus bases en el trabajo en equipo, en la discusión de ideas y los diferentes puntos de vista, por lo que desde bien temprano cualquier creativo del sector conoce la importancia de escuchar las opiniones ajenas, pero cuando tus recursos son limitados es más que una crítica constructiva lo que te hace falta para saltar a la piscina. Anna-Marie Gruber menciona la importancia de las colaboraciones para empaparse del conocimiento de los demás y nutrir así tu propio trabajo. Zishan Li pone el foco de atención en la gran oportunidad que ofrecen las grandes empresas al establecer convenios de prácticas posibilitando así una aproximación real a la experiencia en el sector. Mientras que a Gahee Lim lo que le fascina es la conjunción entre diferentes especialidades, la fusión de la moda con las bellas artes, el diseño de producto, la música o la tecnología lo que lleva a nuevas concepciones que realmente ponen a prueba el sistema actual.

4. Democratización de la moda

La moda ya no es algo relegado a determinadas clases sociales y eso desde luego es un punto a favor si examinamos los caminos que ha tomado esta industria. Jessica Shroyer recalca esta diversidad y esta inclusión paulatina como la auténtica oportunidad de la industria de crecimiento.

5. Oportunidades para los nuevos talentos

El último tema que destacaron los alumnos es la necesidad de dar a conocer a los creadores jóvenes, con ellos vienen no solo las novedades sino también las nuevas opciones para mejorar una industria con muchos aspectos a debate. Para Gahee Lim el beneficio está en que la moda se hace grande gracias a los auténticos talentos que la emplean como un medio para expresarse, no meramente como un negocio. Anna-Marie Gruber opina que no son suficientes los espacios para diseñadores jóvenes y emergentes y recuerda la importancia de otorgar un mayor protagonismo a la creatividad e innovación en oposición a las tendencias y el consumo de masas.

Vía i:D