¿Por qué Raf Simons deja Dior?

by Estel Vilaseca,

raf_simons_deja_dior_01

Ayer, después de comer, The Business of Fashion lanzaba la noticia bomba: “Raf Simons deja Dior”. Una misiva del diseñador anunciaba su deseo de renunciar a uno de los puestos más preciados: “Después de una larga y cuidadosa reflexión he decidido dejar mi puesto como director creativo de Christian Dior. Se trata de una decisión basada totalmente y por igual en mi deseo de centrarme en otros intereses de mi vida, incluyendo mi propia marca y otras pasiones que me inspiran fuera del trabajo.”

Después del impacto de la noticia llega el “¿por qué?”. ¿Por qué un diseñador en lo más alto de su carrera, al frente de una de las casas con más tradición y con los números a su favor, decide dejar el puesto? Para algunos, la decisión de anteponer la ambición a los intereses personales es radical, y al mismo tiempo sienta un interesante precedente que abre nuevos horizontes. También resulta sintomático, a la vez que alarmante e inquietante, que las grandes casas no consigan retener a sus directores creativos el tiempo necesario para que estos puedan desarrollar un trabajo sólido y duradero.

raf_simons_deja_dior_02

Mientras que Karl Lagerfeld se ha hecho completamente suya la firma Chanel, a lo largo de los 32 años que lleva al frente como director creativo, Nicolás Ghesquière dedicó apenas la mitad a la dirección de Balenciaga para saltar a Louis Vuitton en 2012. Su sucesor, Alexander Wang, toda una joven promesa, aguantó sólo tres años en el cargo, alegando que quería concentrarse en su propia marca “para llevarla al siguiente nivel.”, haciendo de la estancia de Ghesquière toda una eternidad. Raf Simons se une ahora al club de la fugacidad abriendo la posibilidad de que haya vida más allá de las grandes marcas de toda la vida.

Diseñador muy respetado, su inesperada salida ha vuelto a poner sobre la mesa el tema de la extenuante celeridad que la industria de la moda ha cogido en los últimos años, en parte por la irrupción de internet y las redes sociales. La exigencia de generar de forma constante contenido parece chocar con el ejercicio creativo a largo plazo, ese que necesita de tiempo para llegar a ideas más maduras y reflexivas.

Con la noticia, llegan las primeras especulaciones y la rumorología. Os dejamos aquí con una selección de lecturas imprescindibles para profundizar en la noticia.

raf_simons_deja_dior_05

¿Por qué?

La periodista Cathy Horyn rescata desde su columna en The Cut algunas declaraciones del diseñador que reflejan cierto descontento con el ritmo acelerado de la industria de la moda hoy. “Cuando haces seis desfiles al año, no hay suficiente tiempo para todo el proceso. Técnicamente, sí – la gente que hace las muestras, cose, ellos lo pueden hacer. Pero no tienes tiempo para incubar ideas, y el tiempo de incubación es muy importante. Cuando pruebas una nueva idea, la miras y piensas, Hmm, dejémosla reposar una semana para ver pensar de nuevo en ella después. Pero eso no es  posible cuando tienes tan sólo un equipo trabajando en todas las colecciones”. Y deja caer que parte del desencanto tenga que ver con la falta de control de Simons sobre la marca más allá de las prendas para concluir: “A lo mejor, después de tres años y medio en Dior, Simons sintió que no era el mejor sitio para él. ¿Representa esta salida de una de las casas de costura más importante el rechazo al modelo de los últimos veinte años – grandes desfiles, marcas de lujo? No, eso sería una exageración. Pero sugiere que el comedido Simons está buscando mayor equilibrio – menos desfiles, más tiempo para crear – y con ello, más control y satisfacción personal.

Sarah Mower, por su parte, añade su propia opinión al debate en Vogue.com: “¿Realmente Simons sintió que no tenía nada más que decir sobre los nuevos códigos de feminidad que estaba desarrollando en Christian Dior? ¿O los interminables viajes entre París y Amberes eran ya demasiado? Si así fuera, no se trataría tanto de un hecho aislado de un diseñador y una casa en particular, sino del propio sistema de la moda, que de forma absolutamente descontrolada se ha lanzado a una huida hacia delante por razones que nadie parece ser capaz de entender. Es una pena que la energía creativa y el instinto para el desarrollo meticuloso de ideas de moda se queme tan deprisa, en lugar de permitir que evolucionen en algo más a lo largo del tiempo.”

Y Nicole Pelphs, también desde Vogue.com prosigue: “La abrupta salida de Simons encenderá, sin duda, la mecha para nuevos debates sobre las dificultades de dirigir una firma de la envergadura de Dior y de las casi inhumanas demandas del sistema actual de temporadas.

url-1

¿Y después?

En un artículo del mismo día en WWD, otro de los medios de referencia del sector, se vuelve a apuntar al desbocado sistema como posible causa de la marcha: “Me estoy haciendo muchas preguntas”, decía Simons antes del desfile de Dior del pasado 2 de octubre, refiriéndose a la palpable sensación de que el ritmo actual de la moda y un calendario de desfiles saturado ha alcanzado un punto sin retorno. “Siento que mucha gente lo está cuestionando. Hay mucho que hablar sobre ello: ¿Hacia donde va todo esto? No se trata sólo de la ropa. Es la ropa, todo, Internet.” Aunque la publicación es prudente, y dice que todavía es pronto para lanzar conjeturas sobre sus próximos pasos, recordando además que probablemente su contrato le impida, al menos de forma inmediata, ponerse a trabajar para otros, ofrece un posible escenario de futuro. “Según fuentes del mercado, Calvin Klein ha sido una de las firmas que últimamente ha estado tentando al diseñador belga.”

Posibles sucesores de Raf Simons en Christian Dior

Desde WWD apuntan a Riccardo Tisci, Jonathan Anderson, Alber Elbaz o Proenza Schouler. Por su parte Horyn apuesta por Phoebe Philo y Tisci. En NEO 2 preguntan a expertos y amigos y salen otros nombres: Olivier Theyskens, Josep Font o Viktor & Rolf, son otros de los diseñadores a los que la gente le gustaría ver al frente de Dior. ¿Y a vosotros?

Temas que te pueden interesar: , , , ,

estelvilaseca_200x200

Un post de...

Estel Vilaseca Barcelona Editor
"No one belongs here more than you"