Paula Cademartori: High Quality Trending Topic

by Rocío G. Rus,

Paula Cademartori: High Quality Trending Topic | itfashion.com

En octubre de 2014 el sitio web “Business of Fashion” publicó un artículo sobre la diseñadora de bolsos Paula Cademartori y su brutal crecimiento como marca. En el artículo se entrevista a la diseñadora brasileña y se narra la historia de su carrera, que cuenta con tan sólo cuatro años de edad: desde sus comienzos en los talleres de Versace como colaboradora hasta que tomó la decisión de crear su propia marca y trasladarse a Italia, pese al incremento en los costes de producción que tal decisión conllevaría.

El caso merece gran admiración: la combinación de diseño llamativo e interesante, materiales de gran calidad y producción artesanal resultaron en un negocio que generó 2,8 millones de dólares sólo en 2014, cuatro años después del nacimiento de la marca. Cualquier estudiante de diseño podría soñar con un éxito de tales dimensiones en tan poco tiempo. La historia de Paula es un ejemplo de que el riesgo y la perseverancia pueden acabar valiendo la pena, de que un producto está destinado a triunfar si el diseño y la calidad cumplen con los requisitos de los consumidores del lujo.

Pero no todos los personajes de este cuento jugaron a favor de la protagonista. Algunos de los elementos de esta historia no estaban en manos de Paula. Kate Abnett explica en el artículo que la aparición de los bolsos en las semanas de la moda más reconocidas de todo el mundo fue un hecho crucial para el crecimiento de la marca. Personalidades como Miroslava Duma o Anna dello Russo, dos de las figuras más perseguidas y fotografiadas por la prensa y medios durante las semanas de la moda de París, Nueva York, Londres o Milán, fueron de las primeras en mostrar al mundo sus Paula Cademartori. Poco después de sus primeras apariciones, prácticamente todas las celebridades del mundo de la moda lucían alguno de los modelos de la marca, lo cual multiplicó exponencialmente la repercusión mediática. Chiara Ferragni, Candela Novembre, Leandra Medine, Natalie Joos o Andy Torres son sólo algunas de las it-girls que han lucido sus diseños, y las cifras en ventas demuestran el impacto de esta vocanada de publicidad.

Paula Cademartori: High Quality Trending Topic | itfashion.com

Sin embargo, tal vocanada de publicidad puede ser un arma de doble filo. La verdadera relevancia de que numerosas celebridades hayan lucido en alguna ocasión alguno de los diseños firmados por Paula Cademartori es indiscutible, pero también a largo plazo cuestionable. Las celebridades que asisten a las semanas de la moda más importantes del mundo muestran un gran número de prendas por look, varios looks al día, algo que se repite durante prácticamente un mes, a la vez multiplicado por al menos dos períodos al año. El bolso de Paula queda a largo plazo ensombrecido por el look del día siguiente en que se muestra el look de la pasarela del día anterior, o el par de zapatos que todos han de mostrar en algún punto de la semana porque es el “must have”. Los bolsos de Paula Cademartori probablemente fueron uno de esos elementos recurrentes de ciertas semanas de la moda, pero el conjunto de prendas recurrentes es innumerable, imprevisible y aleatorio. Y los efectos del bombardeo de imágenes que una recurrencia de estas características puede causar también son tanto positivos como negativos en el posible consumidor. Tras el “fashion month”, aquellos consumidores del lujo que busquen destacar entre la multitud evitarán precisamente todos aquellos elementos recurrentes, las prendas que se hayan visto en demasiadas ocasiones en los medios; buscarán algo no tan accesible, no en términos económicos, sino en términos de exclusividad: querrán algo jamás visto previamente. Aquellos que sí que consideren inspirarse en esas celebridades decidirán hacerse o no con el producto según sus posibilidades económicas o sus gustos, lo que conlleva que el bolso compite con otras prendas de casas probablemente establecidas.

La volatilidad de las tendencias es sobrecogedora. Hoy en día es incluso evidente que la búsqueda de lo “último”, que resulta en la adquisición constante de artículos, es para la mayoría más importante que el interés por la calidad, que conlleva la posesión de menos artículos y un interés más alejado de las tendencias fugaces. La collección que Moschino realizó hace pocas temporadas inspirada en Barbie es un excelente ejemplo de lo absurdo que resulta clasificar las colecciones según temporadas en un sistema que excluye prácticamente toda referencia temporal. La colección que se mostró en la pasarela fue vista en las calles justo al día siguiente; una selección de celebridades pudieron lucir los looks de la pasarela justo un día después y una selección de tiendas especializadas recibieron una pequeña muestra de la colección tras dos semanas. Con estrategias de comunicación como estas, cuando la colección llega al resto de establecimientos (unos seis meses después, para cuando la colección fue ideada desde un principio) los posibles clientes ya han experimentado una fatiga visual tras un borbadeo de imágenes constante e intenso (y si alguien considera invertir en una pieza, probablemente no invierta en una cazadora de cuero rosa chicle sin mangas).

Paula Cademartori: High Quality Trending Topic | itfashion.com

Paula Cademartori tiene la misión de mantener su propia marca y sobrevivir al sistema de la tendencia fugaz estando, a la vez, dentro de él. No todo pinta en su contra: ya ha logrado seguir captando clientes y visualización tras introducir mochilas en sus colecciones justo en el momento de la tendencia mochilera. Además, sigue confiando en la producción artesanal y la alta calidad. De ahí que siga siendo una referencia en la marroquinería de lujo, pero en un sistema donde la rapidez es una constante puede resultar peligroso arriesgar en una producción lenta y laboriosa. Paula tiene la responsabilidad de mantener su seña de identidad: la combinación de diseños distintivos, el acierto en la adopción de tendencias y la gran calidad.

Pero si algo nos demuestra la entrevista del artículo es que Paula sabe lo que hace al diseñar bolsos. Según sus propias palabras, “el hombre se fija en el pie de la mujer para ver qué zapatos lleva. La mujer, para mí, elige sus zapatos para seducir, pero compra un bolso para demostrar su poder a otra mujer.” Lo cierto es que quizá las exigencias en la calidad de otros productos están cambiando, pero un bolso sigue siendo una prenda en que la calidad sigue valorándose, un accesorio en que cualquiera podría decidirse a invertir. Un bolso puede ser una pieza eterna y atemporal por muy excéntrico o llamativo que sea si la calidad cumple con ciertas exigencias. Cademartori tiene una gran variedad de cartas con las que jugar, y su jugada, hasta ahora, ha sido impecable, así que el artículo de “Business of Fashion” bien merece su puesto en la categoría de “Intelligence”. Que siga ahí o no dependerá de cómo siga la partida.

Paula Cademartori: High Quality Trending Topic | itfashion.com

Temas que te pueden interesar: , , ,