Milán y París dicen no a las estrategias de Burberry y Ford

by Alex Osuna Aran,

fendi

La disputa en el mundo de la moda sigue. Hace poco Burberry, Tom Ford y Vetements anunciaban que cambiarían sus estrategias comerciales para poder abastecer lo más rápido posible sus clientes con las próximas colecciones. Estos hechos generaron un extenso debate en la industria y nadie se ha quedado al margen. ¿Hace falta ser esclavos de la inmediatez?

“Es un follón”, respondía Karl Lagerfeld al acabar el desfile de Fendi la semana pasada en Milán. El director creativo de la marca tiene claro que hay una falta de consenso por parte de la industria de la moda occidental en lo que respecta al cambio del calendario de la moda. Nadie se pone de acuerdo; ni EEUU, ni el Reino Unido, ni la Europa Continental. Nueva York y Londres dicen sí, Milán y París dicen no.

“Puedo presentar mis colecciones y luego darle tiempo a los consumidores y al resto de agentes – editores, compradores – para que hagan sus elecciones, sus fotos y su difusión. Si no hay ese espacio de tiempo, es el fin”, declara Lagerfeld. El ojito derecho de Ana Witnour deja claro que está en contra de el “see now, buy now”, y defensa el modelo tradicional que caracteriza a la industria del lujo europea. “Aquellos que tengan 300 tiendas como Fendi lo podrán hacer, pero deberían hacerlo seis meses antes de lo previsto, enseñárselo a los editores y… todo se filtraría; es imposible”, continúa. “Además, la gente que no tenga tiendas físicas no sabrán qué hacer.”

Por mucho que Lagerfeld diga que no está de acuerdo en cambiar el sistema de calendarios, él sigue siendo parte el fenómeno de las colecciones cápsula. Chanel presenta una colección al año que va directamente a las tiendas cuando se acaba el desfile. “El mundo está cambiando – no siempre para mejor – y tenemos que seguir esos cambios pero hay una manera de hacerlo, ¿sabes? No se trata de hablar sobre estupideces”, incide el diseñador.

gucci

Gucci va a seguir en la misma línea que Chanel y Fendi. Los consumidores de la marca italiana no podrán disfrutar de la ropa fresca del desfile. Según Francois-Henri Pinault, CEO del grupo Kering, el plan de Burberry “niega el sueño” que crea el lujo. Hacer esperar a los consumidores seis meses significa “fabricar deseo”. Por eso se va a mantener en la misma línea del calendario.

kering

Los franceses se unen a la negativa también. La Federación Francesa de la Moda Prêt-à-Porter de los Modistas y los Creadores apoya la moción de Karl y prefiere dejar el calendario como está. “¿Qué es París? París es la capital de moda de la creación y por lo que nosotros sabemos el sistema actual sigue siendo válido”, cuenta Ralph Toledano, presidente de la federación, a WWD. Él lo tiene claro y no va a hacer ningún cambio en la fórmula que ha funcionado durante mucho tiempo. Y ahora menos, con la semana de la moda francesa en pleno rodaje.