Los alumnos de Polimoda se presentan a Suzy Menkes y al mundo

by Isabel Serra,

polimoda2

Entre presencias estelares como la de Raf Simons, la semana de la moda de Florencia deja también algún hueco para que nuevas caras valientes muestren al público su talento y su trabajo. Estamos hablando del privilegiado grupo de alumnos seleccionados por la escuela de moda más prestigiosa de la ciudad, Polimoda, que organizó el pasado 14 de junio un desfile cuidado al detalle en el epicentro del lujo florentino, el Palazzo Strozzi. Polimoda se propuso este año superar las barreras entre la inspiración y la industria, entre teoría y práctica. Se propuso que sus alumnos vieran cómo sus sueños desfilaban ante ellos por la pasarela. El del martes fue sin duda el mejor escaparate y el mejor premio a su esfuerzo. Allí estuvo Itfashion.com.

Un total de veinte alumnos y sus veinte respectivas colecciones se enfrentaron a un jurado de altura: Suzy Menkes, editora internacional de Vogue; Scott Schuman, fundador de The Sartorialist; Laudomia Pucci, hija de Emilio Pucci y actual directora de imagen de la firma; entre muchos otros ojos expertos. El show contó con diez colecciones femeninas y diez colecciones masculinas, de cinco outfits cada una. El leimotiv elegido fue Cults: cada propuesto dio su particular visión sobre qué significaba hoy el culto, el sentimiento radical de pertenencia a una idea. El resultado fueron prendas potentes y arriesgadas, con una tónica constante de vanguardia en siluetas y materiales. Curioso el amplio abanico de inspiraciones que vimos en las colecciones: se intuían sombras de la visión femenina de Rei Kawakubo de Comme des Garçons, retazos de la poética imposibilidad de los vestidos de Viktor & Rolf. Moda contemporánea –que muchas veces se jacta también de ser radical– vista desde diversas ópticas y nacionalidades.

polimoda3

El bagaje cultural de cada diseñador marcó en unas cuantas ocasiones la dirección de su proyecto. Sofía Casteñada, de México, nos reconoció haberse inspirado en el paisaje salvaje de su país y en la espiritualidad japonesa: “el nombre de mi colección es MONO NO AWARE, un concepto japonés: es tener una sensibilidad y empatía hacia lo que nos rodea”. Su último vestido, nos explica, “está inspirado en los impermeables de paja japoneses y está hecho con la misma técnica. Allí pinté los lugares más importante de mi infancia y la casa donde crecí”. Sus estampados se van desvaneciendo sutilmente en cada outfit: “Para dar a entender como nuestra sociedad falla en preservar estos lugares mágicos”. Culto, pues, al paisaje y a la propia tierra.

polimoda4

Del epílogo del desfile se encargó el italiano Federico Cina. Su colección parte de la ley Cirinnà –reciente ley italiana que regula los matrimonios civiles entre homosexuales– y tiene como objetivo remover conciencias, barrer de prejuicios las mentes más recelosas. Sus outfits se orientan hacia nuevos modelos de familia y por ello propone prendas masculinas prácticas y cómodas para que sea fácil lidiar con la vida paterna: utilización de materiales ligeros, bolsos porta-bebés, etc. Explica Federico Cina que su proyecto es más que una colección, es la expresión del futuro que quiere para él: un futuro que le reconozca el derecho a formar una familia.

El veredicto aún no ha dado el nombre del ganador. De momento, gana la moda. Una moda crítica, honesta y comprometida en cuanto inspiración. Atractiva, original y atrevida en cuanto a realización. La moda no muere, sigue muy viva.

polimoda1

Temas que te pueden interesar: , , , ,