Los 10 mandamientos del nuevo consumo

by itfashion,

los 10 mandamientos del nuevo comercio

Si las marcas quieren vender, tienen que cambiar. Hasta ahora, la prioridad de las empresas era crear el mejor producto posible a un precio competitivo para asegurar las ventas. Pero los consumidores están cambiando sus prioridades, y se interesan por la sostenibilidad, la autenticidad y la transparencia. Esto es lo que llamamos “nuevo consumo”. Hemos encontrado un artículo en The Business of Fashion que a partir de una investigación de Euromonitor nos da diez claves de la evolución del comercio. “Los consumidores de hoy se replantean sus prioridades y se preguntan qué es lo que realmente deben valorar” dice Sarah Boumphrey, de Euromonitor.

1. Transparencia en las prácticas del negocio

Cada vez es mayor el conocimiento que tienen los consumidores en relación a los temas ambientales y las condiciones de trabajo de las empresas. Revelar información acerca de las prácticas de negocio permite a las marcas comprometerse con los clientes de una manera totalmente nueva,  se abre un diálogo y se crea una experiencia de marca más honesta. La transparencia ha pasado de ser una opción, a ser, por parte de los consumidores, una expectativa.

2. Demostrar auténticos valores de la marca

Ofreciendo productos que están totalmente en consonancia con la historia y la cultura de la empresa, las marcas consiguen demostrar su autenticidad. Esto lo podemos ver claramente reflejado en Burberry, que siempre se ha mantenido fiel a sus raíces inglesas y a la artesanía: “Cada vez encontramos más consumidores que no quieren pagar por algo falso, quieren lo real de lo genuino. Es así como la autenticidad es realmente la nueva sensibilidad de los consumidores”, afirma Joseph Pine, autor de The Experience Economy. “Es el principal criterio de compra a partir del cual los consumidores eligen a quién y qué comprar”, concluye.

3. Crear procesos sostenibles

Euromonitor afirma que la clave del nuevo consumismo está en la creciente demanda de materiales y métodos de producción más sostenibles. Un ejemplo es la marca británica People Tree, que comprando productos de comercio justo y materiales de proveedores de países desarrollados, aspira a ser cien por cien de comercio justo a lo largo de toda su cadena de subministro. Además, la empresa también se esfuerza en proteger al medio ambiente y a utilizar los recursos naturales de forma sostenible.

4. Invertir en tecnología al por menor

Los rápidos avances en tecnología han hecho aumentar las expectativas del comprador online: alto nivel de servicio, velocidad y en definitiva una experiencia única. Eso implica que una marca puede ser apartada por no adaptarse a un modelo de negocio donde la web, el móvil y la compra social estén incluidos.

5. Ayudar a los clientes a lograr metas personales

Por ejemplo, Nike, la famosa y gran marca deportiva, ofrece los Run Clubs, una experiencia que ayuda a los clientes a ponerse en forma. Esta es una estrategia que distintas firmas están poniendo en práctica. ¿Y cuál es el objetivo? ayudar a los consumidores a alcanzar sus objetivos de salud y bienestar.

6. Precios compatibles

Encontramos marcas que ofrecen descuentos constantemente, y eso ha alterado las actitudes de los consumidores respeto el valor y el consumo. En esa nueva era en la que hemos entrado, el cliente espera siempre un precio bajo en los productos: “Queriendo ahorrar dinero y tiempo con estas experiencias, también desea comprar al precio más barato posible”, afirma Pino. “Quieres ahorro y la mayor comodidad posible, y así estás consiguiendo ambas cosas”, añade.

7. Proporcionar servicios eficientes

EEUU ha puesto en marcha ‘Stitchfix’, por ejemplo, que tiene como objetivo sustituir el momento de ir a comprar ropa. Los clientes rellenan un perfil de estilo y reciben en casa una selección de productos. El consumidor moderno se enfrenta a un sinfín de opciones, es por esto que los productos y servicios que ayudan a ahorrar tiempo se han vuelto más atractivos. Sarah Boumphrey, de Euromonitor, lo dice claramente: “El tiempo se ha convertido en un lujo en el mundo de hoy en día”.

8. Ofrecer experiencias para impulsar las ventas

Los eventos y la creación de experiencias han resultado ser herramientas cruciales que ayudan a las marcas a conectarse con sus clientes a un nivel más profundo. Sin ir muy lejos, encontramos un claro ejemplo en Vogue, que organiza una fiesta anualmente: “Nos encontramos en una economía de la experiencia”, declara Pine. “Las experiencias son memorables e involucran a cada uno de una forma personal, y eso es lo que la gente desea”, concluye.

9. Economía del compartir

Los nuevos consumidores prefieren ser propietarios temporalmente, de hecho, a medida que más consumidores se acostumbran a compartir sus bienes, las marcas de lujo se ven afectadas por el fenómeno: “Esto va relacionado con la oferta y la demanda, y la conexión de las personas y las empresas con los recursos que ellos desean”, dice Boumphrey. A lo que añade que “se eliminan las ineficiencias del mercado, y eso permite a los consumidores interrumpir una amplia gama de sectores”.

10. Reconocer la individualidad de los clientes

Hay una fuerte demanda de productos que ayudan a expresar la propia individualidad, y eso explica el aumento de servicios de personalización. El consumidor quiere poner su propio sello en los productos: “Queremos pertenecer a una tribu más, en la que nos dé la gana -esto es lo que somos, eso es parte de nuestra identidad. Pero sin embargo, también queremos reconocer nuestra propia singularidad”, afirma Pine.

Vía The Business of Fashion