Las nuevas promesas de la Central Saint Martins

by it fashion,

designers

No es ningún secreto que la Central Saint Martins acoge en sus aulas a los creadores emergentes de moda más brillantes. Actualmente, más de la mitad de los diseñadores en la London Fashion Week son graduados por la CSM. Y por ello tiene lógica entonces que el espectáculo anual de graduación de la escuela sea muy esperado, tanto por diseñadores, compradores y periodistas que lo que quieren ver es el talento de la próxima generación que se adentra en el mundo de la pasarela: “Este año es hay mucho que ver con los acontecimientos políticos y lo que los estudiantes están sintiendo. Hay una gran cantidad de trabajos que se ven influenciados por los sentimientos de la globalización”, dice Willie Walters, director del programa de la moda desde hace mucho tiempo BA de CSM. Lo que se intensifica teniendo en cuenta que tan solo el grupo de graduados de este año recoge 32 nacionalidades diferentes. “Durante aproximadamente los últimos cinco años, las colecciones han sido sobre enormes adornos, muy lujosos, un montón de costuras. [Este año] es más sobre el concepto – como una protesta silenciosa”. “Tenemos un estudiante de Hong Kong, que basa su colección en ‘la Revolución del paraguas” (una serie de protestas callejeras que se produjo en 2014 como parte de la lucha de Hong Kong para la democracia). Otro estudiante miró a Ecuador y las grandes compañías petroleras que destruyen la selva donde viven las tribus “, continúa Walters.

Realmente son buenas noticias para la moda, pensar en una nueva generación de diseñadores concienciados con su entorno. Pero en la Central Saint Martins no solo se preocupan por el concepto, sino también por la artesanía de la profesión. “A penas tenemos tiempo para poder enseñarles todo lo que necesitan saber para ser un gran diseñador, enseñamos a los estudiantes cómo crear siluetas, cómo comunicarse, cómo ilustrar como construir, aunque al salir de CSM puede que nunca vuelvan a hacerlo debido al actual reparto de responsabilidades en los equipos de trabajo, pero aun así vemos de vital importancia para su formación el saber hacer”.

Aquí el Top 6 de The Business of Fashion de los graduados de este año:

Sergiy Grechyshkin — Womenswear

 

Sergiy-Grechyshkin

Nativo de Kiev, Sergiy Grechushkin siguió una trayectoria poco habitual en el mundo de la moda. Anteriormente y durante seis años, trabajó en un banco en un banco de Ucrani:  “No me sentía bien con mi trabajo, no me hacía feliz. Empecé a tomar alguna clase como ilustración y dibujo y con mi máquina de coser empecé a hacer realidad mis patrones”. En cuanto al futuro, Grechyshkin ha recibido una oferta de trabajo, pero se niega a revelar dónde. Él también está interesado en iniciar su propio negocio en algún momento en el futuro.”Cómo alguien que no ha tenido mucha experiencia en la moda, hago las cosas a mi manera. Normalmente, si te han enseñado de una manera, es difícil pensar las cosas de una manera diferente. Estoy feliz de no haber tenido en parte conocimientos [de moda] antes de venir aquí”.

Kota Gushiken — Knitwear

 

Kota-Gushiken

Para su colección, Gushiken se ha inspirado en el ritmo de la percusión africana. “Si escuchas la música de tambor africano, se oyen cinco tambores diferentes, cada uno jugando diferentes ritmos. Es completamente diferente y suena muy complicado. Pero una vez que se coge el ritmo que vas a reconocer para bailar, los diferentes ritmos hacen una música”, explica. “Quería visualizar este ritmo como una colección de moda.” El icono del pop americano y artista de graffiti Jean-Michel Basquiat es también una de las principales referencias de Gushiken. “Su arte es a menudo considerada como una visualización de la polirritmia y el jazz. Cuando yo estaba investigando acerca de las pinturas e imágenes de Basquiat, descubrí que la apropiación es uno de sus métodos. Señaló a la Mona Lisa en una forma muy divertida e infantil. Es como burlarse de Leonardo da Vinci, y yo quería hacer ese tipo de cosas en la moda”, dice Gushiken.

Imogen Wright — Womenswear

 

Imogen-Wright

El diseñador británico Imogen Wright se centra en crear un armario para la mujer lleno de prendas prácticas y frescas. “Quería hacer algo que no se centrase únicamente en el corte y acabado, sino que también sea más sostenible y pueda durar mucho tiempo”. “Creo que es importante no hacer algo que puede ser fácilmente desechado”, explica.

Philip Ellis — Womenswear

 

phillip-ellis-by-TYRONE-LEBON

Philip Ellis no tiene miedo a la política. “He basado mi colección final en una narración sobre la distopía Británica”, dice. Su primera exposición a la industria de la moda, sin embargo, fue como modelo. El diseñador británico tiene la esperanza de que después de haber trabajado para las marcas de mayor tamaño, pueda ser capaz de establecer su propio negocio.

Joanna Melbourne — Fashion Design with Marketing

 

joanna-molbourne

La preocupación por el cuerpo humano y la formación previa en escultura sirvió de inspiración a Joanna Melbourne. “Creo que es muy natural que si estás interesado en la escultura, también tengas un interés en el cuerpo humano, porque en éste se ve cómo encajan las formas. Así que empecé a hacer eso, empecé a hacer esculturas que se reinterpretasen en prendas”. Su colección está formada por vestidos largos de seda y de colores variados, el nexo en común entre todos ellos es la espuma especial (habitualmente empleada en el interior de los altavoces) que sitúa en el pecho para acentuar las formas de la figura femenina.

 

Susang Hwang — Menswear

 

Susang-Hwang

Antes de interesarse por el diseño de moda, Susang Hwang estudió diseño industrial y trabajó para una empresa de alquiler en Seúl, Corea. Sin embargo, después de darse cuenta que no era lo suyo, Hwang dejó su trabajo y decidió empezar de nuevo en Londres. “Estaba en busca de algo más expresivo, más suave”, dice. El punto de partida para su colección de graduación es una serie de piezas monocromáticas y trajes a medida, con detalles únicos, como las mangas acampanadas para equilibrar la masculinidad de un traje tradicional.

Vía BOF.